Rubén Rosado/ Ultimátum
Catazajá
Como parte del trabajo de monitoreo y vigilancia en el Sistema Lagunar de Catazajá, se logró el rescate de una cría de Manatí (Trichechus manatus), que se encontraba solitario y flotando, errante, en la Laguna “Ignacio Zaragoza”.
El rescate del ejemplar se realizó en coordinación con el personal de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, el Comité de Vigilancia Ambiental Participativa “Ignacio Zaragoza”, y personal de la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural (SEMAHN), del Proyecto de monitoreo del manatí, en esa entidad del sur del país, informó Agustín Cañas Pérez, delegado regional de la Secretaría de Medio Ambiente e Historia Natural.
Explicó que en el manejo realizado a la cría de manatí se obtuvo que es un macho, con un peso de 11 kilogramos y una longitud de 85 centímetros de longitud.
“El ejemplar se encontraba deshidratado por ello fue necesario trasladarlo a Villahermosa, Tabasco, al área de la División Biológica de la Universidad Juárez, de manera temporal, en donde se cuenta con el equipo y personal especializado para ser rehabilitado por completo y valorar si es posible ser reintegrado a su hábitat natural, posteriormente”, explicó.
Señaló que para realizar el manejo y traslado del ejemplar se activo la Red de Atención para Varamientos de Mamíferos Marinos en Chiapas, cuidando en todo momento el trato digno y respetuoso a la cría de sirénido.
El manatí es actualmente una de las especies más amenazadas a nivel mundial. El declive de poblaciones se encuentra en función de su baja tasa reproductiva, aunado a la presión antropogénica ejercida en el hábitat que ocupa.
Una de las áreas más importantes para la conservación de la especie en México, es la cuenca del Grijalva-Usumacinta, la cual alimenta un importante corredor de humedales en la llanura costera del Golfo. En Chiapas, el manatí restringe su distribución al sistema de humedales al noreste del estado en el municipio de Catazajá y áreas adyacentes.