Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
El robo de gasolina sigue siendo un grave problema en los establecimientos del estado. El sector transportista espera que la Profeco tome cartas en el asunto y erradique por completo esta problemática, que anualmente genera un pérdida de hasta 90 millones de pesos.
“El 95 por ciento de las gasolineras despachan litros incompletos, una practica que no dudamos que se de también a nivel estatal”, dijo David Fonseca Cartagena, representante de la Cámara Estatal del Autotransporte.
Nuevamente, exhortó a todas los distintos ordenes de gobierno a vigilar que no se abuse del consumidor, precisamente a la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) para que realice las investigaciones pertinentes y en caso de detectar anomalías en este tipo de establecimientos, sancione conforme a la ley y los boletine.
Reiteró que por litro se pierde por lo menos entre un 15 a 20 por ciento, es decir, de 3 a 4 pesos en promedio, “es lo que nosotros como sector hemos calculado, sin embargo, la cifra de 90 millones de pesos puede subir al ser el hurto de manera general, a todos los que poseen un automóvil en el estado”, expresó.
En tanto, el sector confía en que la nueva administración estatal que encabezará Rutilio Escandón Cadenas, de orden a esta situación, “ya que es un padecimiento económico que hemos venido sufriendo prácticamente todo el sexenio, y representa una merma económica muy importante para los transportistas y de manera general para la población que depende de esta actividad económica”, concluyó Fonseca Cartagena.