Secretaría de Hacienda intimida y acosa a rectores

Amet Samayoa Arce/Ultimátum

A espaldas de los mandatarios, saliente y entrante, algunos funcionarios públicos andan intimidando descaradamente a rectores y directivos de diversos sectores educativos y hasta se entiende que están realizando la “misma técnica” o “maniobra” en otras dependencias del gobierno.
Fuera de toda legalidad y extra limitando sus responsabilidades, funcionarios de primer nivel de la Secretaría de Hacienda, desde el propio titular del ramo, andan arremetiendo contra todos los rectores de las universidades públicas, exigiéndoles sus renuncias y pidiéndoles información de primera mano sobre sus finanzas.
Ha llamado la atención que este plan de acoso e intimidación del propio Secretario de Hacienda, Carlos Ramón Bermúdez López, hayan “puesto los ojos” sobre los recursos financieros de cada universidad y con mucho acento en los originados de salarios que rebasen los 25 mil pesos mensuales.
La única lectura de este punto de interés del secretario de hacienda es que andan buscando “dinero fresco” de las universidades públicas en el apartado del capitulo mil que habla de salarios.

Sobrina del ex secretario de gobierno

Déspota y arrogante, la coordinadora general de Recursos Humanos de la Secretaría de Hacienda, Magda García Aranda, junto con tres directores de presupuesto y finanzas de hacienda, han sido los operadores políticos de esta presunta instrucción del doctor Rutilio Escandón Cadenas, de quien dijeron, “le urge”.
También dicen contar con todo el respaldo del aún mandatario estatal, Manuel Velasco Coello, quien aseguran les instruyó “desmembrar” todas la universidades públicas y quitarles sus recursos públicos, incluido, los salarios.
No hay precedentes. Nunca la Secretaría de Hacienda había solicitado renuncias a los rectores y directivos educativos y mucho menos se había “interesado” por el costo de cada plaza que tuviera un ingreso de más de 25 mil pesos mensuales. Es “curioso”.
Curioso porque se supone que hacienda tiene acceso a todas las finanzas públicas del estado y el otro dato curioso es que a los rectores y a los directivos les están entregando un trozo de papel informal, sin folio, claves ni sellos oficiales, donde se supone tendrían que anotar sus renuncias y demás incluir detalles de sus finanzas internas.
La comandante de la operación acoso e intimidación, la sobrina del ex secretario de gobierno, ha sido grosera, grotesca, vulgar y altanera con todos los rectores de las universidades públicas y directivos de varios del Cobach, CECytech, Conalep y algunos tecnológicos.
Otro dato curioso que rompe con todo argumento intervencionista de la sobrina del ex secretario de gobierno es que si se trata de renuncias de rectores, si fuera el caso oficial y avalado por los dos gobernadores, electo y en funciones, sería la Secretaría de Educación que operaría el caso en uso total de sus atribuciones y facultades.
Obviamente que la “muchacha”, la coordinadora general de Recursos Humanos de la Secretaría de Hacienda, Magda García Aranda, “goza” de ignorancia y torpeza consumada y confirmada, al estar metiendo sus narices personales en campos del conocimiento, legalidad y atribuciones, que notoriamente desconoce al cien por ciento.

Debate contra hacienda

Ante el acoso e intimidación, violación a la autonomía universitaria y por la “curiosidad” de exigir información de finanzas, los rectores y directivos no doblaron sus rodillas ante el Secretario de Hacienda, mucho menos ante la abusiva y petulante Magda García Aranda.
Con uso de razón y con la ley en la mano, los rectores y directivos educativos argumentaron que no hubiera oposición a “las peticiones” de hacienda, siempre y cuando fueras legales y razonables pero son abusivas y vulgares, sobre todo en lo referente de dejar sin sustento alimenticio a cientos de docentes y personal administrativo que tiene ganada una plaza al paro de la normatividad correspondiente.
De hecho, ya circula en la redes sociales, algunos testimonios de algunos de los rectores y directivos acosados e intimidados por hacienda:
“hemos sido tratados como delincuentes, nos intimidaron, los funcionarios de hacienda nos separaron a cada uno rector en varias oficinas del piso 11 de la Torre Chiapas”.
“Pasamos uno por uno. Y nos dieron el formato de renuncia y nos pidieron la nómina”, comentan algunas citas textuales de los intimidados, quienes, se entiende, omiten su nombre por temor a represalias.

Llamado

El asunto no es menor y no habrá que subestimarlo porque así han comenzado muchos temas que al rato se convierten en crisis graves que luego no tiene solución, como lo que hemos vistos últimamente en las calles de Chiapas, con el nuevo paro de maestros y demás sindicatos de trabajadores de varios lugares de las administración pública.
Un llamado a tiempo deberían hacerle a estos funcionarios “de primer nivel de hacienda” por los altos niveles de arbitrariedades en que están incurriendo.
De plano, no ven la tormenta y los terremotos por todos lados y no terminan de aprender. Obviamente, éstos funcionarios de hacienda ya no aprenderán porque lo hicieron seis años y estamos a un mes para que la presente administración pública fenezca. Alguien debe tener pantalones para ponerle punto final a la sobrina prepotente de Juan Carlos Gómez Aranda y al propio secretario de Hacienda por estas prácticas violatorias a la ley, la ética y la moralidad. Fin

tarot722@hotmail.com