Los grupos que protagonizaron el enfrentamiento con armas blancas pertenecen a la banda Mara 13 y Barrio 18; los hechos se registraron en el Centro de Reinserción Social para Sentenciados Número 3, en Tapachula

Mario Gerardo Ortiz/Ultimátum
Tapachula
Las autoridades confirmaron que dos internos fallecieron al registrarse una riña entre integrantes de la banda Mara 13 y Barrio 18, en el interior del Centro de Reinserción Social para Sentenciados Número 3, en la ciudad de Tapachula.
Eduardo Mateo Gómez y Edilberto Pacheco Santiz son los internos que perdieron la vida, y tres más resultaron con lesiones provocadas con arma punzo-contarte, mismas que presuntamente son fabricadas por los propios presidiarios.
Los integrantes de la banda Barrio 18, se manifestaron, luego de que la mujer apodada “La Diabla”, quien tiene dos hermanos y su esposo encarcelado por el delito de robo con violencia, tiene muchos privilegios y el director del penal deja que ingrese todo tipo de mercancía y frutas, y después las cascaras lo fermentan para obtener libro o chicha.
De acuerdo a información extraoficial, un grupo de la MS 13 que defiende a “La Diabla”, bajó del módulo La Ceiba, al módulo 3 y 4, donde empezaron a golpearse y cinco personas resultaron con lesiones y minutos después fallecieron cuando recibían atención en el interior del penal.
Por otro lado, la Fiscalía de Distrito fronterizo Costa de la Fiscalía General de Chiapas, informó que ya realiza las investigaciones pertinentes para conocer las causas que provocaron el enfrentamiento entre internos de un área del penal.
Un grupo de 20 personas que se encontraba al interior del penal, informaron que “La Diabla” es quien organizó la riña entre las dos pandillas, siendo detenida en el interior del penal, y será puesta a disposición de las autoridades ministeriales, mientras que el director y el alcaide serán llamados a comparecer.
La denuncia de los internos y que generó este enfrentamiento se origina por los privilegios otorgados por el director del penal a esta mujer, además dijeron que, para lograr este tipo de libertades, hace tres meses se costuró la boca para así presionar a las autoridades y dejaran libre a uno de sus familiares, lo que le permitió obtener beneficios personales.