Dagoberto Zambrano / Ultimátum

TGZ

Respecto al primer trimestre del 2018 en comparación con 2017, el sector restaurantero en la entidad presenta un crecimiento “apenas perceptible pero que está dejando ver que las cosas no van tan mal”, indicó Arturo Marí, presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) en Chiapas.
Ante la reciente temporada de Semana Santa, el gremio registró un incremento en la derrama económica del 3 al 5% en comparación a la misma fecha del año anterior.
“No queremos ser demasiado optimistas, se han anunciado algunos cierres por parte del sector magisterial que de manera directa afectan la operación de los restaurantes”.
Entre las zonas principalmente afectadas se encuentran Los Altos: Oxhuc y Palenque. Situación que es uno de los retos que constante mente enfrenta la Canirac en Chiapas, aunado a la recesión económica y la limitación de la ley en cuanto a la expedición de bebidas alcohólicas.
“La inversión local se ha visto inhibida, porque la ley no permite tener una licencia de bebidas alcohólicas, entonces se tiene que obtener a través de un cambio de domicilio y diversos mecanismos que están siendo creados porque la misma ley prohibió la expedición de licencias”.
Lo anterior, prevé que la legislación en cuestión sufra prontamente alguna modificación, “los diputados integrantes de la Comisión de Hacienda están de puertas abiertas en que nosotros presentemos algún cambio a esta ley”.
Por ahora, la misma prohíbe a la Secretaría de Salud otorgar una licencia de bebidas alcohólicas a las sucursales que pretendan inaugurar los restaurantes. “A menos que tengas una franquicia, un hotel o que tengas una inversión considerable, ahí es donde hay un vació y no sabemos que tan considerable es, no hay una suma o tabulador, pero si la solicitas al día de hoy te la niegan”, acotó.