Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
Ayer, en su convergencia digital, Ultimátum presentó un programa más dentro de su plataforma en internet: Ultimátum Jurídico.
Un proyecto que acercará la opinión jurídica de el especialista Jesús Ruiz Gómez a nuestros seguidores en Facebook y demás redes sociales, todos los jueves en punto de las 17:00 horas. El especialista, quien se incluyó de manera formal al este equipo de periodistas y analistas, enfatizó la necesidad de ofrecer este tipo contenidos a la población.
“Problemas de carácter jurídico y social que sean del interés de la población, para que conozca y aclare sus dudas”, apuntó.
En tanto, sugirió que ante los abusos de autoridad, el conocimiento es la mejor arma para contrarrestar la extorsión, “y nosotros como conocedores de derecho siento que podemos servir a la sociedad”.
Por lo que, entre los temas que se abordaron durante la inauguración de este audiovisual, fue la desaparición forzada de personas, lo que se encuentra tipificado como un delito tanto en la legislación federal como estatal.
No obstante, si el delito es cometido por un servidor público la pena de cárcel es mayo; refirió que el tema, no es para menos cuando se encuentra en los reflectores de todos los noticieros, “el mismo secretario de gobernación, reconoció que hay más de cinco mil cuerpos sin identificar en el país”.
En tanto, las entidades deben ofrecer las herramientas necesarias para que los ministerios públicos y los policías puedan aplicar su trabajo con eficiencia.
Abundó que, México no está preparado para responder a la problemática, aún cuando el país cuenta el reglamento jurídico, “hace falta infraestructura, aunado a investigadores, policías y peritos preparados, porque cuando ya encuentran alguna persona desaparecida privada de sus vidas, a veces por el tiempo es difícil la identificación de esos cuerpos, pero ahí radica el profesionalismo de nuestro elementos, para que las familias puedan encontrar a sus familiares, por lo menos, muertos”.
Ya que existen casos, que a falta de una identificación estricta, los familiares entierran a alguien que no es su familiar.
En el mismo sentido, señaló que la brutalidad policiaca o abusos de autoridad son tipificados como delitos, no obstante, la carencia de conocimientos de la sociedad en cuanto a sus leyes, su constitución política y derechos fundamentales propicia que las autoridades abusen de la ciudadanía.
Asimismo, señaló que, falta impulsar la cultura de la denuncia para obligar a la autoridad a tener presencia, “si no denunciamos, simplemente dicen que no pasa nada, que todo está tranquilo y que somos la ciudad más segura”.
Explicó que a diario existen diversos tipos de problemas, donde la gente también debe asumir su responsabilidad y confiar en la aplicación de la ley. “Ahora los nuevos funcionarios públicos tienen la oportunidad de recobrar la confianza de la sociedad”, lo cual dijo no pasará si las instituciones públicas no son comandadas por gente idónea y no por aquellas que no tengan relación alguna con la materia.
Explicó que aunque la policía ha logrado ciertas certificaciones, los primeros que son despedidos en la administraciones entrantes son los mismo, así como los ministerios públicos, quienes al ser despedidos, con ellos se van los oficios, los documentos y los oficios.
Un escenario, que en primera instancia obliga a la sociedad a volverse más participativa para exigir autoridades debidamente capacitadas, además se tiene que crear las instituciones publicas y el registro nacional de desaparecidos.
Acotó que se necesita sentir la presencia de la autoridad para que la inseguridad no siga creciendo en el estado, “debemos -como sociedad- hablar fuerte, protestar y exigir sí queremos ser respetados.