Luego del enfrentamiento entre grupos de concesionarios y “piratas” el pasado 7 de mayo, pobladores aseguran que el municipio continúa latente la violencia

Gilberto Luna/Ultimátum
Altamirano
En los últimos días, de manera pacífica han empezado a trabajar los transportistas concesionados en Altamirano, luego de los hechos de violencia registrados la semana pasada, donde diez unidades resultaron incendiadas tras un enfrentamiento entre concesionarios y “piratas”.
Los disturbios ocurrieron el pasado lunes 7 de mayo cerca de las 10:15 de la mañana, donde fueron incendiados 4 taxis y 6 mototaxis, ante la protesta para impedir la operación de unidades irregulares en la zona.
Derivado de lo anterior, autoridades de la Secretaría de Transportes, el Ayuntamiento, transportistas concesionados e irregulares, en una minuta firmada, acordaron que mientras se busca una solución definitiva, los concesionados podrán trabajar de manera pacífica.
Desde los primeros minutos del martes, los trabajadores del volante salieron a trabajar en las calles como de costumbre, aunque los usuarios han manifestado que temen que puedan resurgir nuevamente los disturbios de este problema del transporte.
Mientras que las unidades irregulares buscarán una solución después de las elecciones del 1 de julio, pero no podrán circular en las calles porque podrían ser retenidos por las autoridades de la Secretaría de Transportes o los mismos transportistas concesionados.
Al realizar un recorrido en la cabecera municipal de Altamirano, observó que la gente aún está temerosa, nerviosa, derivado de los hechos violentos que se registraron, surgiendo la versión que los mototaxis fueron comprados en Oxchuc y eso provocó la molestia de los concesionados al estar circulando de manera ilegal.
“Mi Altamirano está sufriendo, no era así antes, mira como está ahorita, la gente se agarran entre ellos, nadie busca solución este problema, antes caminábamos muy tranquilos por las calles y mira ahora se están matando entre la misma gente, da miedo salir así en la calle”, dijo un poblador.
Lamentablemente las unidades que fueron incendiadas aún permanecen en los lugares donde les prendieron fuego, y ninguna autoridad se ha hecho cargo en retirarlos, aunque da mala imagen que permanezca en el lugar.