Dadas sus propiedades físicas y químicas se utiliza para la fabricación de aleaciones metálicas útiles en la elaboración de aceros inoxidables ligeros

Marco Antonio Penagos Villar/Ultimátum
TGZ
Para la elaboración del siguiente artículo, conté con la aportación siempre valiosa del Ing. Geólogo y Maestro en Ciencias Alfredo E. de la Calleja a quien agradezco su colaboración.
Es ampliamente aceptado en el ámbito científico que el Núcleo interno de nuestro Planeta está constituido por minerales de Níquel y Fierro.
De acuerdo a un artículo y presentación de divulgación científica elaborado por el Instituto de Geofísica de la UNAM que puede ser consultado por Internet libremente a través de: http://usuarios.geofisica.unam.mx/cecilia/cursos/22a-EstrTierra.pdf
Se conoce que: el núcleo de nuestro planeta es 1/6 del Volumen Terrestre y 1/3 de su masa, su temperatura es > 6,700 °C., con una densidad de: 11gr/cm3.

Cálculos gravimétricos sugieren que su composición debe contener también un 10% de elementos ligeros como Si, C, O, S e H. (Figura 1)

Analizando la composición química de los meteoritos que han caído en nuestro planeta sugieren que el núcleo está compuesto por Fierro (Fe) Níquel (Ni), con 5-10% y cantidades menores de elementos ligeros S?, O?, C?, Si?.
Se cree que el núcleo se originó por medio de acresión, es decir por medio de agregación de materia a un cuerpo, teoría formulada por el geofísico ruso Otto Schmidl en 1944, donde explica que los planetas se formaron a partir de la acreción de planetesimales que, a su vez, se formaron por acreción de hielo.
El núcleo de nuestro planeta se calentó por energía liberada a través de colisiones de partículas, suficiente para fundir y movilizar el material, inicialmente debió haber sido todo líquido, al enfriarse el Fe empezó a cristalizar, la parte sólida crecerá a expensas de la líquida.
El campo magnético se debe a este arreglo de núcleo líquido alrededor del sólido.
Datos experimentales y el examen de material traído a la superficie por la actividad volcánica, indican que el manto está compuesto por: Silicatos (SiO) de Fe y Mg formando rocas tipo peridotitas y dunitas, compuestas principalmente por minerales de Olivino y Piroxenos.
Datos geofísicos como son la gravimetría y sismología, así como experimentos de laboratorio donde se simulan la condiciones de presión y temperatura del interior de la tierra, indican que el núcleo debe estar constituido por: metales pesados y en particular de Fierro (Fe) y Níquel (Ni).
Cálculos gravimétricos sugieren que su composición debe contener también un 10% de elementos ligeros como Si, C, O, S e H. (Figura 1)
En el interior de la tierra hay un gradiente de presión y temperatura que produce cambios en la composición química y mineralógica de las rocas.

La temperatura también aumenta debido a reacciones exotérmicas de decaimiento de los elementos radioactivos. (Figura 2)

La gravedad ha producido una estratificación por densidad de los elementos, así que la presión aumenta constantemente hacia el interior.
La temperatura también aumenta debido a reacciones exotérmicas de decaimiento de los elementos radioactivos. (Figura 2)
Por estas características físicas y químicas de las capas profundas de nuestro planeta existen importantes yacimientos minerales en todos los territorios del mismo, en donde México y Chiapas no son la excepción, tal y como se puede apreciar en el siguiente mapa de las provincias metalogénicas de México. (Figura 3)
Las provincias metalogenéticas son regiones en las que una serie de depósitos minerales poseen características similares o comunes. Fuente: Servicio Geológico Mexicano.
De acuerdo a lo anterior, Chiapas está comprendido en la provincia metalogenética denominada complejo cristalino y metamórfico de Chiapas, la cual contiene los siguientes tipos de depósito: Titanio, Barita, Plata y Oro entre otros, razón por la cual y como divulgación para que los chiapanecos conozcamos y estemos enterados de los grandes yacimientos minerales que nuestro territorio detenta y su importancia estratégica y económica en el ámbito nacional e internacional, a continuación someto a su apreciable consideración amigos de Ultimátum el estudio elaborado por el Ing. Alfredo De la Calleja sobre un Mineral ampliamente diseminado solo en nuestro Estado, en ningún otro Estado de la República Mexicana se localiza y que es altamente demandado en el ámbito mundial en diferentes Industrias como son: la aérea, espacial, médica, bélica y militar.

Mapa de las provincias metalogénicas de México. (Figura 3)

EL TITANIO, EL VERDADERO TESORO ESCONDIDO EN EL TERRITORIO CHIAPANECO

Alfredo E. De la Calleja Moctezuma.
Peter Ottokar, Herder Verlag y Breisgau Freiburg en su obra “HERDER LEXIKON CHEMIE” (1971), un diccionario de química, en alemán escribieron con respecto del Titanio: Símbolo (Ti), el átomo de Ti tiene 22 electrones, y pesa 47.9 unidades de masa atómica (con 7 isótopos), un metal que se funde a los 1,668° C y se vaporiza a los 3,262° C, su densidad es de 4.6 y cuenta con valencias químicas 4, 1, 2 y 3.
Además los autores mencionan que este metal pertenece al subgrupo 4 de la tabla periódica, descubierto por Berzelius en 1825, el cual representa el 0.41 % del peso del planeta tierra (corteza y atmósfera).
El Titanio es un metal dúctil, de color blanco plateado, a veces impuro, muy duro y quebradizo, resistente a la corrosión del aire y del agua del mar, así como a la disolución del ácido nítrico, del ácido clorhídrico y del sulfúrico diluido.
Se presenta principalmente en el mineral Rutilo (TiO2), (Dióxido de Titanio), asociado en el Oxido Ferroso de la Ilmenita (FeTiO3) y como Silicato de Titanita (CaTiSiO5).
Muestra de arena de las playas de Chiapas con alto contenido de Ilmenita y Titanio, por sus características magnéticas las limaduras de Fierro son atraídas por un imán color rojo. Fotografía: Ing. Marco Antonio Penagos Villar. (Figura 4)
Los principales productores de este metal son: Australia, Sudáfrica, Canadá, India, Mozambique, China, Vietnam y Ucrania.
Dadas sus propiedades físicas y químicas se utiliza para la fabricación de aleaciones metálicas útiles en la elaboración de aceros inoxidables ligeros, anticorrosivos y de alta estabilidad requeridos por la industria médica, aeronáutica, naval, bélica y espacial.

Muestra de arena de las playas de Chiapas con alto contenido de Ilmenita y Titanio. (Figura 4)

Las características geológicas del estado de Chiapas son únicas y extraordinarias, las entidades federativas vecinas a nuestro estado también comparten muchas de nuestras características geológicas y mineralógicas, sin embargo la extensión superficial y el volumen del subsuelo chiapaneco mineralizado con este grandioso tesoro, se manifiesta generosamente en esta pródiga tierra, donde los procesos mineralizadores han sido poco estudiados.
No obstante, dado que la formación de Lateritas Titaníferas se generalizó, sobre la mayor parte del territorio chiapaneco, hoy por hoy, es posible detectar con cierta facilidad las diferentes concentraciones de Titanio presentes en los diferentes municipios de nuestra entidad.
Es lógico suponer que de una localidad a otra haya acumulaciones naturales más ricas que en otras, dada la caprichosa distribución de valores, dada la fascinante diversidad de suelos presentes en el estado, más lo sorprendente, es que, en la mayoría de ellos el metal se encuentra presente invariablemente, característica química que igualmente explica la variada diversidad de nutrientes minerales del suelo y su exquisita complejidad.
La caleidoscópica composición química de las arcillas, tan extensamente distribuidas por toda la superficie estatal, aseguran la presencia de especies minerales exóticas, muchas de ellas desconocidas ya que contienen otros elementos químicos que la distinguen unos de otros, elementos químicos de muy diversas composiciones, metales, no-metales y metales de transición (metales preciosos, metales base y ferrosos) el Titanio es uno de ellos. Todos tenemos Titanio, tal vez unos más que otros, pero todos lo tenemos.
De manera simultánea, mientras que el Consejo de Recursos Minerales (ahora Servicio Geológico Mexicano) dependiente de la Secretaría de Economía del Gobierno Federal, llevo a cabo su programa de cartografía geológica a escala 1 a 250 mil, al mismo tiempo igualmente mapeaba a la misma escala, la formidable sopa de elementos químicos que caracterizan tan particularmente nuestra entidad, así, las seis cartas geológicas que cubren toda la superficie estatal, cuentan todas ellas, con su respectiva colección de mapas de anomalías geoquímicas de diversos elementos. Y aún con mucho mayor detalle, en algunas de las cartas geológicas a escala 1 a 50 mil (de casi 1,000 km² cada una de ellas) también.
Dado que muchas de las rocas de la Sierra Madre de Chiapas, conocidas como el “Batolito de Chiapas” (Complejo Ígneo-metamórfico) son de composición máfica y ultra-máfica, es decir, contienen muy poco Silicio (Si), incluyendo desde luego los “proto-litos” (rocas magmáticas) de los “Ortho-gneises” (rocas metamórficas), los más ricos en Titanio drenan sus aguas superficiales y subterráneas hacia el Océano Pacífico, las arenosas playas del litoral conforman los más ricos depósitos de Titanio de México, donde el oleaje costero reconcentra de manera natural los ricos cristales de Rutilo, de ilmenita y de Titanita característicos de esta litología.
Por último, podemos también mencionar, que entre otros, los distritos mineros de Motozintla, Chicomuselo, Simojovel y de Ixhuatan, Chiapas, además de su riqueza mineral en metales preciosos, también demuestran su cuantioso valor en Titanio y otros elementos raros.
Razón más que suficiente para instaurar un Centro de Investigación Científica que se avoque también al Estudio del Potencial Minero de Chiapas, no solo al sísmico, volcánico y de clima espacial.