Dagoberto Zambrano / Ultimátum

TGZ

Tras la temporada de Semana Santa, las cifras no fueron alentadoras para el sector hotelero. Los estragos del temblor en la Ciudad de México y la transformación del turismo por parte de los millenials incidió en las expectativas, consideró Eloísa Alfaro Pola, Coordinadora de Hoteles y Moteles en Chiapas.
Al tomar en cuenta que los principales turistas que arriban a la entidad proceden de la Ciudad de México y el Estado de México, en esta ocasión no fue así, “sabemos que tuvieron un terremoto que verdaderamente les afectó”.
Aunado al cambio que el turismo ha presentado durante los últimos años. “Ahora tenemos a los millenials que ya no ocupan hoteles, son otra clase de turismo que ocupan hostales y posadas no el hotel tradicional”.
Un mercado diferente, donde la experta abundó: el sector tiene que atacar todas las aristas, “No podemos esperar a la Secretaría de Turismo (Sectur), que si conocen del tema bien nos va, pero si no, en lo que le agarran la promoción es mal dirigida”.
Al cuestionarle sobre la carente infraestructura en el estado, señalada por las agencias de viaje. Refirió: “Si vas a Las Vegas, tu sabes que vas a encontrar. Si vas a Machu Pichu no esperes encontrar un hotel de cinco estrellas en la cima. Chiapas es un estado muy grande que necesita de infraestructura, principalmente de carreteras. Los hoteles y todo lo demás se da de acuerdo al tipo de turistas y a la cantidad que va llegando, no se va poner un hotel de cadena en un lugar donde no hay visitantes”.
No obstante, existen cooperativas “que se han puesto las pilas” como lo es en Chiflón, que con recursos propios han cubierto lo que el gobierno no ha podido. Las preguntas son: qué estamos pagando y qué estamos esperando, no es lo mismo un hotel de cinco estrellas que una posada, “no puedo pedir las mismas comodidades pero si puedo exigir el mismo servicio”, precisó Alfaro Pola.
La falta de turistas dificulta para los hoteleros del estado incrementar el precio promedio de la tarifa: 800 pesos. En la Ciudad de México un hotel de tres estrellas cuesta aproximadamente dos mil pesos, “acá el mercado no lo da, un Marriot cuesta aquí la mitad de lo que cuesta en cualquier otro lado del país”, ultimó la entrevistada.