Villaflores, a votar por el menos peor

Amet Samayoa Arce/Ultimátum

“Pobre Villaflores”, es la expresión melancólica, mezclada de enfado que se escucha en el municipio más importante de la frailesca. La exégesis anterior luego de que se conocieron oficialmente los nombres de los candidatos registrados ante el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana a la Presidencia Municipal por los diferentes partidos políticos. María de Lourdes López Moreno por la Coalición del PES, PT y Morena; Roberto Carlos Alfaro Hernández por la Alianza que conforman el PAN, PMC y PRD; Adulfo Chacón Castillo por el PANAL; Mariano Guadalupe Rosales Zuarth por el PVEM; Jorge Torres Grajales por el PCHU; Jesús Farrera Grajales por el PRI; Ulises Grajales Niño por PMCH y, Narbel Aguilar de la Cruz y Héctor Escandón Cadenas, aspirantes Independientes, son los que contenderán en busca de la Alcaldía el próximo domingo primero de julio. Y es que los electores de Villaflores no tienen otra opción más que votar por el menos peor. La señora Lourdes López no reúne una buena opinión de los ciudadanos que la conocen y su paso por la administración pública es cuestionada y carece de un trabajo que le sume votos para ganar a pesar de la fuerza de Andrés Manuel López Obrador y su Morena. Roberto Carlos tampoco le alcanza el capital político y económico para advertir la posibilidad de triunfo electoral. Adulfo Chacón no fue mal presidente municipal, pero la adicción al alcohol y sus secuelas desaliñadas lo dejan fuera del voto de confianza. Mariano Rosales no logró superar la apuesta optimista de la tercera es la vencida y nuevamente camina bajo el desdén y rechazo del sufragio de la cabecera municipal y también de muchas comunidades por el apellido y por su juntas de poca reputación y honorabilidad. Jorge Torres Grajales (alias “el cocazo”) igual carga con el desprecio ciudadano toda vez que su paso por la alcaldía al inicio de este sexenio le sirvió para amasar fortuna con todo cinismo e impunidad y lo que busca es Fuero porque aún no entrega buenas cuentas. Hizo gala de que no es político, es de trabajo, pero en realidad es de rapiña. Va directo a la derrota porque falló vergonzosamente en una administración proclive a la mentira y al saqueo. El Doctor Jesús Farrera comienza a despertar expectativa y a visualizarse como puntero porque goza de la simpatía de la gente tanto de la cabecera como de los Ejidos, aunque no puede remontar el mote del “Doctor chiflado” como en Tuxtla es catalogado Paco Rojas. Ulises Grajales simplemente no levanta al igual que los dos independientes. Mariano Rosales va con mucho dinero y con la esperanza de que esta vez sí logrará conquistar el voto ciudadano, sin embargo, aún con dinero no remonta la crítica y el descrédito público. Evidentemente nos encontramos ante un escenario muy complejo para Villaflores y lo que podemos ver desde ahora es un buen cabildo porque los nombres que anotamos son virtuales regidores, que como el caso de Coqui Torres es lo que le interesa para obtener impunidad. “Pobre Villaflores”.
De Tarot y Adivinanza
¿Cómo imagina usted que caminará en campaña el Fiscal General del Estado con permiso, Raciel López Salazar, en busca del voto ciudadano para convertirse en Diputado Federal por el PRI, PVEM y PANAL?. Acostumbraba a llegar a Tonalá a bordo de camionetas blindadas y fuertemente custodiado. ¿Se despojará de su cuerpo de seguridad? … servidos.

tarot722@hotmail.com