El escenario impredecible es una amenaza

Amet Samayoa Arce/Ultimátum

Nunca antes el escenario político electoral había estado tan inexplorado, cambiante e impredecible. Esta vez y en torno a la colocación de los aspirantes a todos los puestos de elección popular, para gobernador, senadores, diputados federales y locales, alcaldes, síndicos y regidores, ha resultado por demás incierto poder anticipar lo que podría suceder. Los politólogos, analistas, columnistas, es más los propios suspirantes han quedado sin respiro en su intento por pronosticar el desenlace de esta patraña. No es exagerado sostener que también quienes tienen la responsabilidad de definir el posicionamiento de los candidatos en los partidos políticos, se encuentran confundidos en este proceso confuso y enmarañado. Los dirigentes de los partidos políticos locales y nacionales, igual no le atinan y su criterio resulta inadvertido. Lo aún más complejo es que este proceso que tiene un principio, un desarrollo y un desenlace puede resultar revoltoso, violento y aciago. Las pasiones tienden a estallar y si tienen el ingrediente de la perversidad de políticos frustrados puede propiciar un proceso o jornada electoral vulnerada.
A propósito de lo confuso del tema, en las últimas horas se conoció otra versión en torno al futuro de Eduardo Ramírez Aguilar, quien con su movimiento de la dignidad tiene mucho que ver con el desbarajuste que se ha experimentado en tema político-electoral. Y es que con venia o no, lo evidente es que estiró demasiado la liga y por eso están los vaivenes tan frenéticos y exaltados. Lo último que había alcanzado ERA, era ir como candidato a gobernador por el PRD y Movimiento Ciudadano, sin embargo, al inicio de esta semana se conocieron versiones que dejan atónitos porque después de que el propio Andrés Manuel López Obrador había espetado que Ramírez no iría por Morena para ningún espacio de elección popular porque es un “malandrín”, trascendieron dos versiones: que va en lugar de Willy Ochoa Gallegos, quien a su vez había desplazado al doctor Oscar Gurría, como candidato al Senado. Se dijo que Willy hizo a un lado a Gurría luego de que acompañó a una comida al diputado Kanet Vázquez Górgora (ex particular de Manlio Fabio Beltrones) con la dirigente nacional del Morena, Yeudckol Polenvsky, donde pactaron su renuncia al PRI y suma a AMLO. Ahí se habría amarrado el espacio al Senado también para Willy, pero resulta que en las últimas horas se menciona que ERA ahora lo desplaza. Sin embargo, la otra versión señala que ERA va por Morena pero para una diputación federal. Lo más tremendo que también se escucha es que Eduardo Ramírez Aguilar (a quien ya nadie puede verlo) es que no va ni al Senado ni a la Diputación Federal porque lo que se le obsequiará en breve es una orden de aprehensión. Esta es una conjetura escalofriante. ¿Será que a ello obedece que muchos de sus seguidores comienzan a darle la espalda, incluido Juan Pablo Montes de Oca, a quien lo persigue la sombra de unas obras maltrechas que le fueron adjudicadas por un monto de 300 millones de pesos?. El asunto de la candidatura común también fue hecho un desastre jurídico, cuya resolución se conocerá en las próximas horas. Por cierto se retoma la posibilidad de que José Antonio Aguilar Bodegas asuma la candidatura por el Frente, al lado de Anaya. Veremos.
De Tarot y Adivinanza
El Doctor Oscar Gurría circula un video donde llama a la disciplina partidista no obstante a que ha sido relegado de la candidatura al Senado por Morena. Se comenta que está claro que aceptó ser candidato a presidente municipal de Tapachula, asegurando que es terreno fértil para ganar. ¿será cierto? … servidos.

tarot722@hotmail.com