Oswaldo Chacón tilda de “desprovisto” al gobernador Velasco

Amet Samayoa Arce/Ultimátum

Segundos inmediatos, casi al instante, de que La Suprema Corte de Justicia de la Nación invalidara el decreto de reforma a la legislación electoral del estado de Chiapas, que pretendía entregar el financiamiento de partidos políticos a damnificados por los sismos de septiembre de 2017, el llamado “Presidente” Consejero del Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana, Oswaldo Chacón Rojas, comenzó a dar de saltos, a “festejar” y emprender una campaña (bajo las mesas del café-por pines y demás mensajes a sus “amigos” aliados) para etiquetar como un desprovisto al gobernador Manuel Velasco Coello y a quienes mueven el Congreso del Estado local. La respuesta es clara. Para el hijo adoptado de Pablo Salazar, el fallo de la SCJN es un triunfo, su triunfo. En la cabeza de intereses limitada a su teoría hipócrita de lo que considera “legalidad constitucional”, le es conveniente “ceñirse” a las literales silabas y frases de la ley en la materia porque se asume como “un árbitro” democrático como nunca antes había existido en el mundo, subestimando a todo abogado, periodista, magistrado, sus colegas consejeros (también del INE) legisladores  y asesores del mandatario (incluido al mandatario y abogados estudiados en México y litigantes comunes y corrientes). No está en su cabeza la ética y la moralidad, sólo lo que dice la ley en la materia y “mientras no se cambie la ley, yo seguiré respetando
la ley electoral”, escupe el menor de los hijos del “Nazareno”. Desde el día uno del fallo, fue por unas copas y trago fuerte y comenzó a llamar a sus más cercanos para la celebración. Pero no paró allí. Se dice que inició con una serie de mensajes a través de sus teléfonos móviles y fijos para señalar de torpes a todos los chiapanecos que creyeron “inocentemente” que el dinero de los partidos políticos se iba a destinar a los afectados de los terremotos en Chiapas. El tema era ético y moral, no político ni legal como lo defendía con los dientes y uñas el “Presidente Consejero”. También comentan que en todas las mesas de café se la pasa relatando cómo el mandatario Manuel Velasco propuso al Congreso local la iniciativa de la reducción del financiamiento de los partidos políticos, y, él, erudito y sabio que es, cuenta como él ya había pronosticado el fallo de la Suprema Corte. Desde antes y después del fallo, no ha existido día alguno que no haya propagado su tesis doctoral sobre “el intento fallido” de quitarle “el pobre dinero” de los partidos políticos y “desviarlos” hacia mejores causas. De las tazas de café de su oficina cómoda donde cobra casi 200 mil pesos mensuales, saltó a los cafés de las calles y copas con sus aliados para que le ayudaran a divulgar su tesis magistral y doctoral (porque ha de saber usted que es conferencista internacional) con sus “ideas fuerza”: “se los dije”, “si yo sabía que eso pasaría”, “perdió el gobernador”, “burros los del congreso”, “esos sus abogados del Uno”, “yo les dije y no me hicieron caso”, “si sólo yo se que hacer”, “pero no me hicieron caso”, etc.

“Si yo sabía que eso pasaría”

El fallo La Sala Superior invalidó el decreto 004, por el que se reformó el 2 de octubre de 2017 el numeral 12 y se adicionaron los numerales 13 y 14 al Artículo 52 del Código de Elecciones y Participación Ciudadana del Estado de Chiapas. Las modificaciones señalaban que, en caso de desastre natural, se eliminaría el financiamiento público entregado a los partidos políticos durante el tiempo que dure la contingencia, a fin de que los recursos fueran destinados a la reconstrucción o en apoyo de la población Chiapaneca. El pleno de la SCJN argumentó que el decreto fue promulgado y publicado dentro del periodo de veda legislativa, que tiene lugar durante los 90 días anteriores al inicio del proceso electoral, según lo dispone el Artículo 105 fracción II, párrafo penúltimo, de la Constitución federal. Finalmente, los ministros resolvieron que las modificaciones a la
Reforma de Legislación estatal resultaban violatorias de los artículos 41, base II y 116, fracción IV, inciso g), de la Constitución federal, al afectarse la prerrogativa de los partidos políticos a recibir financiamiento público local.

Antecedentes

El 2 de enero del año pasado, el Congreso de Chiapas aprobó por unanimidad la eliminación de todo financiamiento público para los partidos políticos en el año electoral 2018, cuando se elegirá gobernador, 40 diputados locales y 122 alcaldes, con el fin de destinar los recursos a la reconstrucción y apoyo a los damnificados del sismo. El pleno de la Sexagésima Sexta Legislatura aprobó aquel día, por unanimidad, la Iniciativa de decreto por el que se reforman el numeral 12 y se adicionan los numerales 13 y 14 del artículo 52 del Código de Elecciones y Participación Ciudadana de Chiapas en materia de financiamiento público a partidos políticos, a propuesta del diputado Eduardo Ramírez Aguilar. De esta forma, se determinó aquel día, eliminar el financiamiento público para que el recurso que se otorga a los partidos políticos fuera destinado a los damnificados y a la reconstrucción de daños. El festejo con un grito contenido de “yes, yes” (con la seña clásica de los brazos hacia atrás), el becado por Pablo Salazar declaró el 4 de enero de este año que “el IEPC acatará” lo que tenga que acatar.

Costo político

Obvio que para todo ejercicio democrático en cualquier parte del siempre hay que pagar un precio, pues eso de pasar el charco y no mancharse no ocurre ni en Alicia en el País de las Maravillas. Entre críticas, retractaciones y acusaciones de oportunismo ha transitado la idea del donativo de prerrogativas de los partidos a los damnificados de los sismos del 7 y 19 de septiembre. Esta propuesta, cuya paternidad se pelean todos, es uno de los temas polémicos que, pese a ser lo correcto políticamente,  encontró como su detractor más férreo a Oswaldo Chacón Rojas. Con antecedentes de varios años, la propuesta de que partidos políticos renuncien al financiamiento público retomó fuerza tras el temblor del 7 de septiembre que afectó principalmente al sureste del país, y al menos en los pronunciamientos públicos el primero fue del líder de Morena, Andrés Manuel López Obrador. Es cierto, el tema parecía una puja en subasta entre PRI, PAN, PRD, Movimiento Ciudadano, Partido Verde, Encuentro Social y el mismo Morena comenzaron a ofrecer donaciones de sus prerrogativas, y de manera paralela a proponer en el Congreso reformas para renunciar a sus prerrogativas de este año. Porqué Chacón, como presunto demócrata que se erige y doctorado en Marte y Júpiter, nunca esbozó una real y prudente vía adecuada. Hasta hoy día, los recursos de los partidos políticos en Chiapas y demás recursos públicos siguen atorados en algún punto de esta especie de serpientes y escaleras que no llegan a los reales afectados por aquel terremoto. Tenía razón Roberto Rubio Montejo, secretario técnico del Gobernador Manuel Velaco Coello cuando llamó una vez a Oswaldo Chacón: “eres un malagradecido”. “El árbitro” olvida un tema, cambian los jugadores, pero el juego sigue siendo el mismo. Oswaldo no e indispensable. Nadie lo es, menos él pues el juego sigue siendo el mismo que vio pasar Lulú. “Respetar” la ley al margen de los afectados del terremoto, debería invalidar a cualquiera pues no se trata de lo que hagan o dejen de hacer los otros, sino yo que estoy dispuesto a aportar (en relación a colaborar con los damnificados).

De Tarot y Adivinanza

Respecto al tema de la calentura política-electoral del 2018, todo ha caído en un desbarajuste inédito e impredecible. Se ha pasado de la guerra sucia y a la judicialización del proceso y, ya se habla de la detención de Aguilar Bodegas y de Paco Rojas, en las próximas horas. ¿Qué le parece? … servidos.

tarot722@hotmail.com