Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
Los sustitutos del azúcar pueden ayudarles a las personas que están tratando de adelgazar, le suministran el dulce a los alimentos y las bebidas sin aportarles calorías extras. “Usar edulcorantes no calóricos en lugar del azúcar también ayuda a prevenir caries dentales y a controlar el nivel de azúcar en la sangre en personas con diabetes”, comentó la nutrióloga Carmen Ruíz Monroy.
Para que un edulcorante natural o artificial sea utilizable por la industria alimentaria, además de ser inocuo, tiene que cumplir otros requisitos: el sabor dulce debe percibirse rápidamente, y desaparecer también rápidamente; tiene que ser lo más parecido a la sacarosa, sin regustos. También tiene que resistir las condiciones del alimento en el que se va a utilizar, así como los tratamientos a los que se vaya a someter.
En tanto, el uso de edulcorantes artificiales ha sido objeto de múltiples polémicas por lo que respecta a su seguridad a largo plazo. La forma más adecuada de enfocar esta polémica es desde la perspectiva del balance riesgo-beneficio. El consumidor tiene que decidir si asume en algunos casos un riesgo muy remoto como contrapartida de las ventajas que le reporta el uso de determinados productos, ventajas que en este caso serían la reducción de las calorías ingeridas sin renunciar a determinados alimentos o sabores.
“También deben tenerse en cuenta los efectos beneficiosos sobre el organismo de la limitación de la ingesta calórica, especialmente en la prevención de los trastornos cardiovasculares y de ciertos procesos tumorales”, aseveró la experta.
Cabe hacer la diferencia entre los edulcorantes calóricos y los edulcorantes no calóricos, pues los primeros contienen aproximadamente cuatro calorías por cada gramo y aproximadamente 30 calorías por onza, mientras que los segundos no tienen un valor calórico significativo y se pueden considerar como libres de consumo.
Entre los edulcorantes calóricos podemos encontrar la sacarosa, la fructosa, la lactosa y la miel de abeja y entre los edulcorantes no calóricos están la estevia, las bebidas sin azúcar, postres, pastas para untar, mermeladas industriales, gelatinas, entre otros.
Finalmente, para aquellos que padecen de diabetes, los edulcorantes no calóricos ayudan a que sea posible ajustarse a un plan de alimentación propicio para ellos, ya que otorgan la facilidad de endulzar los alimentos sin elevar los niveles de glucosa en la sangre ni afectar la respuesta insulínica, concluyó la especialista.