Los recursos no han llegado para iniciar la reconstrucción de los 116 inmuebles y destinos afectados por el sismo de septiembre pasado. Trabajadores del INAH también padecen incertidumbre por falta de cumplimiento a minutas de acuerdo

Patricia Sánchez / Ultimátum
TGZ
En Chiapas existen mil 500 zonas arqueológicas, pero únicamente 11 se encuentran abiertas al público, ante la carencia de recursos para que las demás puedan ser investigadas, afirmó Jorge de la Torre Nuricumbo, secretario general del Sindicato de Trabajadores del INAH Sección Chiapas.
Señaló que existe preocupación por los recursos del Fondo de Desastres Naturales (Fonden) y con las donaciones de países extranjeros para la reconstrucción de zonas arqueológicas en el país.
“Nos preocupan que estos recursos que ya debieron ser asignados para la preservación de nuestra cultura sean utilizados para las elecciones, ya que nosotros siempre estamos al último. Los recursos misteriosamente desaparecieron”, comentó De la Torre Nuricumbo.
A raíz del sismo de septiembre pasado, los trabajados de conservación y reconstrucción se duplicaron, alrededor de 116 monumentos en Chiapas fueron afectados pero aún no han obtenido los recursos para pagar las obras que ya están en marcha con constructoras que fueron contratadas, y que han tenido que poner de su bolsa para estas acciones. Se suponía que en enero recibirían los recursos pero esto no ha ocurrido.
Son alrededor de 600 mil millones de pesos los que requiere la entidad para la reconstrucción de las zonas arqueológicas y edificios coloniales, cuando las más dañadas fueron en Toniná, Chiapa de Corzo, Iglesia Vieja en Tonalá y San Cristóbal de Las Casas, algunos de estos sitios han tenido que cerrar sus puertas al público por el grado de afectación que presentan.

CRISIS LABORAL

En materia laboral, los integrantes de este organismo sindical denunciaron los atropellos en contra de las minutas firmadas con la Secretaría de Cultura y la Secretaría de Hacienda que garantizaban el respeto a sus prestaciones laborales, signadas a nivel nacional, y se teme que las condiciones laborales y presupuestales se sigan viendo afectadas y disminuidas para el Instituto Nacional de Antropología e Historia.
De la Torre Nuricumbo comentó que desde que se hizo la declaratoria en diciembre del 2016 de crear la Secretaría de Cultura, el INAH junto con otras 15 organizaciones se vieron forzadas a formar parte de esta nueva dependencia, por lo que los recursos y mejoras laborales están sujetas a las decisiones de esta dependencia y de la Secretaría de Hacienda.

Por desgracia –sostiene- esta dependencia fue creada sin recursos, ya que desde un principio se le quitaron alrededor de 450 millones de pesos a su presupuesto designado, lo cual afecta todas las funciones de los institutos a su cargo.
En el caso del INAH, el secretario mencionó que desde hace 12 años no se han creado nuevas plazas laborales, a pesar de que la institución necesita más arquitectos y restauradores. Desde el mismo tiempo, los empleados han estado escalando puestos pero esto también podría estar en riesgo, a pesar que el método de escalafón fue considerado en las minutas que se firmaron.
Otro de los atropellos fue que al personal del INAH se le disminuyeron un 10 por ciento los sueldos. A nivel nacional el Instituto cuenta con tres mil 500 trabajadores, pero –subraya- son necesarios más para darle la atención debida a la preservación de las zonas arqueológicas y poder emprender proyectos de investigación.
Los inconformes exigen al Gobierno Federal y a las dependencias encargadas de estos temas atender esta crisis, de lo contrario tendrán que irse a paro laboral nacional y harán distintas movilizaciones para exhibir el abandono en el que se encuentra el INAH a nivel nacional y particularmente en Chiapas.