El proceso consiste en registros fotográficos, limpieza mecánica para quitar el polvo adherido a los murales; una limpieza acuosa en general

Agencias/Ultimátum
CDMX
Los trabajos de restauración en los murales pintados por Diego Rivera, entre 1923 y 1927, en la Capilla Riveriana de la Universidad Autónoma Chapingo, concluirán en octubre próximo.
Aunque las fisuras no fueron graves algunas partes del mural se desprendieron en varias zonas, debido al sismo ocurrido el 19 de septiembre de 2017, con una magnitud de 7.1, en el que al menos 40 edificios colapsaron.
El director del Centro Nacional de Conservación y Registro del Patrimonio Artístico Mueble (Cencropam) del Instituto Nacional de Bellas Artes, Ernesto Martínez, indicó que aproximadamente 20 por ciento de la superficie total de los murales resultaron con daños menores.
“Se produjeron desprendimientos de varias zonas del mural, se observaron algunas grietas nuevas y la activación de fisuras y grietas anteriores. Hicimos unos velados a manera de prevención y protección, para evitar mayores desprendimientos y se resguardaron los fragmentos que se pudieron recuperar”, señaló.
Explicó que el proceso de restauración consiste en registros fotográficos, limpieza mecánica para quitar el polvo adherido a los murales; una limpieza acuosa en general, la estabilización de todos los estratos que sufrieron daño, así como una consolidación con un producto cementante.
Posteriormente, se realizará un resane, además de la reintegración cromática en las zonas que se consolidaron, para que los visitantes puedan tener una percepción correcta y continua del mural.
Señaló que para la elaboración de los murales realizados con la técnica al fresco, Diego Rivera invitó a algunos ayudantes, entre los que destacan Ramón Alva Guadarrama, Máximo Pacheco y Pablo O’ Higgins.