Ningún investigador o centro de investigación científica de nuestro país se dio a la tarea de interpretar preventivamente los Mapas de Anomalías Electromagnéticas (TEC) difundidos y divulgados gratuitamente desde hace años por la Agencia Espacial Europea

Marco Antonio Penagos Villar/Ultimátum
Ing. Geofísico

En color naranja se observa una estrella, misma que de acuerdo al Servicio Geológico de los Estados Unidos (USGS), representa el epicentro de magnitud 8.2 de fecha 7 de septiembre del 2017. En óvalos color rojo, naranja, amarillo, celeste y azul se muestran las isosistas, es decir, las líneas de igual intensidad sísmica y su distribución espacial en donde fue percibido en la República Mexicana y Centroamérica.

Hoy 7 de marzo se cumplen 5 meses del terremoto de mayor magnitud que se haya registrado en nuestro país en los últimos 100 años, mismo que generó cientos de muertos.
La noche del 7 de septiembre del 2017, a las 11:49, un violento movimiento sísmico, no sólo estremeció las estructuras desplantadas en el subsuelo, estremeció también la conciencia de millones de ciudadanos que vivimos en el Sur y Sureste de México. (IMAGEN 1)
La Intensidad del sismo en comento fue tal que fue percibido en Quintana Roo, Campeche y Yucatán, todo el Sur y Centro de la República Mexicana y casi todo Centroamérica.
A 5 meses de este suceso se llevan contabilizado hasta el 31 de diciembre del 2017, de acuerdo al Servicio Sismológico Nacional (SSN), 15 mil 982 réplicas (Mapa de Sismicidad Anual 2017).
Las réplicas aún continúan y de acuerdo al comportamiento sísmico que estamos observando a diario en el Istmo de Tehuantepec y Chiapas, estas continuarán por un tiempo más.
De igual manera se comenta de varias decenas de muertos entre Oaxaca, Chiapas y Tabasco (Imagen 2).

Mapa de Sismicidad Anual 2017. Servicio Sismológico Nacional (UNAM).

Sin embargo, los Centros de Investigación Científica de nuestro país, encargados de estudiar el más peligroso de los fenómenos geológicos y geofísicos que inciden en casi el 50 por ciento de territorio nacional, poco o nada hicieron preventivamente para avisar de la tragedia que se avecinaba.
Los Investigadores de la UNAM, quienes tienen a cargo la investigación sísmica de nuestro país, por ende, de ellos depende el Servicio Sismológico Nacional (SSN), lo mismo que el Centro de Investigación Científica y de Enseñanza Superior de Ensenada (CICESE) y del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), detentan, mantienen, analizan, generan e intercambian información privilegiada con científicos de otros países que a la par que ellos, estudian este y otros fenómenos de tipo astronómico, oceanográfico, atmosférico, ambiental y espacial, razón por la cual cuentan con Centros de Investigación y Tecnología muy avanzada o de punta como son la NASA, la Agencia Espacial Europea, Instituto de Ciencias Espaciales de la Universidad Central de China, entre otros.
Por ende, me resulta inconcebible y altamente irresponsable, que ahora que ya detentamos con el apoyo de satélites, sondas y demás tecnología de punta aeroespacial con herramientas muy poderosas para correlacionar e interpretar diversos fenómenos geofísicos y geológicos, ningún investigador o centro de investigación científica de nuestro país haya interpretado preventivamente los Mapas de Anomalías Electromagnéticas (TEC) difundidos y divulgados libremente (es decir, gratis) desde hace años, por la Agencia Espacial Europea.
https://l.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fswaciweb.dlr.de%2Fdata-and-products%2Fpublic%2Ftec%2F%3FL%3D1&h=ATNPouPaVLzzpNfpvGl60LdRLnSSNatSMMSLJz4hmWyzscP-3ji57Z6JwPmvGuAhyRgVOxqXpviSoz9X0McqAGPIZThox6cQCWRdqbzx193lMoHjabTfI3Ws8RHt1jPc0906lOPCrVFpBpU.
Y los haya correlacionado con la generación de terremotos, tal y como lo han hecho los chinos con casos de éxitos probados desde hace varios años.
Me enteré de esta herramienta preventiva el día 30 de noviembre del 2017, es decir, casi 3 meses después del terremoto del 7 de septiembre, cuando Samara Avisac Zavaleta Morales, una inteligente pedagoga mexicana con residencia en Salina Cruz, Oaxaca, y estudios en Italia sobre electromagnetismo me envió un mapa de anomalías que en un principio no comprendía, ya que esto no lo enseñan en la escuela.
Su comprensión y entendimiento me lo proporcionó mi conocimiento en materia electromagnética, geofísica y sobre todo por el conocimiento de la interacción de las placas tectónicas en el ámbito mundial.
Sin embargo y de acuerdo a la comprensión y entendimiento de todos y cada uno de ustedes amigos y amigas que leen Diario Ultimátum, y que tengan acceso a esta herramienta de Anomalías Electromagnéticas, podrán conocer con horas de anticipación y con una alta probabilidad de ocurrencia de un terremoto peligroso si vive cerca o sobre la influencia de las zonas sismogenéticas de nuestro país o de Centroamérica.
Ahora y al comprobar de manera diaria la correlación que existe entre las cargas electromagnéticas y los sismos que se registran en la zonas sismogenéticas del planeta, no me cabe la menor duda de su importancia en materia preventiva sísmica.
Tal y como a continuación se demuestra con respecto a los terremotos de los pasados días 7 y 19 de septiembre del 2017,cuya secuencia de mapas les comparto a partir del día 4 de septiembre del 2017.
Recuerden que por ser divulgados estos mapas por la Agencia Espacial Europea, existen diferencias en los usos horarios.
Solo comentaré con respecto a las anomalías que están cubriendo a México y a Centroamérica, aunque en todas las zonas en donde se observan anomalías se han registrado importantes terremotos, comprobándose su aplicación en el ámbito mundial.
Para entender los colores de los Mapas, les comento que el color verde es igual a 0, significa que el clima está estable y ambos extremos de 0 a -1 y de 0 a 1 positivo ya sean colores amarillos, naranjas rojos o azules, celestes, son cargas electromagnéticas peligrosas, los colores blancos y negros son los extremos, es decir, las más peligrosos, y no aparecen representadas porque sus colores se pierden por su densidad de electrones.
En la imagen correspondiente se observa una importante Anomalía Electromagnética en color azul marino, celeste y negro cubriendo gran parte del Océano Pacífico, frente a las Costas de México, Centro y Sudamérica, estos países cuentan con límites geométricos de placas tectónicas, mismos que liberaron de acuerdo a registros y estadísticas oficiales, sismos de magnitudes variables en esa fecha. (IMAGEN 3)

Mapa de Carga Electromagnética (TEC), del día 5 de septiembre en Europa (4 de septiembre en México) del 2017, 1 UT (7 pm hora de México). Se observa una importante anomalía electromagnética en color azul marino, celeste y negro cubriendo gran parte del Océano Pacífico, frente a las costas de México, Centro y Sudamérica, estos países cuentan con límites geométricos de placas tectónicas, mismos que liberaron de acuerdo a registros y estadísticas oficiales, sismos de magnitudes variables en esa fecha.

Por el momento los sismos no se pueden precisar en magnitud ni en fecha, pero con el conocimiento científico y las herramientas adecuadas podemos predecir con días de anticipación para abonar a la prevención.
En esta publicación comparto los mapas y su secuencia previa a los fenómens sismicos del pasado mes de septiembre del 2017, donde casi medio millar de mexicanos murieron a consecuencia del colpso de edificios y casas, lo que se haberse intepretado en tiempo y oportunamente, hubiese permitido tomar medidas preventivas y salvar muchas vidas.