El dirigente afirmó que parte de la corrupción de su partido y de otros, fue desechada para atrincherarse en la fórmula de Andrés Manuel López Obrador. No obstante, el tricolor aún tiene gente extraordinaria y nefasta, como en la religión

Dagoberto Zambrano / Ultimátum 

TGZ

Desde el estudio de esta casa editorial, el dirigente estatal del PRI en Chiapas, Julián Nazar Morales, explicó el horizonte que el partido tricolor advierte durante el próximo sexenio, tras haber logrado solamente 19 de las 124 alcaldías en la elección del pasado 1 de julio.

Durante la entrevista realizada en conjunto con el director general de Ultimátum, Amet Samayoa y este servidor, también se abordó el regreso de Manuel Velasco Coello y la derrota de Roberto Albores Gleason, ex candidato a la gubernatura de Chiapas en los pasados comicios.

“No aprendimos -o no supimos- rescatar la confianza de la gente, lo que se perdió desde hace muchos años, aún cuando el partido está cimentado en los principios más elementales de una revolución mexicana que se transformó en el PRI”, fueron las palabras del dirigente, al cuestionarle la derrota inminente de su partido.

Evaluó que la tecnocracia en la política ha desvirtuado los compromisos de una lucha de antaño, “siempre he dicho que, a la tecnocracia hay que tenerla pero en cargos de administración, no darles el poder porque destruyen todo”.

A raíz de la llegada de los tecnócratas -explicó- se empezó a perder el sentimiento de compromiso hacia la gente, “ellos ven números no gente, como sí lo hace un político de verdad”.

Hoy se transformó en una situación tan drástica que vulnera cualquier principio de confianza, por ello la sociedad buscó una válvula -de escape-, lo preocupante es que se cumplan las cosas que se prometieron en campaña. “Tu no puedes abrir la boca para prometer algo que no es posible cumplir”.

Apuntó que parte de la corrupción del PRI y de los otros partidos fue desechada para atrincherarse en la fórmula de Andrés Manuel López Obrador. No obstante, el PRI aún tiene gente extraordinaria y nefasta, como en la religión, dijo.

Resaltó la figura de “Pepe Toño Mead”, quien no pudo remontar lo que la sociedad ha vivido durante los últimos años, aunado a un proyecto armado desde hace mucho tiempo: Morena.

“Cuando Enrique Peña Nieto ganó, lo hizo de forma exponencial, y quienes tuvieron las cosas más difíciles fueron los priistas, por ende esta situación que atravesamos no es novedad”.

Señaló que, los candidatos presidenciales de la pasada elección, -Anaya y Mead- se adelantaron al darle el gane a López Obrador, “una jugada de salir a decir a las ocho de la noche perdimos, cuando las urnas no estaban cerradas, porque una vez que se retiran los representantes de casilla, empieza a trabajar el mouse ya no la urna, ya no lo que la boleta dice, sino lo que el mouse va a acomodando, donde estuvieron de acuerdo todos los órganos electorales”.

Aseguró que actualmente se desarrollan estrategias entre dos equipos: “él que se va y él que se queda”. En este sentido, la gasolina, refirió: “si no más me equivoco llegará a costar a principios de enero 2019 hasta 25 pesos, para después bajarle cinco pesos y quintar un colchón que inflaron solo en un mes”.

La revancha del PRI

Lo que suceda en Chiapas será el reflejo de lo que acontezca a nivel nacional. Mientras tanto el PRI estatal será una oposición seria y responsable que, se sumará a un proyecto que le de rumbo al estado.

“En política aquel que corrige la plana al enemigo, afila el cuchillo con que lo van a destazar, los errores que cometan -el gobierno de Rutilio Escandón- que lo valoren ellos, si hay humildad en su gobierno lo harán, sino corrigen, en el 2021, en la urnas, se corregirá el trabajo y error”.

En tanto, el partido tricolor reestructurará sus filas, “comprometiéndonos con aquellos que aspiren a algún cargo de elección popular a que empiecen a trabajar desde ahorita y no tres meses antes de una elección, porque la gente ya observa y es mucho más crítica”.

Con lo que ahora, se debe cuidar que los que lleguen a ocupar cargos de elección popular le respondan a quienes los eligieron. En tanto, si Rutilio Escandón, habla con el partido para invitarlo a trabajar, él mismo asumirá el compromiso, “sí lo hace por afuera no se puede llamar compromiso con el PRI”.

En cuanto a cambiar el nombre del Revolucionario Institucional para que logre resurgir, como lo ha sugerido López Obrador e incluso Peña Nieto, Nazar Morales expresó: “No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre; cuando tu nombras a un candidato tu no sabes como te va resultar, hay gobernadores jóvenes que se les ha dado la oportunidad y abusaron del poder, de lo que no tiene la culpa el PRI, por eso hay que castigar a esos sujetos”. Cambiar las siglas del partido, sería el error más grande en su historia. Por ende el nuevo PRI tiene que conocer los estatutos y los principios, agregó.

En cuanto a la derrota de Roberto Albores Gleason, ex candidato a gobernador del estado el pasado 1 de julio, discriminó la formas de la elección, la cuales describió de muy atípicas e irregulares; ningún candidato pudo remontar lo que se escribió en la inconformidad de la gente y en los cuartos oscuros que sirvieron de encuentro entre el gobierno nacional y estatal.

“Acá en Chiapas se jugó con las alianzas, se subían, se bajaban y se volvían a subir; tiempos diferentes amparados por el lado tenebroso de la ley; cuando se hace transparente todo no tienes que buscar artículos  o vacíos que te permitan hacer artificios; si guardamos silencio fue porque somos aliados estratégicos, aún con los costos que tengamos”, replicó Nazar Morales;  en un diálogo que usted, distinguido lector, encontrará en el siguiente enlace:

https://www.facebook.com/UltimatumMx/videos/464217014065019/