Patricia Sánchez / Ultimátum

TGZ

“Debemos ser empáticos con otros sectores, la población originaria necesita mucha atención”, aseveró José Esponda Cáceres, integrante de la Red por la Inclusión de la Diversidad Sexual, quien en conjunto con la organización Libertad para Crecer llevaron víveres y ropa a los desplazados del ejido Puebla del municipio de Chenalhó, que se encuentran instalados desde hace una semana frente al Palacio de Gobierno.
Diego Cadenas, director del Centro de Derechos Humanos K´u Untik fue quien les hizo la convocatoria para que estas organizaciones pudieran brindar apoyo a los desplazados que se encuentran en el lugar, cuya mayoría son mujeres e infantes.
Entre la ayuda necesaria está arroz, frijol, maíz, agua, papel higiénico, medicamentos, ropa y calzado, y piden que no se les lleve alimentos enlatados o leche, ya que estos no son productos que entren dentro de su dieta y podrían provocarles problemas gastrointestinales.
Piden que la ciudadanía tuxtleca se solidarice con ellos y que si gustan donar lleven la ayuda de manera directa al campamento instalado frente al Palacio de Gobierno. “Pedimos que la gente se solidarice y traiga la ayuda aquí de manera directa y conozcan la situación por la que están pasando los desplazados”, aseveró Luis Pérez Matus, integrante de la organización Libertad para Crecer.
También solicitan que los médicos, doctoras y personal de enfermería que pueda donar parte de su tiempo para brindar consultas médicas a las personas que ahí están instaladas se acerquen al lugar para poder brindar este servicio, ya que no cuentan con servicios médicos, medicamentos ni recursos.
“Todos somos ciudadanos y tenemos que ser empáticos con las personas que están en esta situación vulnerable”, comentó Esponda Cáceres, quien mencionó que en los próximos días seguirán llevando ayuda al campamento en espera de que su situación dentro del plantón pueda ser más llevadera con estos apoyos.