La Constitución y las mujeres

Claudia Trujillo Rincón/Ultimátum

Llegamos a un aniversario más de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, el 101 para ser exacta, y en la identificación de los derechos fundamentales que nuestra Carta Magna consigna, mismos que han sido evaluados desde su promulgación como uno de los más vanguardistas en el Mundo, nos obliga a identificar, como, aún con ese nivel evaluatorio a los gobernantes en nuestro país no les importa.
Vamos a poner un sencillo ejemplo, como lo fueron en este sexenio que se despide, los eventos conmemorativos de la promulgación de la Constitución de 1917, en donde se exaltaban discursos aludiendo avances en materia de  derechos humanos, en igualdad, en acceso a la justicia; eventos presenciales que privilegiaban la presencia de hombres, sin visualizarse en el presidium o en primeras filas a mujeres de los tres poderes, Ejecutivo, Legislativo y Judicial.
No podía existir el pretexto de que no hay mujeres, analicemos, ya que con la reforma política electoral se logró el 42 % de  diputadas en el Poder Legislativo, en la Suprema Corte se logró que la sustitución de la ministra Olga Sánchez Cordero fuera por otra mujer, teniendo dos espacios en el Poder Judicial y finalmente el Gobierno Federal con un pírrico 17 % de mujeres en el gabinete con el que se mantuvo en este sexenio hasta hace unas semanas que dejaron dos de las tres Mujeres del gabinete, para buscar un cargo de elección popular.
Entonces, por qué no hay mujeres en esos eventos de conmemoración, porque es tan difícil que se pueda compartir el éxito de cacarear tener una de las mejores Constituciones en el mundo, sino concebimos los conceptos como igualdad y respeto a los derechos humanos en lo cotidiano.
Y no se trata de engalanar un evento como florero, se trata del reconocimiento a nuestro derechos, concibiendo y reconociendo a esas Mujeres que en la estadística están la Cámara de Diputad@s o Senador@s, en la Corte o en el Gabinete, pero que la nula voluntad política no les permite ser vistas como lo que son millones de Mujeres una parte activa de nuestro País que sale todos los días a enfrentar retos y encrucijadas cómo estás.
Mujeres jefas de familia que todos los días deben atender sus necesidades, Jóvenes que todos los días atraviesan las ciudades para ir a la universidad o al trabajo con el riesgo de no regresar al hogar, niñas que no gozan de bienestar social en hogares donde son violentadas Día a día, adultas mayores que no tienen ninguna posibilidad de ingreso porque su principal labor fue cuidar del hogar y ahí no se le recompensó y menos se le dio una pensión para garantizar una vejez digna.
Por ello y por muchas otras cosas más debemos evaluar con claridad y decirle a la ciudadanía, que el lugar de la Mujer en el devenir diario de México,  es de verdad, no es ponla ahí y que no opine, el papel de la Mujer es opinar, decidir, es para estar y mandar un mensaje todos los días que somos iguales y que los derechos humanos de esa fabulosa Carta Magna también son para nosotras. #SinMujeresNoHayDemocracia.

lic.claudiatrujillo@gmail.com