La pintura es la segunda con el precio más alto, la primera es el Baile en Tehuantepec, (1928); el artista superó a Kahlo que tenía el récord del cuadro de mayor valor

Agencias/Ultimátum
CDMX
La pintura “Los rivales (1931)”, de Diego Rivera (1886-1957), se convirtió en la obra latinoamericana que más caro se ha vendido en una subasta, cuando se la llevó un comprador misterioso que ofertó por teléfono y en pocos minutos hizo historia al resultar el ganador de la puja, pues pagó 9.7 millones de dólares.
Esto sucedió en Christie’s¸ casa de subastas en Nueva York en la que Rivera superó a Kahlo, quien tenía el récord de la obra latinoamericana más cara vendida en una subasta.
“Hace tiempo esperábamos esto, y ahora Frida y Diego están finalmente cuello a cuello”, dijo Virgilio Garza, director de arte latinoamericano de Christie’s. No obstante, esta obra de Rivera no es la pintura más cara de Latinoamérica, ya que el cuadro mejor vendido es Baile en Tehuantepec, (1928), fue el empresario y coleccionista de arte Eduardo Constantini, nacido en Argentina, quien compró esta obra en 2016 (de manera directa y fuera de subasta) a una colección privada por 15.7 millones de dólares en 2016.
“Los rivales”, está inspirada en una fiesta local del estado de Oaxaca, escena que el artista mexicano plasmó magistralmente a través de la interacción de planos y colores; con un delineado que es parte fundamental para lograr las bellas figuras y las formas reducidas a su esencia.
Al respecto de la pintura, Virgilio Garza dijo: “es sin duda una de las obras maestras de Rivera. En comparación con sus murales épicos en escala y contenido, con vistas extensas y narrativas a menudo ideológicamente motivadas, esta pintura es monumental de una manera diferente”, y profundizó sobre la técnica utilizada: “Las pinceladas son adrede más sueltas, pero la pintura es verdaderamente moderna en su composición. El brillante uso que hace Rivera de planos intersectados crea una narrativa cinemática. El resultado es un Rivera en todo su esplendor y lo establece como el predecesor de un movimiento de arte moderno que sale directamente de las Américas para el mundo”.
“Los rivales”, es fundamental en la historia personal del artista; pero también es importante en la historia del arte mexicano, pues marca el comienzo de la relación personal de Rivera con la familia Rockefeller, y ayudó a asentar su reputación como el muralista mexicano más relevante y modernista en Estados Unidos.