Este municipio enclavado en la región Altos de Chiapas cuenta con artesanas que por años se han dedicado a la creación de prendas de vestir únicas, una de ellas es María Patishtán Licanchitón, precursora del telar de cintura

Gilberto Luna/Ultimátum
Chamula
El municipio indígena tsotsil de San Juan Chamula está ubicado en la zona Altos de Chiapas, a 10 kilómetros de San Cristóbal de Las Casas, y se caracteriza por ejercer su autoridad con base en los usos y costumbres desde hace muchos años, además de preservar una cultura artesanal llamada Jolobil (telar de cintura).
En una de las calles del barrio San Sebastián, se encuentra un taller de un grupo de decenas de mujeres lideradas por doña María Patishtán Licanchitón, quien tiene más de 70 años de edad. Este grupo se dedica a elaborar artesanías típicas de la región y únicas en su tipo.
Para estos trabajos, las mujeres indígenas usan la lana del borrego, en dos colores: blanco y negro; algunas plantas que crecen en las montañas y los usan para teñir y así crear otro color del hilo, y el tampat, cinturón de cuero en tsotsil, lo utilizan para sujetar el telar.
Son varios los niños que conviven en el entorno y aprenden el oficio del tejido, mientras que las mujeres trabajan y diseñan sus trabajos como blusas, sarapes, rebozos, faldas y abrigos con algunos dibujos, por supuesto, todas hechas a mano.
Cada trabajo lleva un fragmento de historia y el sello distintivo de sus raíces indígenas, tradición que únicamente se trabaja en la cabecera municipal de San Juan Chamula, en donde muy temprano se levantan para poder hacer sus trabajos sin contratiempos.