Patricia Sánchez / Ultimátum

TGZ

El plagio es una práctica en la que por desgracia incurren tanto el alumnado como los docentes, a nivel mundial la media de plagio es del 12%, en México se tiene la misma proporción, en tanto en Estados Unidos es del 09% pero Europa tiene la media más alta del 14%, esto según un estudio realizado por Turnitin, plataforma web que sirve para detectar la originalidad de los escritos de todos los niveles académicos.
Esta práctica se da desde la primaria y persiste en todos los niveles académicos, si bien las similitudes en los trabajos es “aceptable”, el plagio no debe ser admitido bajo ningún argumento, sin embargo, muchas veces el implicado comete esta practica por falta de información o de herramientas que permitan buscar información veraz para el proyecto, aseveró Roberto Cortés Fernández, gerente de desarrollo para América Latina y el Caribe de Turnitin.
También los valores inculcados desde casa y el contexto en que se desarrolle el alumno influyen para que incurra en esta práctica pero dependen de las instituciones detectarlo y poner las sanciones que ellos consideren adecuadas para esta situación, ya que cada institución tiene una política distinta en torno a este tema.
En México únicamente tres instituciones cuentan con una política de integridad que sanciona esta práctica ya que apenas se esta trabajando en las instituciones en este tema que ha sido una recurrente en el país en los últimos años y que ha tenido un crecimiento desfavorable.
Sin embargo, los docentes e investigadores tampoco están exentos de incurrir en el plagio, ya que a través de la plataforma se han detectado plagios por parte de este sector académico lo cual demuestra que esta práctica esta inmersa en todos los grados y niveles educativos.
Esto a nivel país a repercutido en la falta de originalidad y creatividad por parte de los académicos que incluso a retrasado el desarrollo científico y de otras áreas en las que México no ha alcanzado su máximo potencial.