Más que lamentable o penoso, es reprobable que los mismos que tanto criticaran a Andrés Manuel López Obrador e hicieron hasta lo imposible por intentar descarrilar su candidatura presidencial, sean los que hoy, a todas horas y en cuanta oportunidad tienen, ante el temor de perder privilegios, sin el menor recato se apresuran a felicitarlo por todos los medios y elogiarlo sin medida.
En aras de la reconciliación a la que ha llamado el ganador de la elección presidencial del primer domingo de este mes y cuyo arrollador resultado fue confirmado oficialmente por el INE, no han dudado en exhibir su fragilidad verbal y vertebral, para mostrar públicamente su aparente satisfacción y felicidad por un triunfo que a toda costa intentaron frustrar.

DE ESTO Y DE AQUELLO…

En su sesión dominical, los integrantes del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, que preside Lorenzo Córdova Vianello, dieron a conocer la votación total del proceso electoral del 1 de este mes, que fue de 56 millones 508 mil 266 votos, de una lista nominal de 89.1 millones de ciudadanos, lo que significó un 63.42 por ciento de participación.
De ese total, el Movimiento Regeneración Nacional, Morena, obtuvo 25 millones 186 mil 577 votos, de los que su candidato, Andrés Manuel López Obrador, que lo fue también de la coalición Juntos Haremos Historia, logró 30 millones 113 mil 483 votos, para un 53.19 por ciento.
Y si los resultados del total de los votos alcanzados por el PRD, PVEM, Nueva Alianza, Movimiento Ciudadano y Encuentro Social, según el reporte del INE, no llegan a ser modificados o manipulados por singulares interpretaciones a la ley o presiones partidistas, ninguno de ellos alcanzará el tres por ciento de la votación nacional mínima, para conservar su registro legal.
De ser así, del total de nueve partidos políticos que son actualmente, sólo quedarán los que rebasaron ese mínimo porcentual, como Morena, que con sus 25 millones 185 mil 577, logró 44.49 por ciento de la votación nacional total; PAN, que alcanzó nueve millones 999 mil 514 votos, para un 17.65 por ciento; PRI, con siete millones 677 mil 180, un 13.56 y PT, que ganó tres millones 306 votos, seis por ciento.
El PRD, con su millón 602 mil 715 votos, obtuvo un 2.83 por ciento; el PVEM, con un millón 51 mil 470, alcanzó apenas el 1.85 por ciento; Nueva Alianza, con 561 mil 191 votos, 0.99 por ciento y Encuentro Social, que obtuvo un millón 539 195 votos, 2.70 por ciento, por lo que ahora “la chiquillada” se reducirá a menos de la mitad.
Esto, para beneplácito de una gran mayoría de ciudadanos, que desde hace años están hartos de la partidocracia que había sobrevivido, no obstante su escasa representatividad.