“No podemos pavimentar una cuadra cada día, pero lo que sí podemos hacer es mejorar las calles que ya se construyeron, y que quedaron mal terminadas, o que tienen baches”, externó

Christian González/Ultimátum
Foto: Gonzalo Gurguha
TGZ
Con más de 111 mil sufragios a favor (alrededor de 260 mil tuxtlecos salieron a las urnas el pasado 1 de julio) y con el acta de mayoría en mano otorgada por el IEPC, el presidente municipal electo de Tuxtla Gutiérrez por la coalición “Juntos Haremos Historia”, Carlos Morales Vázquez externó que este triunfo no llegó tarde, sino en el momento oportuno de su vida para transformar a una “golpeada” Tuxtla Gutiérrez, lo que se logrará con un gobierno honesto y que trabaje para la ciudadanía.
En una visita a esta casa editorial, manifestó que desde un principio dejó en claro que construirían un proceso “empapado de legitimidad” para llegar a la alcaldía, “y ésta te lo da cuando te ajustas a la ley”, por lo que descartó que haya pactado alguna componenda con grupos empresariales o de otros sectores.
Lo más loable, agregó el candidato electo por Morena, PES y PT, es que “llego sin ataduras” y sí con la posibilidad de construir un buen gabinete y un grupo de trabajo comprometido como él lo ha externado, es decir con mucha responsabilidad y honestidad.
De hecho, expuso que no obtuvieron recursos de procedencia injustificable, sino que para su campaña solo le dieron entrada a las que por ley les permite el apoyo como, por ejemplo, de partidos políticos, las que como aspirante pudo “inyectar”, o de algún familiar, “pero que no signifiquen montos que tengan que simularse, sino que se declaren”.

VERDADERA FIESTA DEMOCRÁTICA

En cuanto a la jornada del pasado domingo, reconoció que en México se vivió una fiesta cívica y se le dio un rumbo diferente al país; prueba de ello -dijo- fueron las dos horas que esperó para emitir su voto, “fue una manifestación ciudadana muy importante, pero lo más sobresaliente es que quienes no se habían sumado al proyecto de Andrés Manuel López Obrador, lo hicieron, como los sectores empresariales, y Chiapas no es la excepción”.
Sobre la elección de Rutilio Escandón Cadenas como gobernador de la entidad, subrayó que en su triunfo electoral existió legalidad, “y en Tuxtla, una isla democrática, ha habido procesos muy competidos”.
Además, resaltó que en su campaña dejó a un lado los insultos y los gastos innecesarios (incluido el derroche), y más bien se enfocó en el acercamiento a la gente, “eso nos dio resultados, y el proceso nacional contribuyó en gran medida”.
Incluso destacó el esfuerzo de la sociedad el día de las votaciones, desde quienes cuidaron las casillas, hasta quienes acudieron a las urnas a sufragar y además aquellos que fungieron como promotores de la esperanza que tenían con algún candidato, “y reconocer también el hecho de que no hubo dudas del resultado del proceso, y se agotó todo: el Concejo Municipal, la revisión de actas, de paquetes, hasta darnos el reconocimiento como alcalde electo”.
Comparado con procesos anteriores en los que ha participado, el abanderado por los partidos Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Encuentro Social (PES) y del Trabajo (PT) estimó que en este 2018 hubo mayor vigilancia, sobre todo porque se unieron las elecciones locales con la presidencial, lo que para él contribuyó en mucho a que hubiera más participación.
Rememoró que en el 2001, con los colores del PRI, compitió no precisamente contra el PAN, sino contra las administraciones del Estado y municipal en turno, “lo dejo en claro, y solo 2 puntos fue la diferencia”, pero en el 2012, añadió, como candidato por la coalición que encabezó el PRD, “¡sí fue un atraco! Se alteraron los resultados en el instituto (IEPC), porque ganamos esa elección”.
Es decir, aceptó que hubo “triquiñuelas” y fue el mismo Orden Jurídico que le impidió hacer valer su derecho, “pero esa es una responsabilidad de los gobiernos, y Juan Sabines Guerrero estaba interesado en que yo no fuera presidente municipal; y ahora me manda una felicitación por internet… ¡No tiene vergüenza!”.
No obstante, mencionó que está en la etapa “de amor y paz”, como lo ha manifestado el mismo AMLO; “no viviré en las amarguras del pasado, quiero ver hacia el futuro, y el compromiso es hoy con esta ciudad que tanto me ha dado, y a lo mejor el destino, y Dios que decide las cosas por nosotros, nos da la oportunidad de llegar con mayor madurez, más preparados, para actuar de mejor manera”.

ADMINISTRACIONES IRRESPONSABLES

Está sabedor, de que hubo administraciones municipales irresponsables, insolentes y que permitieron la acumulación de problemas y desviaron, de seguro, los recursos públicos, “esa es una presunción que la ciudadanía tiene, y que también nosotros la tenemos”.
A pesar de que el Ayuntamiento carece de competencia para aplicarle la ley o el castigo a quienes hayan incurrido en estas anomalías, abogó por que en su momento, y la instancia que sea, sí lo haga, “pero sí diremos algo de forma pública: no somos tapadera de nadie”.
En ese sentido, afirmó que los desvíos de dinero o los abusos que detecten, los revelarán para que la gente sepa y que se haga lo competente, “que el Órgano Superior de Fiscalización, o la instancia que sea, si hallan elementos para sancionar, que lo hagan, aunque se complica un poco esa parte con el nuevo sistema de justicia”. De su parte, comentó que establecerán una Comisión de la Verdad para que esos actores políticos sean objeto de una sanción pública.

SMAPA, UNA PRIORIDAD

Prueba de que Tuxtla se mantiene en “estado de coma”, es lo que sucede con su Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado. Por ello, el primer edil electo se comprometió a atender y fortalecer el funcionamiento del SMAPA, un organismo que, aseveró, es hoy ineficiente.
“Tiene males sistémicos, y requiere de una operación quirúrgica, una terapia intensiva cuidadosa, para que se disminuyan los gastos de operación, subir la incorporación de los recursos mediante gestiones, cobros, y también a través de una mejor y transparente administración de ellos”, estimó.
-¿Que deje de ser la “caja chica”? -se le comentó al presidente electo.
-¡No digo chica porque no está tan chica! (risas), sino de aquélla de la que se dispone de manera indebida, para otras actividades que no son del sistema. Y si a eso sumamos un equipo eficiente: técnicos conocedores, ingenieros, y hasta administradores que conozcan cómo funcionar, ¡vamos a tener resultados!
El exsecretario del Medio Ambiente calculó que en un año y medio harán funcional a dicha empresa, hasta que lo haga en números negros, debido a que en la actualidad, existe un rezago de casi 200 millones de pesos.
Además de gestionar los recursos para “levantarla”, especificó que se evitarán los dispendios o que se tomen de forma indebida los mismos, “y eso nos permitirá sanear las finanzas, hasta que mejoren la distribución y la captación del agua, y por supuesto sus aguas residuales, lo que es muy importante”.
Si de algo está más que convencido, enfatizó en presidente municipal electo, es que los cientos o miles de “aviadores” serán “arrancados de tajo”, “sean recomendados de quien sean… porque hay algunos que trabajan para diputados, para funcionarios públicos, para empleados, directores del Ayuntamiento, o hasta para ciertos medios de comunicación”.
Empero, opinó que eso no será suficiente, sino que en esta parte será de mucha ayuda la eficiencia con la que laboren los servidores públicos, y buscar mayores especialidades, “los empleados que se queden, que sean los que sirven al SMAPA, porque hay quienes llegan, sí están, pero no contribuyen en nada; les respetaremos sus derechos, pero tendrán que aportar”.
Por otro lado, retomó las necesidades que hay entorno a la obra pública, como lo es la infraestructura de vialidad urbana de la ciudad, “empezaremos por partes, no podemos pavimentar una cuadra cada día, pero lo que sí podemos hacer es mejorar las calles que ya se construyeron, y que quedaron mal terminadas, o que tienen baches, y que se conviertan en vías de circulación más adecuadas”.
Otra de las cuestiones que tienen que atender, dijo, es lo referente a los alcantarillados, o lo que sucede con el mismo centro de Tuxtla, “tenemos que hacer una brigada de trabajo, para que nos diga de qué manera mejorar ese problema que nos dejaron”.

LA TRANSICIÓN

Durante esta fase de transición, es decir antes de que ocupe el cargo el 1 de octubre venidero, refirió que viajará hoy miércoles a la Ciudad de México para reunirse con el presidente electo, AMLO, “estaremos quienes ganamos las alcaldías en Chiapas, y de seguro el propósito es darnos los lineamientos de cómo funcionarán nuestras administraciones en los próximos tres años, y de cómo hacerse del apoyo de la gestión de recursos”.
“Ya estuvimos en el Ayuntamiento (el pasado lunes), donde me recibieron de forma cálida el presidente municipal y otros funcionarios… Por supuesto que le agradezco al alcalde en turno, Carlos Molano, por su disposición para generarnos toda la información posible que se tenga, y que así nosotros hagamos un plan de trabajo realista, alcanzable”, mencionó.
Para la próxima semana, dijo que tiene preparadas tres audiencias con quienes fungirán como secretarios, y pautaría una más con Alfonso Durazo Montaño, futuro secretario de Seguridad Pública nacional, “con quien tengo un vínculo de amistad familiar, y es necesario verlo para obtener apoyos, más capacitación, mayor inversión para vigilancia y la policía del municipio tuxtleco”.
De esta manera, comentó que se nutrirán de suficiente información y de esa manera armar un verdadero plan de gobierno, el cual vaya en beneficio de la ciudadanía.
Aunque está consciente que en un trienio es complicado resolver toda la problemática que envuelve a la ciudad capital, destacó que trabajará para todos y buscará avanzar lo más que se pueda, sobre todo en temas torales, “y es un compromiso, el gobernar con honestidad y dejar las bases sentadas para que los próximos gobiernos actúen de la misma manera”.
Al respecto, argumentó que sus primeros 100 días de gobierno serán difíciles, porque el pueblo esperará que se resuelvan todas las demandas de forma rápida y expedita, “de seguro los resultados se verán meses después, y trabajar en temas delicados, en los cuales están vinculados derechos, convenios que impiden que le demos la agilidad que nosotros quisiéramos a esas decisiones”.
De lo que está seguro, reflexionó, es que utilizarán la política y la ley para avanzar lo más pronto posible y dar respuesta “a esta desesperación ciudadana, misma que quiere ver una mejor ciudad, ¡y con toda razón! Y de seguro no acabaremos con todo, pero se darán cuenta de los avances que tendremos”.
Para él, algo que abonará en gran medida es que el Ejecutivo Estatal electo contribuirá a sacar del rezago a Tuxtla Gutiérrez, “y esa es una fuente de financiamiento muy importante que tenemos que tener, por eso será cuidadoso para no desperdiciar nada de esas buenas voluntades, tanto de Rutilio Escandón, como del presidente de la república”.