Una lesión en la mano derecha lo dejó fuera de toda oportunidad con Selección Mexicana, ahora buscará recuperar su lugar en la elite del taekwondo mexicano

Yika Gumeta/Ultimátum
TGZ
El máximo representante del taekwondo chiapaneco, Isaac Ramón Torres Vázquez, está de regreso a los tatamis con más fuerza que nunca, luego de una lesión en la mano derecha, que lo alejó por más de un año de las competencias. Ahora con los bríos renovados, busca retomar su vida deportiva.
“Fue un proceso muy largo, la verdad algo desesperante para mí, porque fueron tres cirugías que tuve en la misma mano, lo cual me dejó fuera de competencia por más de un año, perdí el proceso a un Mundial y a Juegos Centroamericanos. Pero aprendí a ser paciente, ahora que ya regresé me tomo el progreso con calma para regresar al ritmo deportivo que tenía antes de mi lesión”, aseguró Isaac Torres.

Para el también considerado mejor taekwondoín del estado de Chiapas (único en ser suplente en Juegos Olímpicos de Londres 2012 y Río de Janeiro 2016), fue muy difícil esa etapa, pues se encontraba en su mejor momento, con esa fractura en la mano sabía perfectamente que quedaría fuera de todo proceso con la Selección Mexicana de la especialidad, desde el 2016 ha tenido que soportar cada dolor, cada cirugía y cada rehabilitación para poder regresar al cien a sus entrenamientos.
A pesar de sentirse fuera de ritmo dentro de su participación en el pasado Abierto México de Tae Kwon Do celebrado en Monterrey, Nuevo León, Isaac Torres sabe perfectamente que retomar su nivel llevará un poco de tiempo, y eso solo se lo puede dar el participar en competencias internacionales que le sirvan de fogueo y preparación.
“Mi proyecto es participar en los abiertos internacionales que me sean posible, para prepararme, sumar puntos y buscar mi pase a selección el próximo nacional”, menciona Torres Vázquez, al tiempo de confirmar, su participación en el Open G1 a celebrarse en Estados Unidos en el mes de Julio.
Al cuestionarle sobre la posibilidad de estar en Juegos Olímpicos, afirmó “estoy consciente que por mi inactividad es difícil, he bajado mucho mi ranking, pero el ciclo es largo y el año importante es el que viene, en 2019 prácticamente se define mucho de quien irá, ahora no pienso en eso, pienso primero en recuperar mi ritmo, y mi forma deportiva, una vez con eso puedo soñar y trazar mis metas”.
Isaac Torres Vázquez, tiene claras sus metas, a pesar de las adversidades que se le han presentado, busca y seguirá buscando, de nuevo, su lugar en la selección mexicana de Tae Kwon Do, por lo pronto, aguarda y se enfoca en sus entrenamientos y su futuro académico.
Estudiante de la Universidad Autònoma de Nuevo León, a partir de este año, dejó de representar a Chiapas, debido a la falta de apoyo y atención de las autoridades, quienes no han buscado un acercamiento, con quien fuera ganador del Premio Estatal del Deporte, medallista mundial universitario, subcampeón en los Juegos Centroamericanos de Veracruz 2015 y medallista en Olimpiada Nacional.
“Fue una decisión difícil”, asegura al ser cuestionado por la decisión de ahora portar los colores del Estado que lo ha acogido y apoyado, tanto en su rehabilitación como en su proyecto rumbo a Tokio 2020.
“Nuevo León a pesar de no representarlos me ayudaron brindandome sus instalaciones, dejándome entrenar con su equipo, tratando mis lesiones y brindando un apoyo muy completo, luego de meses que esperé el apoyo de Chiapas y nunca llegó así que tomé la desición de irme con un estado que sí me apoya, aunque tardé en cambiarme porque orgullosamente soy y me gustaba representar a mi Chiapas, pero un atleta de alto rendimiento ocupa de apoyos y estímulos no de promesas, y en si esa fue la razón de mi cambio a NL”, dijo tajante.
Sabedor que sostenerse en un tercer ciclo olímpico, es aún más difícil, por la cantidad y calidar de peleadores que salen cada año tras los eventos nacionales federados y de Olimpiada, está conciente que deberá trabajar el doble, ya con 25 años cumplidos, vivirá su último proceso, buscando el sueño de convertirse en el primer chiapaneco, desde que lo hiciera Francisco ‘Panchón’ Contreras en París 1924 y Amsterdam 1928.