Dagoberto Zambrano / Ultimátum

TGZ

El incremento a la tarifa del transporte público es un imperativo, que tarde o temprano impactará en el bolsillo de los chiapanecos.
No obstante, las condiciones actuales de la entidad, permiten que el ajuste, sea analizado con detenimiento y puntualidad, para no provocar un conflicto social, informó Aquiles Espinoza García, subsecretario de transporte de la Secretaría de Transportes (ST) del estado.
Asimismo, dijo reconocer la razón que les asiste a los transportistas, al decir que hay un desfasamiento en relación con los costos que ellos tienen para prestar el servicio y la tarifa que se cobra; -pero el aumento debe revisarse con mucha puntualidad para no provocar un conflicto social-.
“La Alianza del Autotransporte, como otros sindicatos, han hecho las propuestas y sus propios estudios, donde cabe la razón del incremento; aquí el problema, es que estamos hablando de una cuestión social que debe ser tratada con cuidado”.
Por lo que a dos años, de plantearse las mesas de dialogo entre transportistas y la secretaría, Espinoza García señaló: “durante el sexenio de Manuel Velasco Coello no se incrementó el pasaje, precisamente por que se tiene que ser sensible, estamos pasando una situación muy crítica, los ciudadanos lo expresan”.
Al ejemplificar, que para alguien que para alguien que gana el salario mínimo y tiene una familia de cuatro integrantes: esposa, esposo y dos hijos; -el suelo se va nada mas en transporte, ¿qué va a comer esa familia?; eso nos da una idea de lo sensible que se debe ser el aumento.