“Llevamos cuatro días de movimiento, y nos traen con la misma historia; tenemos una mesa de diálogo pero no ha pasado nada; somos un movimiento pacífico”

Dagoberto Zambrano / Ultimátum
TGZ
Cerca de 100 profesores interinos marcharon desde el Mercado de los Ancianos hasta el parque central; solicitaron el pago por el trabajo devengado de 2015 a 2017, un adeudo cercano a los 500 millones de pesos, -informaron-.
Por lo que al grito de, “No lo robamos, ya lo trabajamos, interinos unidos jamás serán vencidos, ¿qué pedimos?, que nos paguen”; marcharon sobre la novena sur, hasta la calle central, y por último, hasta el parque.

“Hacemos un llamado a las autoridades, que piensen que nosotros también somos seres humanos, y tenemos necesidades”, comentó uno de los afectados, quien prefirió omitir su nombre.
En tanto señaló que los inconformes en esta ocasión, pertenecen al nivel básico; preescolar, primaria y secundaria, aunado a maestros de música y educación física, quienes solicitan los pagos de sueldos, aguinaldos y receso escolar.
Asimismo indicaron que la protesta inició el pasado lunes, desde entonces han deseado instalar una mesa de dialogo con las autoridades correspondientes –Secretaría de Educación Pública-, pero hasta el momento no han sido recibidos.
“Llevamos cuatro días de movimiento, y nos traen con la misma historia; tenemos una mesa de dialogo pero no ha pasado nada; somos un movimiento pacífico”.
En cuanto a que si los mismos han sufrido algún tipo de hostigamiento por parte del gobierno de Manuel Velasco Coello –tal y como sucedió con un grupo de interinos de Telesecundaria, la semana pasada-, indicaron que el primer día de protesta en las instalaciones de la SEP, fueron desalojados por la policía.
“Logramos tener en un acercamiento con el encargado de pagos en la SEP, él nos dio dialogo, que nos iba ayudar a que nos pagaran, pero después llegó la policía, nos amenazaron y nos sacaron”.
Finalmente, otro de los protestantes, señaló que al no contar con el pago de su trabajo, ha prestado dinero con los familiares y amigos, “gran parte de ese dinero que nos paguen, si es que lo hacen, ya se debe, y con intereses; hay compañeros que tienen hijos y mayores necesidades”, ultimó.