El viernes pasado por la noche, una familia que viajaba en un Volkswagen Sedán fue embestida por un tráiler, lo que generó la irritación de cientos de lugareños, quienes pidieron justicia con el bloqueo de la carretera a la altura de ambos “puentes de muerte”

Christian González/Ultimátum
VILLAFLORES
El trágico accidente entre un tráiler y un Volkswagen Sedán, el cual además cobró la vida de dos de tres personas que viajaban en este último a la altura del puente “El Tablón 2”, entre las comunidades Domingo Chanona y Cristóbal Obregón el viernes pasado por la noche, provocó que un día después, desde temprana hora, cientos de pobladores iniciaran un bloqueo carretero indefinido.
La justificación de los inconformes es contundente: la demora de una obra carretera de al menos 70 kilómetros que abarca desde el municipio de Ocozocoautla hasta Villaflores ha generado otros accidentes, como el de hace casi siete meses, en ese mismo puente, donde tres personas también perecieron.
En un recorrido realizado por Ultimátum digital e impresa, los lugareños presentes argumentaban que las tragedias han ocurrido porque no se efectúa la ampliación no solo del “Tablón 2”, sino del otro puente de esa misma zona a cien metros del crucero de Dr. Domingo Chanona, por lo que una gran cantidad de conductores se confunden, como lo que le sucedió supuestamente al trailero la semana pasada.
La situación se dificultará, advierte Alejandro Bárcenas Palacios, hermano y cuñado de los difuntos Robertoni y Eneida Pérez Jerónimo, respectivamente, porque los habitantes quieren incinerar el tráiler y el “vocho” que aún permanecen bajo el puente luego del incidente. “Si eso ocurre, se entorpecerían las investigaciones, eso me dijeron en la Fiscalía”, aclara.
Luego de acudir el sábado ante las autoridades que le habían practicado a los cadáveres la necropsia de ley, el entrevistado lamenta que además los hijos de los difuntos (José Bárcenas Pérez, de 9 años de edad, aún hospitalizado de gravedad) no lograrían una indemnización, “porque ellos quedaron huérfanos, pero queremos que la empresa se encargue de esto”.
Condena que por una obra no culminada se susciten de forma consecutiva este tipo de tragedias, “por eso le hacemos un llamado al gobierno, que trate de componer esas carreteras, porque eso ha cobrado muchas vidas; ahorita fueron ellos, mañana no sabemos, ¡y no es justo!”.
Asimismo, agrega: “No se vale que mi familia esté pasando esto a causa del mismo gobierno con esos puentes de la muerte, y aparte de esto pido justicia porque mis sobrinos quedaron huérfanos, y necesito saber cómo hacerle para su futuro, porque yo me siento responsable por ellos”.
En cuanto al estado de salud de su sobrino, cuenta que fue sometido a una cirugía luego de detectarle una serie de golpes en varias partes de su anatomía, “ustedes sabrán lo que ocurrió, ahí circulan las imágenes del accidente. Sin palabras”.
Sobre el accidente, aún no desconoce “un cúmulo importante” de información, como el nombre de la empresa a la que pertenece la pesada “unidad” y la identidad del chofer, quien ese mismo día huyó. “Pero insisto, se necesita hablar con la gente para sacar los vehículos, porque sí está indignada, y con justa razón, porque ya son como siete u ocho muertes en esa zona”.
Robertoni y Eneida serían sepultados ayer domingo por la mañana en la comunidad de donde eran originarios, la Dr. Domingo Chanona, en donde serían despedidos por cientos de personas que los conocieron. “Que se haga justicia, aunque esas muertes no las podría pagar el gobierno ni con todo el dinero del mundo”, lamenta de nueva cuenta Alejandro Bárcenas.
En el caso de sus sobrinos, el entrevistado, de oficio despachador de gasolina, aclara que tendrá que solventar los gastos que se generen, “y pedir el apoyo de la sociedad, de las autoridades que se unan; por el momento, del traslado de mis familiares se encargará el Ayuntamiento de Villaflores, y también nuestros familiares y amigos nos apoyan, gracias a Dios”.

EL BLOQUEO

Desde las 9 de la mañana del sábado, cientos de pobladores comenzaron el bloqueo carretero entre Dr. Domingo Chanona y Cristóbal Obregón. Con troncos, piedras y hasta vehículos, comenzaron una protesta pacífica para que el gobierno estatal cumpla con la obra que, según ellos, está a medias.
El “viacrucis” también lo padecen quienes circulan por la zona. A la mayoría no le queda de otra que bajarse de su transporte, caminar algunos kilómetros y seguir su curso hasta llegar a su destino. A otros, como los choferes de camiones o tráileres, no les queda de otra que esperar hasta que se “levante” el bloqueo. El caos vehicular es evidente.
Por su lado, Hernán Maza, agente municipal de Dr. Domingo Chanona, evidencia que los trabajos apenas alcanzan el 40 por ciento de avance, lo que para él es injusto porque se supone que estos empezaron hace como dos años.
Tras dejar en claro que las necesidades de las poblaciones de la región son muchas, externa que los avances se hacen por partes, mientras que los puentes “siguen igual, y por eso ocurren los accidentes, porque se meten los tráileres y los puentes no tienen la anchura suficiente para que entren dos coches”.
De acuerdo con él, solo en ese puente, “El Tablón 2”, se registran hasta el momento como seis volcaduras, “por eso bloqueamos la carretera de forma indefinida, hasta que la autoridad nos dé una solución concreta”.
De hecho, en la manifestación participaron alrededor de 300 personas de al menos cuatro localidades, sin embargo esta acción se intensificaría en los próximos días con el arribo de al menos otras ocho comunidades, como Agrónomos, Melchor Ocampo, Úrsulo Galván, Nuevo México, entre otras. Es decir que se espera que participen alrededor de 15 mil gentes. Para Maza es necesario presionar de esta manera porque ya están cansados de que no los atiendan.
Deudiel Pérez, también autoridad de la comunidad Dr. Domingo Chanona, lamenta que por falta de avance en la obra perecieran dos personas y otra más se debata hoy entre la vida y la muerte, “pedimos que apoyen a la familia de esos niños que quedarán huerfanitos”.
Además, exige que se concluyan las ampliaciones de los puentes para que no se den más accidentes, “como vimos de que no se avanzaba, ya teníamos planteado movilizarnos con otras comunidades, entonces lo que nos motivó aún más fue el accidente”.
Ambos consideran que la protesta tiene que continuar hasta que las autoridades lleguen ante ellos y se tomen los acuerdos necesarios, de lo contrario el bloqueo continuará; “porque hasta el momento no ha venido nadie”, aseguraba el sábado al medio día Hernán Maza.
Mientras tanto, en “El Tablón 2” permanecen el tráiler y el coche accidentados, además de una grúa que no inicia los trabajos porque los comuneros están molestos. De hecho, decenas de personas llegan hasta ese puente para observar la escena de la tragedia.
“Ni se vaya usted a meter allá”, refiere un lugareño al reportero de esta casa editorial, con la advertencia de que en el bloqueo carretero que también mantienen los pobladores de Cristóbal Obregón los ánimos están más “calientes”.
Incluso, un habitante de complexión robusta recuerda que el día del accidente los pobladores intentaron quitarle el equipo a un reportero, y que además “le metieron una cachetada” a un militar que intentaba llegar hasta el puente.
Según la Secretaría de Obra Pública y Comunicaciones (Sopyc), los trabajos de modernización de alrededor de 80 kilómetros del tramo carretero Ocozocoautla-Villaflores, contemplan la reparación de un puente y otras acciones secundarias, como la ampliación al ancho de corona de 7 a 12 metros de la zona de rodamiento, terracerías, obras de drenaje.
Así como bases hidráulica y asfáltica, además de carpeta asfáltica y señalamientos. En total, serán destinados mil 200 millones de pesos. Además, serán beneficiadas al menos 250 mil personas de 50 ejidos y comunidades de la región, sobre todo de Villaflores y Villacorzo, en la zona Frailesca de Chiapas.

SE LEVANTAN

El subsecretario de gobierno de la zona frailesca, Luis Mauricio Zuart Kerkegand, confirmó ayer domingo a primera hora de la madrugada que se llegaron a acuerdos con las autoridades ejidales y pobladores para levantar el bloqueo.
Los inconformes aceptaron tras el acuerdo que este lunes se establezca una mesa de atención con funcionarios de la Secretaría de Gobierno y de la Secretaría de Obras Públicas y Comunicaciones para hacer compromisos para la conclusión de la obra de ampliación de la carretera. Aceptaron la instalación momentánea de señalamientos y la presencia de patrullas policiacas para prevenir el riesgo de la reducción de los puentes. No fue fácil, cerca de 18 horas se ocuparon para persuadir y hacer ver que reiniciar los trabajos de la llamada “obra de la muerte” el mismo sábado esta imposible.