La que no puede perder Pemex

Mauricio Flores/La Razón/Ultimátum

Para la administración de Octavio Romero es prioritario no perder la demanda que Oro Negro, dirigida por Gonzalo Gil, interpuso en Nueva York contra Pemex; no solo por los 950 millones de dólares que le podrían costar a la empresa productiva del Estado una derrota de ese tipo, sino además por la jurisprudencia que ello dejaría en Estados Unidos, que haría vulnerable a la petrolera mexicana ante tales embates.
Hay que recordar que Pemex perdió el pleito por casi 500 millones de dólares ante el consorcio Conproca (formado por participación de sus accionistas, las empresas SK Engineering & Construction y Siemens) en reclamos por la reconfiguración de la refinería de Cadereyta, Nuevo León, situación que repercutió en los costos de la unidad de Refinación (hoy Transformación Industrial).
Además del interés directo que en este proceso tiene en resolver a la brevedad el equipo de Romero en Pemex, , la prontitud de respuesta -para evitar el vencimiento de los plazos de respuesta a tribunales- deberá venir en ese periodo de la Secretaría de Economía, que conduce Idelfonso Guajardo, como parte de la defensa que como país se debe hacer en ese marco y que, en paralelo, corre con la renegociación del TLCAN.
Así, tratándose de implicaciones directas sobre el país y su principal empresa, el asunto es seguido de cerca tanto por la Coordinación Jurídica del presidente en funciones, Misha León Granado, como del coordinador jurídico del presidente electo, Julio Sherer García. Es un litigio, que por su alcance e implicaciones difícilmente el próximo gobierno aceptará perder.
Sagarpa, protección, liberalización. En el sector pecuario resultó de especial relevancia que la SAGARPA, al mando de Baltazar Hinojosa, levantara las sanciones y los controles en las sustancias prohibidas para uso o consumo en la producción pecuaria. Y es que en paralelo, la Senasica, a cargo de Enrique Sánchez Cruz, emitió en el ‘Diario Oficial de la Federación’ un listado de 32 productos, incluyendo las sales, precursores, metabolitos y derivados químicos de sustancias que sirven para la engorda de ganado y aves para consumo humano: con ello, quien no cumpla con la Ley Federal de Salud Animal y use tales sustancias podrá ser sancionado con hasta 7 años de cárcel y una multa de hasta 50 mil días de salario mínimo. Entre las sustancias prohibidas está el clembuterol, cloranfenicol, hexoestrol, clorhidrato de fenilefrina, dienoestrol, dietilestilbestrol, dimetridazol, furaltadona, furazolidona y el carbadox para porcinos.
Camas en línea. Y dentro del marco legal, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), que dirige Tuffic Miguel precisa que conforme al anuncio del pasado 20 de junio en Guadalajara, se comprarán por lo menos 20 mil nuevas camas, equivalente a renovar la mitad de las existentes del instituto en el país; y para ello tiene destinada una bolsa por mil millones de pesos. Es decir, la compra se realiza dentro del marco de la ley para resolver la carencia histórica de camas de los hospitales existentes y que en su mayor parte datan del origen de esas instalaciones. Eso se llama austeridad.