Patricia Sánchez/Ultimátum

TGZ

La falta de procesos administrativos y la escasa o nula actualización en los jueces del estado sobre protocolos internacionales hacen difícil el camino de la obtención de derechos para la comunidad LGBTI como el cambio de nombre y género en actas de nacimiento y documentos oficiales para las personas trans.

“No existe un procedimiento estatal o norma por la vía administrativa ni por la vía jurídica en el estado que facilite el proceso de reconocimiento de identidad de género para estos casos”, mencionó Roció de la Rosa Méndez, estudiante de la maestría en derechos humanos del Centro de Estudios para la Construcción de Ciudadanía y la Seguridad (Cecocise)

En su caso de estudio esta realizando todos los procesos jurídicos necesarios como el amparo para tres mujeres trans que están luchando por el reconocimiento de su identidad de género en Chiapas.

El caso de Valentina que se realizó de la mano con Unidos Diferentes A.C. ha sentado un precedente en este tema ya que es la primer mujer trans en recibir el cambio de nombre y género en el estado por la vía legal.

Sin embargo mencionó que este tipo de casos se han tenido que resolver vía amparo lo cuál representa una violación a los derechos humanos de las personas tras, ya que el estado debería tener un proceso administrativo para estos casos.

Recalcó que los tres casos que está trabajando se han visto con diferentes jueces de distrito, en el caso de Valentina el juez agilizó todo para que su cambio fuera una realidad.

En los otros dos los jueces han estado atrasando todo el proceso debido a que los están resolviendo basándose en protocolos viejos sin tener actualización de los protocolos internacionales de derechos humanos. Además de que la moral de cada juez puede jugar puntos en contra de los casos.