Desde la primaria nos enseñaron que el 12 de octubre es la celebración del Día de la Raza, el Descubrimiento de América dicen algunos; pero, ¿El territorio al que nombraron América no existía?, ¿Qué sería si los españoles si no nos hubieran “conquistado”?, ¿por qué se nombra como un día de conquista, descubrimiento, de progreso para el continente americano?
El autor José Vasconcelos en su libro ‘La Raza Cósmica’ habla de “la civilización conquistada por los blancos, organizada por nuestra época, ha puesto las bases materiales y morales para la unión de todos los hombres en una quinta raza universal, fruto de las anteriores y superación de todo lo pasado”; pero, ¿A que se refiere cuando menciona la superación del pasado? Sin duda, por mucho tiempo la conquista de los españoles se ha visto como una forma de progreso.
Aunque me parece pertinente reconocer que el proceso del mal llamado descubrimiento no fue más que días de exterminio, colonización, actos violentos y denigrantes; América no fue descubierta, no estaba perdida, es solo que no era nombrada ni vista como la conocemos actualmente; los conquistadores, en el afán de mejorar los espacios decidieron que evangelizarnos era un acto bondadoso aunque trajera consigo muertes e incluso dudas sobre si los indígenas teníamos alma.
Y no solo hay que pensar el momento de la conquista como un hecho que ocurrió hace muchos años, sino más bien, reconocer que seguimos concibiendo como lo bueno y lo normalizado, todo desde una perspectiva eurocéntrica.
Y es que no se puede seguir viendo el 12 de octubre como un día de rescate o de heroísmo, sino que se debe de reflexionar sobre los procesos de colonización a los que estamos expuestos, y de qué forma se han seguido reproduciendo día con día; porque si se cree que lo ideal sigue siendo ser blanco, entonces nos estamos invisibilizando, al no reconocer todo nuestro proceso de mestizaje.