Con más de 350 obras, el recinto busca presentar un creador digno del siglo XXI; se proyectarán películas en las que aparecen sus parejas del momento

Agencias/Ultimátum
CDMX
Después de casi 30 años de la última muestra retrospectiva del artista, el Museo Whitney de Nueva York alista la mayor exhibición del creador estadounidense más cotizado en el mercado del arte. Se expondrán más de 350 piezas.
En esta próxima muestra llamada De la A a la B y de Regreso se incluirán piezas experimentales que Warhol jamás mostró. Además, se conocerá cómo el artista abordaba en sus piezas temas como la sexualidad y su homosexualidad, tópicos bastante especulados y poco conocidos del padre del Pop Art.
La muestra promete ser ambiciosa. Tan es así, que se le dedicarán tres pisos del museo, más una temporada de cine, que incluirá la proyección de películas en las que el artista fue director y algunas más íntimas como una en la que se observa a su novio, John Giorno, lavando platos desnudo, mientras Warhol pinta en el taller un retrato de Mao Tse -Tung.
Se espera que se incluya una pila escultórica de cajas de resina transparente, la cual contiene rollos de película que hizo Warhol en la década de 1970.
De acuerdo con la curadora de la exhibición, Donna De Salvo, la retrospectiva tiene el fin de presentar a un creador con grandes y desconocidas complejidades, un artista para el siglo XXI.
El recinto reconoce y resalta que pocas personas se atreven a experimentar nuevas técnicas de creación y arte no tradicionales como Warhol lo hizo. Además de ser uno de los artistas más influyentes, creativos e importantes.
La última vez que se tiene registro de una exposición casi igual de grande es en 1989, en el Museo de Arte Moderno (MOMA), donde se mostraron 300 pinturas, dibujos, esculturas, fotografías y la exhibición completa de 12 películas que englobaban el trabajo entre 1956 y 1987.
La exposición se inauguró dos años después de su muerte, por lo que aún no se terminaba de catalogar toda la obra y seguían encontrando trabajos no conocidos hasta entonces del autor de Latas de sopa Campbell.
Una de las pinturas más importantes presentadas fue Pinturas de oxidación; la primera pieza en la que el artista hacía un homenaje al pintor expresionista Jackson Pollock. Utilizó la técnica de goteo, pero cambió la pintura por su orina para que se emulsionara sobre el metal y se crearan dibujos. También se encontraban seis retratos de Mick Jagger.