Agencias/Ultimátum
CDMX
Nuevas observaciones hechas con tres de los radiotelescopios más grandes del mundo, revelaron que un asteroide descubierto en 2017 es en realidad dos objetos, cada uno con un tamaño cercano a los 900 metros, que orbitan entre sí.
2017 YE5 es el cuarto asteroide binario “igual de masa” cerca de la Tierra jamás detectado, que consta de dos objetos de tamaño casi idéntico, realizando su órbita entre ellos.
Las observaciones hechas con el del Radar del Sistema Solar Goldstone (GSSR, por sus siglas en inglés) de la NASA dieron las primeras señales de que YE5 podría ser un sistema binario.
Los avistamientos revelaron dos lóbulos distintos, pero la orientación del asteroide no permitió a los científicos determinar si los dos cuerpos se encontraban separados o unidos.
No obstante, ambos objetos giraron para exponer una brecha distinta entre ellos, publicó la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés).
Los nuevos análisis indican que ambos objetos giran uno alrededor del otro, una vez cada 20 o 24 horas, lo cual se confirmó mediante observaciones de luz visible de variaciones de brillo, realizadas en el Centro de Estudios del Sistema Solar en Rancho Cucamonga, California, por Brian Warner.
La agencia espacial estadunidense destaca que las imágenes de radar muestran que los objetos descubiertos son más grandes que su brillo óptico combinado, esto es que ambas rocas no reflejan tanta luz solar como un asteroide rocoso típico.