Los maestros han advertido que hoy iniciarán el cierre de las escuelas que están laborando. Llegarán a los planteles y le pedirán a los maestros que los secunden en una lucha que atañe a todos y lo cierto es que atañe a todos, porque la CNTE es el organismo disidente de control sindical en el estado.
Ahora no hay dos grupos disputándose ese control sindical porque los maestros decidieron con su voto que la CNTE se quedara al frente del magisterio en Chiapas y su voto también marcó la desaparición de cualquier otro grupo adversario. Están afiliados al sindicato nacional pero se mantienen en el ala de la disidencia al igual que lo hacen otras entidades federativas.
La CNTE mantiene vieja pugna contra la reforma educativa que no ha podido avanzar gran cosa por la oposición de los maestros que de verdad han luchado con fuerza en la defensa de sus derechos contra los que atenta, según ellos, la reforma educativa.
El presiente Peña Nieto, tenía un alto índice de popularidad, apoyo y aprobación al iniciar su gobierno. Amparado en esa realidad anunció y promulgó la reforma educativa que no tuvo la menor consulta con el magisterio a pesar de ser ellos sus destinatarios. Debió habérseles consultado e invitarlos a hacer aportaciones pero se creyó que no habría oposición y que terminarían aceptándola.
La verdad fue otra, vinieron las protestas, los desmanes, los paros, los bloqueos y los hechos de sangre. Cada movimiento magisterial se convertía en caos con la obstrucción del tránsito y la justa molestia del público. La Secretaría de Gobernación no pudo encontrar los elementos para resolver y todo lo concentró en un diálogo inútil que nunca arrojó resultados factibles. Varios meses estuvieron los maestros ocupando el Zócalo de la Ciudad de México o la Plaza de la Ciudadela. Les prometían alguna solución que se cumplía a medias y los llevaba a suspender el paro y volver a su lugar de origen para luego retornar cuando advertían el incumplimiento a lo ofrecido. Su petición era y sigue siendo una: la abrogación de la reforma.
Pero hay que ver como estados como Michoacán, Chiapas y Oaxaca, son los que resienten la acometida magisterial que va contra el gobierno federal, pero se escenifica en estas entidades. En lo que corresponde a Chiapas los planteamientos de los maestros, propios de la jurisdicción local, se han resuelto en tiempo y forma con diálogo y buen trato, pero en lo que corresponde a la federación no hay solución porque al fin los paros, marchas, plantones y mítines, lo resientes los estados y su población, sin deberla ni temerla.
Aquí los funcionarios de todos los niveles deberían aportar un efectivo concurso para buscar soluciones y tratar de convencer a los maestros de cambiar su actitud, deben hacerlo con un grupo coherente, sensato y efectivo y no con llamados a través de declaraciones en los medios que ningún impacto causan por la ausencia de autoridad moral de quien las emite.
Ahí está el ejemplo del diputado Willy Ochoa, que llama a privilegiar el derecho de los alumnos, un llamado hueco, vacío, inconsistente, propio del más vulgar lugar común al que ningún maestro puede hacerle caso por intrascendente. Lo que debió hacer es integrar un grupo de diputados, con él a la cabeza, buscar a los maestros y a sus líderes y tratar de persuadirlos, porque el refrán, hablando se entiende la gente, tiene tal sabiduría que por eso es tan popular.
Colaboradores como este no sirven para nada más que para el medro, el tráfico de influencias y el engaño, porque siempre han vivido de la mentira.
El gobernador Velasco está más solo en esta hora final. El carga con la gran responsabilidad sobre sus hombros, nadie lo ayuda y los que debieran hacerlo están buscando acomodo en el próximo gobierno, pero eso sí, continúan recibiendo sueldos y canonjías del actual régimen.
Ojalá y no se diera el cierre de las escuelas anunciado para hoy. Los mentores tienen la palabra.