“La Nena” Orantes, lecciones de la derrota

Sergio Stahl/Ultimátum

María Elena Orantes López (#LaNena, en adelante) acaba de sufrir una derrota electoral estrepitosa, al perder  -el domingo 1 de julio pasado- no solo la elección de Senador de la República uninominal, sino también la curul senatorial que por la vía plurinominal se le había asignado en el Partido Movimiento Ciudadano.
En la elección legislativa federal, #LaNena compitió como candidata por la coalición Por México al Frente al Senado de la República, ocupando la primera fórmula senatorial de dicha coalición en Chiapas.
#LaNena hizo una campaña electoral un tanto frívola y bastante desangelada y no quiso aprovechar la oportunidad para reparar los daños políticos personales que le causan  su notorio desarraigo y su falta de conexión con la gente del terruño. La frivolidad y el descuido político, llevaron a #LaNena a hacer campaña virtual más que nada y aparte se la pasaba viajando a la Ciudad de México.
Las consecuencias de su estilo personal- frívolo y descuidado- de hacer campaña fueron el rechazo patente de la ciudadanía a su alternativa política. Algo así como 170 mil votos consiguió #LaNena en las urnas el 1 de julio pasado, una cifra irrisoria comparada con los más de 700 mil votos que sacaron Eduardo Ramírez Aguilar y Sasil de León Villard, los abanderados de Morena, que ganaron la elección senatorial de calle.
Por otro lado, en el colmo de la mala suerte, a #LaNena le falló el paracaídas plurinominal con el que planeaba sobreponerse a una derrota en las urnas y poder seguir viviendo a todo lujo con cargo al erario federal: El Partido Movimiento Ciudadano no alcanzó la cifra de votos necesarios a nivel nacional que se requerían para poner a #LaNena en el Senado de la República por la vía plurinominal.
Las lecciones políticas de tan estrepitoso descalabro electoral que acaba de sufrir #LaNena, son varias, pero basta con exponer aquí en El Diván la principal:
Frívola y sin arraigo político, #LaNena cosechó una brutal derrota electoral (la segunda  en su foja política que por cierto contempla también tres triunfos en las urnas por la vía uninominal : una diputación local, una senaduría de la República y una diputación federal, cargos de elección popular que fueron conseguidos con el ropaje del PRI) cuya principal lección es el mensaje que la gente le envió en las urnas: #LaNena ya no tiene nada qué hacer en Chiapas, porque ella ya perdió su arraigo y también su empatía con el pueblo de estas tierras sureñas. Quizá a #LaNena la podremos ver pronto en alguna latitud del gobierno federal detentando un cargo gubernamental, pero en Chiapas definitivamente ella ya no pinta para nada.
En fin.

BALCÓN

Por la venta de los aviones chatarra que tiene el gobierno del estado al servicio del titular del Poder Ejecutivo de Chiapas, no creo que se vaya a conseguir una fortuna para beneficio de la austeridad oficial, pues esas aeronaves están tan viejas que no valen ni la quinta parte de su costo original. Como fierro viejo quizá sí valgan bastante, digo, por el peso que tiene cada aparato. O sea, no inventen que con anunciar que se van a vender esos aviones chatarras, ya el próximo gobernador del estado merece el aplauso, porque dizque comienza a limpiar la casa de oropeles y lujos. Cuando se consume la venta de esos fierros viejos con forma de aviones, entonces veré si vale la pena aplaudir a #Rutilio por eso. En otras palabras, se me hace muy temprano para ponerse a cantar loas a quien todavía no asume el poder, pero al que  ya le comienzan a quemar incienso en la prensa tradicional y en las redes sociales, en una “versátil” actualización del tradicional culto a la personalidad a que son tan afectos muchos periodistas respecto del inquilino de Palacio de Gobierno. La sobada adulación sexenal al gobernador ya comenzó para #Rutilio…eso es todo.

EL DARDO

Siempre prefiero quedar como impertinente ante los poderosos, que pasar por lambiscón de los mismos ante mis fieles lectores/as.

asuntopublicoficial1962@gmail.com