El debate

Sergio Stahl/Ultimátum

Primera parte

La pregunta que mis lectoras y mis lectores quieren que el autor de EL DIVÁN responda con claridad, es la siguiente: ¿Quién ganó el debate realizado el domingo 13 de mayo entre los cuatro candidatos a Gobernador del Estado?.
Antes de formular mi respuesta a esa pregunta, me ocuparé de hacer un análisis general del debate, con énfasis en el desempeño de cada uno de los cuatro participantes.
1.-El formato del debate resultó un tanto rígido y los tiempos que se concedieron a cada uno de los participantes para exponer sus ideas y propuestas y para hacer uso del derecho de réplica, fueron muy breves, apenas 1 minuto y 30 segundos para los parlamentos de fondo y 60 segundos para la réplica. Es difícil que con esos tiempos tan reducidos un candidato pueda en verdad desarrollar sus argumentaciones y asimismo  responder a los cuestionamientos de los moderadores con profundidad y largueza.
En cuanto al desempeño del  moderador Amado Avendaño Villafuerte  y de las moderadoras Elisa Alanís y Martha Reyes, considero  que estuvieron a la altura  del debate e incluso  lograron darle agilidad y sustancia al intercambio de ideas, invectivas y propuestas entre los candidatos, al plantear temas de fondo y al hacer cuestionamientos  con cierta dosis de malicia política. En otras palabras, gracias a la  inteligencia, a la agudeza y a la malicia  de los moderadores se consiguió que los participantes se liberaran un poco de las ataduras formales del debate y que hablaran con soltura y  actuaran con  gracia.
2.- José Antonio Aguilar Bodegas sacó a relucir su experiencia en las tareas de Gobierno y su conocimiento profundo de la realidad de Chiapas al formular cuatro ejes de trabajo en su proyecto de Gobierno: la Salud, la educación, la economía y la relación del Estado con la Federación. Sin duda, “Josean”  tiene una propuesta de trabajo realista y viable; empero, en un punto concreto Aguilar Bodegas no estuvo atinado y fue en el planteo de que el cultivo de la palma africana podría ser la gran alternativa de desarrollo y progreso económico para el campo chiapaneco. Y es que el cultivo de dicha planta no ha tenido buenos resultados en Chiapas y además se considera que las plantaciones de la palma africana afectan el equilibrio ecológico y fomentan la deforestación. Por otra parte, “Josean” no desaprovechó la oportunidad de lanzar sus  dardos venenosos tanto a Roberto Albores Gleason como a Rutilio Escandón Cadenas, y a los dos le asestó un par de banderillas con  papelito en mano avalando sus dichos, y puesto que los aludidos no cayeron en las provocaciones de Aguilar Bodegas y optaron por guardar silencio eludiendo  la confrontación con el tapachulteco, se generó  la percepción de la gente que ubica a “Josean” como un político de combate que quiso fajarse con sus rivales, pero que no pudo darles una felpa solamente porque sus contrincantes rehuyeron el encontronazo. En pocas palabras, Aguilar Bodegas con su beligerancia cimento su imagen pública de auténtico opositor al régimen estatal en turno.
3.- Roberto Albores Gleason demostró que ha trabajado duro en su cuarto de guerra en el campo del entrenamiento mediático. Gleason se veía muy sereno y seguro ante las cámaras y fue el único de los participantes que acomodó con exactitud sus parlamentos a los tiempos tan reducidos que ofreció el formato del debate. El entrenamiento mediático de Gleason también se notó en la postura corporal de seriedad y formalidad asumida por el priísta en su atril, en sus ademanes mesurados y en su manera de mirar alternadamente a la cámara y a los moderadores. También se pudo percibir que Gleason tenía bien memorizados sus parlamentos y por ello no tuvo trastabilleos en su oratoria. En pocas palabras, Gleason se lució como un actor bien entrenado que sabe darle forma y sustancia a su personaje. En el área de las propuestas de fondo, Gleason hilvanó un discurso coherente y dibujó un programa de trabajo gubernamental  que gira en torno al impulso económico y la generación de empleos para las nuevas generaciones que cada año se incorporan a la fuerza de trabajo; planteó asimismo el desarrollo del turismo como un eje clave para conseguir una mejor economía estatal; se comprometió también a mejorar los servicios de salud y asumió como su responsabilidad el incrementar la calidad de la educación, entre otras propuestas de fondo. Roberto Albores Gleason hizo valer su slogan de campaña: “Ni me asusto ni me rajo”,  en el debate, pues  puso en claro que él está capacitado para afrontar los retos que plantea Chiapas con ideas y al mismo tiempo mostró su arrojo como político y su valentía como candidato a Gobernador  que no le saca al parche ante los problemas y las carencias que sufre Chiapas.
Mañana, la segunda parte del análisis del debate del domingo pasado.

BALCÓN

Un tema que los cuatro candidatos no quisieron abordar con rigor o que optaron por sacarle la vuelta, fue el de la calificación  que le darían  la administración de Manuel Velasco Coello. Gleason, por ejemplo, evadió responder la pregunta (Algo así como : ¿Qué calificación le da usted a la gestión de Manuel Velasco Coello”?.)que  planteó uno de los moderadores del debate y el priísta dijo que no era su papel el de juzgar al actual régimen estatal sino el de proponer mejoras. A su vez, “Josean” fue cauto al responder -sin criticar frontalmente al Gobernador Velasco- la pregunta en cuestión con una frase de cajón: “No habrá impunidad para nadie y el que la haya hecho, la tendrá que pagar”. Rutilio Escandón Cadenas también eludió la crítica directa al Gobernador Velasco, aunque soslayadamente el candidato de izquierda sí hizo un juicio sumario negativo al decir que la gente está harta de la impunidad, molesta por la injusticia social e inconforme con la desigualdad económica imperante en Chiapas. Y ni siquiera el rústico independiente Jesús Orantes Ruíz se atrevió a criticar directamente al Gobernador Velasco, pues el pintoresco candidato a Gobernador se encerró en sus acusaciones lapidarias al sistema y a la clase política sin personalizar sus criticas. O sea, para el Gobernador Manuel Velasco Coello el debate fue como asistir a la puesta en escena de una obra teatral de corte bucólico, ya que su figura y su Gobierno no sufrieron ningún raspón o abolladura. Salió Manuel limpiecito pues..Eso es todo.

EL DARDO

¿Será que los ataques virulentos que recibe Oswaldo Chacón en algunos portales de Internet que difunden “fake news” vendidas al mejor postor, están motivados por la supuesta “tacañería” del Consejero Presidente del IEPC, quien dicho sea de paso no tiene recursos financieros suficientes para pagar publicidad institucional en todos esos espacios virtuales – dizque “periodísticos”- que pululan en las Redes Sociales?. Es pregunta, conste.

asuntopublicoficial1962@gmail.com