Duras críticas dirigió el doctor Francisco Rojas Toledo en contra del gobierno de Manuel Velasco Coello, al que calificó como “una administración creadora de despensas que lucra con la pobreza y el hambre de la gente”. Sus interesantes conceptos los expone en la entrevista exclusiva que concedió a ULTIMATUM.
Rojas Toledo es un destacado ciudadano y profesional chiapaneco, ex diputado local y federal y ex presidente municipal de Tuxtla Gutiérrez, conocedor amplio de la problemática social del estado que ahora aspira a gobernar.
El caso es que los conceptos expuestos por el doctor Rojas Toledo son los mismos que expresan y sienten los chiapanecos, lo que quedó comprobado con las numerosas coincidencias de los lectores no solo aceptando lo dicho por el doctor, sino expresando que se quedó corto con lo emitido.
De que este es un gobierno de despensas, efectivamente lo es y no hay que recorrer mucho tramo para comprobarlo. En esas giras, dizque de trabajo del gobernador, la gente asiste porque sabe que le van a entregar una despensa, con frijol, arroz, aceite, galletas y una lata de atún. El hambre les hace arrebatar las despensas y retirarse muy contentos con lo recibido, cuatro o cinco meses después la ración se volverá a repetir porque ese es su estilo de gobernar, como dice Rojas: lucrando con el hambre del pueblo.
Manifiesta el galeno que la salud y la educación son los principios básicos para lograr el crecimiento de cualquier sociedad, insistiendo que las reformas en este tema son planteadas de manera general olvidando incluir las pluralidades de cada una de las entidades federativas “se hace una reforma educativa de manera general; la realidad de Chiapas no es la misma de Oaxaca, Tabasco o Sonora; hay que sentarse con los profesores, capacitarlos y buscar soluciones en conjunto para que, si sale algo mal, todos seamos responsables”.
La entidad, enfatizó el doctor, atraviesa por un gobierno mediocre por los grados de corrupción y cinismo cómo se maneja. La sociedad actual por mucho tiempo permaneció callada, por conformismo o por miedo, hoy se le ve irritada, enojada, a pesar de ello, con todo y que el barco se está hundiendo, las cosas no parecen cambiar.
La corrupción y el cinismo que el doctor Rojas y otros tantos chiapanecos advierten en este gobierno, se da por procaz esnobismo, como si se tratara de aprovechar la oportunidad para acumular riquezas por todos lados, a costa de la miseria del pueblo. Para actuar así influyen tanto la inexperiencia como la falta de probidad moral sea por genes atávicos o por degeneración de principios rectores, torcidos por voluntad propia. La ocasión hace al ladrón expresa el refrán y en el caso al que le venga el guante que se lo plante.
Lamenta Rojas que Velasco Coello haya conformado su gobierno con gente mediocre, impreparada e inculta y en efecto así es. Todos esos personajes, fácil de identificar, ahora son ricos a la sombra de la corrupción. Imposible sostener que el de Velasco es un gobierno honrado, si así fuera el florecimiento de Chiapas estaría en su apogeo como radiante primavera.
Sostiene el doctor Rojas que el turismo debería ser punta de lanza para el desarrollo de la entidad, ejemplifica y dice que Costa Rica es un país con menos kilómetros cuadrados que Chiapas con menos atractivos y vive del turismo. Se pegunta: ¿Qué tienen ellos que no tengamos nosotros? Y responde: Educación y un Estado de Derecho.
El manejo del turismo en Chiapas está en manos de un bribón como Mario Uvence asaltante de ese cargo y de otro donde dio rienda suelta a la corrupción, hasta el hartazgo. Ha medrado, ha engañado, ha sido un simulador, el turismo no registra ningún avance ni innovación. Han sido seis años de retroceso.
La entrevista con el doctor Rojas Toledo ha sido aleccionadora, es una verdad irrebatible y la verdad no puede esperar.