Celebra familia periodística, el primer año de vida de este medio impreso. Amet Samayoa agradece el apoyo de todos los colaboradores que hacen posible que el proyecto esté cada vez más posicionado entre los lectores

Christian González/Ultimátum
TGZ
Periodistas, amigos, familiares, guías espirituales y todo el equipo que conforman el Diario Ultimátum celebraron ayer, con un desayuno en un salón de fiestas al poniente de esta ciudad, el primer aniversario de dar a conocer los hechos más relevantes que acontecen en Chiapas a los miles de lectores que, día a día, buscan esa información clara, veraz y oportuna.


Invitados como Susana Solís, Fredy López Arévalo, César Espinosa, Víctor Rumaya, Huber Ochoa, entre otros, engalanaron esta reunión no solo para festejar el aniversario de esta casa editorial, sino también para reconocer que, en poco tiempo, los avances han sido “a pasos agigantados”, con una penetración importante en el lector chiapaneco e incluso en algunos de otras entidades del país.
Acompañado por sus hijas, Jassia y Nilse Samayoa y después de reconocer el respaldo de todos los colaboradores, el director de esta casa editorial, Amet Samayoa Arce manifestó: “Parece que fue ayer, como diría el maestro Manzanero, que iniciamos este proyecto periodístico con mucha emoción, con mucho compromiso, para ser un periódico plural, crítico, ¡y lo estamos logrando!”.
A 365 días, agregó, “puedo decirles con gran satisfacción, con gran emoción, que me siento muy complacido por los éxitos obtenidos, no solo de lo que es el impreso, sino desde el periódico digital, y destacar que ya somos líderes en interacción, y eso no lo han logrado otros medios”.
Reconoció el esfuerzo de cada uno de los que integran esta familia editorial, y los conminó a caminar juntos, hasta hacer esa sinergia, “una sociedad con ideas, esfuerzos, y compartir este proyecto… Y sin duda, con la periodista Susana Solís, lograremos esa convergencia digital a la que le apostamos”.
Al momento de recordar a su padre, quien a principios de este 2018 dejó de existir, Amet Samayoa no pudo contener las lágrimas, pero prosiguió: “No puedo dejar de mencionar a mi madre, aquí presente, y me inclino ante ella, y con tristeza les digo que, a medio trecho, de lo que significaba para nosotros el arranque de Ultimátum, el 11 de febrero falleció mi papá… Me hace falta, él estaba muy emocionado, muy orgulloso de ver lo que hacíamos”.
Cuando iniciamos este proyecto, recordó, coincidió con su papá en que no solo arrancaba con “el pie derecho”, sino con la bendición de Dios, “nada es igual después de su partida, sentimos su ausencia física, pero su presencia la sentimos en nuestros corazones y sabemos que siempre nos guiará”.
Por su parte, Armando Rojas Arévalo, cuya pluma redacta a diario la columna “Epistolario”, agradeció la invitación de Amet Samayoa, y reconoció que, apenas en un corto lapso, “ese hijo (refiriéndose a Diario Ultimátum) no solo ha aprendido a caminar, sino que ya corre, porque este niño ha crecido mucho, y crecerá más”.
Para él, es de suma importancia mezclar la versión impresa pero a la vez “inyectarle fuerza” a la parte digital, “no quiero que mis palabras parezcan pretenciosas, pero desde hace tiempo se vaticinaba la desaparición de los periódicos, y hoy un periódico es como un enfermo que tenemos en casa que, en las noches, se muere o agoniza, y a la mañana siguiente amanece como ‘siempreviva’, y uno no sabe qué hacer…”
A pesar de ello, afirmó que el periodismo impreso no morirá, “se mueren otros medios, pero todo es problema del enfoque: ¿Qué quieren en este momento? El periódico impreso es un medio que prevalecerá, a pesar de que la era digital vino a ser como un tsunami, porque la inclusión de las redes sociales nos obligó a cambiar la plataforma de negocios y de contenido”.
Por ello, destacó que diarios como Ultimátum estén interesados en rescatar los géneros periodísticos que no precisamente tienen que adaptarse a la inmediatez, como el reportaje, la crónica, el artículo de fondo, el ensayo y la columna, “no puedes publicar una nota mañana, porque sucedieron mil cosas antes, pero las redes sociales sí, y no pueden competir con las altas tecnologías, pero sí complementarse, como lo hace Ultimátum, con su formato impreso pero también con la información que se mueve en las redes sociales”.
Antes de terminar su participación, felicitó a la familia Ultimátum “por este gran esfuerzo que hacen, desde el primer día, y tengo el deseo de estar inmerso, o de subirme al carro del progreso”.
En su oportunidad y tras de agradecer la invitación de estar presente en esta fiesta, la reconocida periodista Susana Solís Esquinca, quien también será parte de este proyecto periodístico, comentó que es un momento importante para hacer sinergia en esta etapa disyuntiva que vive la sociedad, con la aparición de las nuevas tecnologías de la información, pues han cambiado la visión de comunicarse.
“Estaremos integrados con Amet, para potenciar todo este salto que se da en esta convergencia digital, porque de siete mil millones de personas en el planeta, casi la mitad está conectada, tiene acceso a internet, y de ese cúmulo, poco más de dos mil millones cuenta con acceso a una red social, por ello la importancia de hacer un nuevo periodismo”, detalló.
Lo mejor, dijo, es innovar o replicar lo que se hace de forma impresa, “es decir cómo conviven los medios impresos con los digitales, de manera conjunta, pero también cómo cambiamos las narrativas para acceder a un segmento joven, que es el que más consume este tipo de redes sociales, y cómo dar el salto para tener más seguidores, más ‘me gusta’”.
Sobre el progreso de Diario Ultimátum, afirmó que algo que se tiene que resaltar es que concentró a las “mejores plumas”, las más reconocidas de Chiapas, “lo que es un reto muy difícil, y acá se logró; y lo mejor, este diario preserva el rigor periodístico: la veracidad, la objetividad, y que claro que se puede mezclar con las redes sociales, porque vienen tiempos diferentes”.

LOS NÚMEROS LO DICEN TODO

Rolando Domínguez, subdirector de esta casa editorial, avaló el crecimiento de Diario Ultimátum durante los primeros 365 días del año, y además reveló las cifras que, tanto en versión impresa, como en digital, se han logrado, “pero antes agradecerle a Amet Samayoa la confianza depositada en mí”.
En el tema de redes sociales, afirmó que Ultimátum presenta los mejores números, con 36 mil seguidores, alcanzados prácticamente en los últimos seis meses, “los resultados se derivan del esfuerzo de nuestros compañeros reporteros, que cubren la noticia, que están en el momento de la cobertura”.
Para ser un medio impreso, resaltó que se cuenta con el primer lugar en interacciones reales, lo que lo pone como líder en esta parte. “Nuestro portal también ha alcanzado una cifra importante, con lectores en su mayoría jóvenes y adultos”, puntualizó.
De los 36 mil seguidores, 33 mil radican en México, 858 en Estados Unidos y Guatemala, y el resto se divide en personas de Sudamérica, mientras que en Tuxtla se cuenta con más de 14 mil, seguido de Tapachula con casi mil 900 y San Cristóbal de Las Casas con mil 732; también hay gente de Yucatán y de la Ciudad de México.
Una de las publicaciones que más alcance consiguió fue aquella del Volcán de Fuego, en tierra “chapina”, con 583 mil reproducciones, más dos mil veces compartida; “pero sin duda es la nota roja la información que más le gusta a la gente”, resaltó.
Al final de cada una de las participaciones, fue transmitido un video en el cual Amet Samayoa explicaba las nuevas aportaciones, ya en materia digital, que vivirá Diario Ultimátum, desde las pruebas de análisis, videocolumnas, y proyectos como: “Ultimátum Convergencia Digital”, “Ultimátum Jóvenes”, “Ultimátum Percepción Social” “Ultimátum Espacio Ciudadano”, los cuales harán que la noticia en este periódico sea un referente.
Además, los presentes se tomaron la fotografía del recuerdo con Amet Samayoa Arce, quien en todo momento se mostró complacido por que lo hayan acompañado en este momento tan importante para él y su familia.