Los inculpados ignoraron la señal de alto y siguieron de frente, por lo que los agentes Ministeriales iniciaron una persecución, desatándose una balacera metros adelante, pues los policías Estatales Preventivos trataban de impedir que la unidad fuera revisada

Sandra Paredes/Ultimátum
JUÁREZ
Los elementos de la Policía Estatal Preventiva, Saúl Bolaños, Alberto Peña y José Francisco Rodríguez, fueron detenidos la mañana de ayer jueves por agentes Ministeriales asignados a la Fiscalía del Distrito Norte, sobre la carretera Juárez – Reforma, cuando al parecer trasladaban varios kilos de droga en una patrulla de la Policía Estatal Acreditable.
Los detenidos están adscritos al destacamento del municipio de Pueblo Nuevo Solistahuacán y viajaban a bordo de una patrulla de la PEP, pero al llegar al entronque que conduce al ejido Belisario Domínguez, en el municipio de Juárez, policías Ministeriales que habían montado un punto de Control Preventivo Provisional y les marcaron el alto.
Los inculpados ignoraron la señal y siguieron de frente, por lo que los efectivos iniciaron una persecución, desatándose una balacera metros adelante, ya que los policías Estatales Preventivos mostraron resistencia y evidentemente trataban de impedir que su patrulla fuera revisada. Según informe oficial, fueron los implicados en el tráfico quienes dispararon primero.
En la huída, el policía de apellido Bolaños recibió dos impactos de bala en un hombro, por lo que tuvo que ser trasladado al Hospital General de Pichucalco y posteriormente a un sanatorio particular en la ciudad de Tuxtla Gutiérrez.
La Policía Ministerial de Pichucalco se encargó del aseguramiento de la unidad de la Policía Estatal Acreditable, misma que resultó con varios impactos de bala en el parabrisas y en la que fueron encontrados varios paquetes presuntamente con droga y diferentes tipos de arma de fuego; hasta el cierre de esta edición, se desconoce cuántos kilogramos fueron decomisados y qué tipo de estupefaciente, así como el calibre y procedencia de las armas.
Al lugar arribaron elementos del Ejército Mexicano y Policías Municipales de la región, que coadyuvaron a reforzar la seguridad en donde se registró la balacera y escoltaron el traslado de los elementos detenidos.
Por su parte, la Fiscalía de Distrito Norte abrió una carpeta de investigación para fincar responsabilidades y definir la situación jurídica de los asegurados, quienes –según dijeron las autoridades- muy probablemente serán vinculados a proceso.

Extraoficialmente

De último minuto, trascendió que el comandante Israel, a cargo del subsector de la Policía Estatal Preventiva en el municipio de Reforma, llegó a la Fiscalía de Distrito de ese municipio, acompañado por decenas de elementos fuertemente armados, presuntamente para reclamar que “le entregaran a sus hombres que habían sido detenidos”, pero las autoridades allí presentes, le indicaron que “todo se hará conforme a la Ley, por lo que le pidieron que se retirara y les permitiera trabajar”.
Hasta el momento no hay ningún comunicado de prensa, ni una postura por parte de la Secretaría de Seguridad Pública del estado, que aclare lo que pasará con los uniformados que fueron detenidos en el municipio de Juárez, Chiapas.