Agencias

LA

La Academia de Hollywood desplegó ayer la alfombra roja de la 90 edición de los Oscar a falta de cuatro días para la gran fiesta del cine, fecha para la que se teme que el frío y las precipitaciones hagan acto de presencia.
Curiosamente, el color de la alfombra en inglés recibe el nombre de “Academy Red” (rojo Academia) pero, en realidad, tiende más al granate, un tono por el que la institución apostó hace ya 16 años.
La gran novedad de esta edición será la ausencia de enormes estatuillas doradas a lo largo de los 275 metros de alfombra roja, como era menester.