Patricia Sánchez / Ultimátum

TGZ

Seis de los desplazados que ayer cumplieron una semana en plantón frente al Palacio de Gobierno, iniciaron huelga de hambre indefinida para exigir que se les brinde atención, además de la liberación de Javier Cruz Gómez y José Cruz López, culpados de manera injusta por homicidio.
Luego de la conferencia de prensa encabezada por Guillermo Santiago, diputado federal de Morena, Exequiel Cruz López, Aracely Cruz López, Romeo Cruz López, Alonso Gutiérrez Cruz, Bersaín Hernández Cruz y Miguel López Santiz, confirmaron que inician una huelga de hambre y no la finalizarán hasta que no se resuelva la situación jurídica de los acusados.
Diego Cadenas Gordillo, director del Centro de Derechos Humanos K´u Untik, dio a conocer que esta acción de los desplazados también es para pedir a las autoridades estatales que les brinden la atención debida, ya que la omisión de la instalación de dicho Consejo es una prueba de la indiferencia que tienen las autoridades por esta problemática.
El ejido Puebla del municipio de Chenalhó, no es el único lugar en donde hay desplazados, Chalchihuitán, Tenango, Ocosingo, Zinacantán y Cintalapa son lugares donde también se ha dado esta problemática y no se les otorgado la atención necesaria. Varios de los afectados por esta situación en estas zonas se han unido al plantón.
La falta de alimento, atención a la salud y medicamentos hacen que cada día sea más difícil de pasar pero esta es la situación que han estado enfrentando desde hace un año y nueve meses, cuando el 26 de mayo del año pasado fueron desplazados de sus hogares.
El activista mencionó que al menos en este plantón la ciudadanía se ha solidarizado con ellos llevándoles alimentos como arroz, frijoles o maíz, algunas prendas de ropa y medicamentos, por lo que la situación ha sido un poco más llevadera.
En el plantón están instaladas alrededor de 255 personas, de las cuales 64 son mujeres y 116 son infantes, de ellos siete nacieron en esta situación de desplazamiento.
Algunos adultos y menores han sufrido en estos días enfermedades gastrointestinales, problemas de nutrición y crisis nerviosas por el estrés, en ocasiones han tenido que acudir a los hospitales públicos pero han tenido que pagar los gastos que esto ocasiona, a pesar que en reuniones han solicitado a Protección Civil hacerse cargo de los alimentos y medicamentos, los funcionarios les han dicho que desde diciembre no hay recursos y no pueden dar atención a esta problemática.
Finalmente, exigió a las autoridades estatales a que se hagan cargo de cubrir estas necesidades básicas en lo que se logra una solución a esta situación y se dan las condiciones necesarias para poder regresar a sus hogares, para ello es necesario que estas autoridades intervengan y desarmen el grupo paramilitar que es financiado por Rosa Pérez Pérez, edil de Chenalhó.