**La venta a precios exorbitantes por parte de terceros y de imitaciones sintéticas han hecho que el valor de esta resina se devalúe y los artesanos tengan que batallar para vender a un precio justo su obra

Patricia Sánchez / Ultimátum
TGZ

La venta de imitaciones sintéticas o plástico y la reventa a precios excesivos han mermado en la producción y ventas del sector de artesanos que se dedican a la extracción y fabricación de distintas piezas de ámbar original que van desde esculturas de distintos tamaños joyería con plata u oro, las cuales se usan como adorno o para la protección de las “malas vibras”.

Por desgracia cada día se va perdiendo más el valor de estas piezas y su precio se ha comenzado a devaluar por distintas razones, como la venta de piezas falsas o su reventa por parte de tiendas o comerciantes extranjeros que se han dedicado por años a mal pagar el producto y trabajo de los artesanos.

“El trabajo de los artesanos ya no se valora, muchas personas lo compran a muy bajo precio y esto ha hecho que prácticamente ya no se le gane nada ni se le valore como antes; muchas familias dependen de ello y apenas sale para subsistir”, aseveró Priscila Díaz Núñez, artesana del municipio de Simojovel.

Otro de los factores por lo que las ventas han bajado es porque la gente puede ser timada muy fácilmente comprando piezas supuestamente originales que no lo son, ya que son hechas de materiales bajos como el plástico por lo que se tienen que fijar muy bien que tipo de ámbar es el que están comprando antes de adquirirlo y por ello se recomienda que se compre con artesanos y no con intermediarios.

Aunque ya no es tan fácil extraerlo de las minas, aún muchas familias sobreviven de la extracción de esta resina preciosa que es un símbolo de la identidad del estado por sus poderes de protección y por la distinción que brinda al portarlo, por ello Díaz Núñez exhorta a las personas a conocer el municipio de Simojovel, de donde es originario el ámbar y a adquirirlo con personas dedicadas a su extracción, elaboración y venta, para que el trabajo de los artesanos se recupere.

Del 02 al 04 de febrero algunos artesanos se encontrarán en el Centro de Convenciones Polyforum ofertando sus productos a precios conscientes, para que las personas puedan adquirirlos de primera mano y admirar las piezas que se crean con esta resina.