Se analizarán las selecciones que aspiran o tienen posibilidades reales de estar entre los primeros ocho lugares

Amado Ríos Valdez/Ultimátum
TGZ
En Rusia 2018 se jugará la edición número 21 de la Copa del Mundo de Fútbol. En las 20 ediciones anteriores solo han habido 8 selecciones campeonas: Alemania, Brasil, Italia, Argentina, Inglaterra, Uruguay, España y Francia. Entre ellas se han repartido los trofeos dejando fuera a selecciones fabulosas como la de Holanda (tres veces subcampeón en 1974, 1978 y 2010), o la de Hungría (subcampeón en 1938 y 1954).
César Luis Menotti, ex seleccionador argentino y campeón del mundo con su país en 1978, consideró que hay tres tipos de selecciones que asisten al Mundial de Rusia 2018: contendientes, protagonistas y participantes.

El técnico campeón del mundo en 1978 aseguró que los candidatos a ganar la cita mundialista “son siempre los mismos”, Alemania, Argentina, Brasil, España y Francia (con la sorpresiva ausencia de Italia). Los cinco mencionados ya fueron monarcas del orbe y llegan a este torneo con un combinado lleno de futbolistas que han cosechado cosas importantes en las ligas más importantes del mundo. Los cinco son nuevamente los candidatos a obtener la Copa del Mundo y no hay en el resto de las selecciones clasificadas, ninguna que pueda acceder por lo pronto a la categoría de contendiente.
Después de las selecciones contendientes, Menotti ubica otra categoría: los protagonistas. Entre ellos están: Inglaterra, Uruguay, Portugal, Croacia, Dinamarca, Bélgica, Colombia, Suiza, y Senegal. A pesar de que cualquiera de estos puede dar una sorpresa y colarse hasta las instancias finales, todos generan dudas sobre sus posibilidades reales durante la justa veraniega.
Ya por último, se encuentran los que van al torneo mundialista con la ilusión de dar una sorpresa y dejar un grato sabor de boca entre sus aficionados: Los participantes. Equipos que con participar en la Copa del Mundo ya han logrado un éxito y que esperan un poco más. Entre las selecciones en esta última categoría están Rusia, Arabia Saudita, Egipto, Marruecos, Irán, Australia, Perú, Costa Rica, Serbia, Suecia, Corea del Sur, Panamá, Túnez, Polonia, Japón y México. De todos ellos ya han dado una buena sorpresa en diferentes justas mundialistas Costa Rica, Perú, Suecia, Corea del Sur y Polonia. Muchos de ellos no llegan con las aspiraciones de llegar lejos en la competencia pero no se puede dar por descartado que den el gran campanazo y convertirse en protagonistas.
Respecto de la Selección Mexicana el gran técnico campeón del mundo con Argentina en 1978, César Luis Menotti, aseguró que está cercana de ser un protagonista y estar a la altura de las grandes potencias del mundo. “Hoy no le basta al futbolista mexicano con pasar la primera ronda. A México se le exige estar en los cuartos de final, porque se lo ganaron los jugadores. El futbolista no debe perder la serenidad ni el compromiso. Esta exigencia los lleva a no tener la tranquilidad que se necesita para la alta competencia”, agregó.

“En algún momento, México era feliz con el hecho de participar en un Mundial. No tenía otra exigencia. Pero luego empezó a tener protagonismo. Y hoy, está en una categoría aparte, sigue siendo participante, pero se instala muy cerca entre los protagonistas, es uno de los países que están más cerca de que lo elijan para dar la sorpresa”, concluyó.
En esta ocasión vamos a analizar a las selecciones protagonistas, que son las que aspiran y tienen posibilidades reales de estar entre las primeras 8 del Mundial, más específicamente sus posibilidades son estar entre los lugares 4 al 10. En otras entregas de “De la Patada”, hemos visto con detalle a las selecciones de Inglaterra y Uruguay y sus posibilidades, por lo que en esta ocasión no las analizaremos.
De entre las selecciones protagonistas me parece que Bélgica es la que posee mayores posibilidades de avanzar y disputar un lugar en las semifinales y con seguridad podría estar en los cuartos de final. Es cabeza de serie de su grupo (el G, junto a Inglaterra, Panamá y Túnez). Su grupo lo debe pasar sin problemas. Panamá ya ha conseguido un logro histórico al clasificar por primera vez a un Mundial. Túnez dará pelea pero solo para arrancar algún empate a las potencias del Grupo Bélgica e Inglaterra.
Bélgica tiene un cuadro poderoso, ganó su grupo clasificatorio en Europa con claridad y autoridad y tiene jugadores en los mejores equipos del mundo: Porteros: Courtois (Chlelsea), Mignolet (Liverpool), Sels (Anderlecht) y Casteels (Wolfsburgo). Defensas: Alderweireld (Tottenham), Kompany (Manchester City), Vermaelen (Barcelona), Vertonghen (Tottenham), Jordan Lukaku (Lazio), Ciman (Montreal), Dendoncker (Anderlecht) y Meunier (Paris Saint Germain). Mediocampistas: Mousa Dembélé (Tottenham), Fellaini (Manchester United), De Bruyne (Manchester City), Tielemans (Mónaco), Nainggolan (Roma). Delanteros: Eden Hazard (Chelsea), Mertens (Nápoles), Bastshuayi (Borussia Dortmund), Thorgan Hazard (Borussia Monchengladbach), Mirallas (Olympiacos), Carrasco (Atlético de Madrid), Lukaku (Manchester United) y Origi (Wolfsburgo).
En esta misma categoría también se encuentra la selección de Portugal. Portugal es actualmente la campeona de la Eurocopa más reciente (2016), si bien hay que reconocer que tuvo mucha suerte y su futbol dejó mucho qué desear. En la primera ronda no ganó ningún partido y se fundamentó en un férreo trabajo defensivo en el que brilló Pepe. Una selección que contando con la gran figura de Cristiano Ronaldo no tuvo en él a su principal protagonista sino a Pepe, demuestra a qué jugó y en qué cimentó las bases de su campeonato. Portugal nunca ha tenido buenas actuaciones en los mundiales, salvo el de 1966 cuando se quedó con el tercer puesto.
Tiene algunos jugadores de renombre pero su juego los basa en lo colectivo, sobre todo a la defensiva. Algunos de sus jugadores destacados son su portero Rui Patricio (Sporting de Lisboa), sus mediocampistas Moutiño (Mónaco), André Gómez (Barcelona) y sus delanteros Bernardo Silva (Manchester City), Gonzalo Quedes (Valencia ) y desde luego Cristiano Ronaldo (Real Madrid).
Detrás de Bélgica, Inglaterra, Portugal y Uruguay, estarían, dentro de la categoría de protagonistas las selecciones de Colombia y Senegal.
Colombia es un equipo compacto que va dirigido por segundo Mundial consecutivo por el técnico argentino José Néstor Pekerman. Tiene algunos buenos jugadores en equipos europeos como su portero David Ospina (Arsenal), sus defensas Yerri Mina (Barcelona), Cristian Zapata (Milán), Davinson Sánchez (Tottenham), su mediocampista James Rodríguez (Bayern Munich ) y sus delanteros Radamel Falcao (Mónaco), Carlos Bacca (Villareal), Luis Muriel (Sevilla) y Cuadrado (Juventus). Con su buen juego de conjunto, buen trato de pelota, técnica, velocidad y fortaleza física, van a pelear por estar entre los primeros 8 del torneo.
La selección de Senegal tiene a la mayoría de sus jugadores en clubes europeos, de su última convocatoria de 23 jugadores 20 participan en las ligas europeas, destacando jugadores como Koulibaly del Nápoles y Sadio Mané en el Liverpool. La mayoría de sus jugadores militan en equipos de Francia e Inglaterra. En la anterior cita mundialista en la que participaron (Corea del Sur-Japón 2002), dejaron fuera en la primera ronda al entonces campeón del mundo, Francia, y en un juego de cuartos de final hicieron sufrir a la selección de Inglaterra que los superó más por los errores senegaleses que por los aciertos ingleses. Habrá que ver cómo se desempeña Senegal ya que está en un Grupo H muy parejo con Colombia, Japón y Colombia. Senegal, con su juego alegre, gambetero, veloz y potente, está llamada a ser una selección animadora del torneo, aunque no me parece que pueda pasar a los cuartos de final, tal vez se quede en octavos.
El resto de equipos que ubica César Luis Menotti en la categoría de protagonistas, Dinamarca, Suiza y Croacia, no les veo muchas posibilidades de avanzar a los cuartos de final, al menos no han destacado en sus últimas actuaciones mundialistas ni en los juegos de clasificación a Rusia 2018. Son equipos que van a animar el Mundial, tendrán uno o dos buenos juegos, pero caerán en las fases definitorias cuando les toque enfrentarse a alguno de los aspirantes a ganar la copa o a los principales competidores en esta categoría de protagonistas.
Claro que siempre cabe una sorpresa. Lo hermoso del futbol es que es un juego en el qué hay miles de millones de posibilidades y siempre puede haber una sorpresa, un imprevisto, un cambio, que modifiquen las probabilidades de inicio: la lluvia, el estado de la cancha, una mala tarde del favorito, una tarde inspirada del no favorito, errores arbitrales, lesiones, etc. Una vez que rueda el balón, las posibilidades se multiplican casi hasta el infinito. Y aun con eso en mente, hay que estar ciertos de que los aspirantes a ganar la copa son y serán los mismos. Al menos por esta vez en el Mundial Rusia 2018.
Dice Jorge Valdano en su libro “Fútbol: el juego infinito”, que el Mundial es “excepcional como un año bisiesto, largo como un domingo de treinta días, emocionante como la incertidumbre de todo un país, ilusionante como abrir un sobre de cromos, sufrido como el último minuto de una final, universal como la esperanza, maravilloso y apasionante como el futbol mismo.”
Y también, “Todos sabemos qué hay tres grandes grupos. Los que pierden antes de llegar (equipos que celebran los empates), los que se rebelan ante la derrota (son los que ambicionan conquistar un nuevo territorio) ya aquellos a los que no les basta con ser subcampeones (selecciones clásicas, que para mi son las que ya han ganado un Mundial, más Holanda). Fuera de estas líneas generales nadie puede arriesgar un pronóstico.El Futbol sigue siendo un enigma”.