La juventud, en definitiva, es nombrada por los adultos como “la mejor etapa”, pero en muchas ocasiones los jóvenes se preguntan si nombrarán esta etapa como la mejor a partir de cuando se vuelven únicamente adultos o llegará de repente una faz de luz que les hará ver a su etapa como la mejor, puesto que muchas veces las fases de la vida son invisibilizadas y pasadas por alto en el diario vivir.