Hace como 5 años el parque fue remodelado; hubo una inversión de al menos 40 millones de pesos. Comerciantes abogan por un plan de difusión y “una manita de gato”

Christian González/Ultimátum

TGZ

Creado el 12 de mayo de 1982, el parque de diversiones Convivencia Infantil, ubicado al norte oriente de esta ciudad capital, adolece de dos situaciones: la poca afluencia de visitantes y la escasa o nula difusión por parte de las autoridades. De hecho, para algunos comerciantes, las ventas bajaron entre el 50 y 60 por ciento, comparado con otros años.

Para los entrevistados, otro de los “enemigos” ha sido la llegada de la tecnología, lo que para ellos sería un inhibidor, es decir que los infantes estén más enajenados en un teléfono celular y no les interese entretenerse en un sitio como éste. Pero más allá de esa situación, la merma se la adjudican a la crisis económica que se vive no solo a nivel local, sino en todo el país.

Para Graciela Ventosa González, vendedora de raspados desde hace medio siglo (1969), es decir cuando este espacio aún era el Zoológico Miguel Álvarez del Toro, la pérdida de visitantes se debe a varios factores, como el poco poder adquisitivo de las familias chiapanecas, sin embargo “recordemos que esto al principio era como un juguete nuevo, todos lo querían tener, o querían estar aquí, y el tiempo pasa y ocurre esto…”.

No obstante, también cree que un factor que “les pega” es el inicio de ciclo escolar, pues para ella las familias se quedan sin dinero, “y así cómo van a venir, y pues en estos momentos todos vamos al día; otra cosa que creo es que nos falta difusión, porque tenemos seguridad, bonitas instalaciones”.

También externa que requieren de un poco de mantenimiento, aunque en estos momentos será difícil que le den “una manita de gato” porque se avecina el cambio de gobierno, “entonces al que viene le quedará el paquete. Pero no solo es el gobierno, sino que nosotros mismos destruimos las cosas; hay señores que se suben a los juegos infantiles, y si les decimos algo, ya no vienen”.

Como se informó hace apenas un lustro, durante las administraciones municipal y estatal que encabezaron Yassir Vázquez y Juan José Sabines Guerrero, respectivamente, se invirtieron alrededor de 40 millones de pesos para la remodelación de Convivencia Infantil. De hecho, hubo algunos problemas porque, para que quedaran listos los trabajos, pasó cerca de un año -de hecho se habla de que no concluyeron al 100%.

En ese lapso, los comerciantes fueron removidos de forma temporal a lo que hoy es el Parque Jardín del Arte (antes “5 de Mayo”). De acuerdo con las autoridades, solo estarían ahí por algunos meses, pero fue más de lo previsto, lo que generó que algunos quebraran o decidieran cesar por un momento sus labores. 

Diego Benítez Fausto, cuya madre Elena Fausto Calderón inició el negocio de diversiones de las motocicletas hace como 25 años, acepta que las temporadas positivas para ellos son las vacaciones, y principalmente los fines de semana, “por algo nos hemos mantenido, porque además metimos otros servicios lúdicos como ‘gotcha’, por ejemplo”.

Empero, también rememora los problemas que pasaron cuando se llevó a efecto dicha remodelación, “y le sumamos a que no lo terminaron bien, pero eso ya es asunto de gobierno. Entonces regresamos, pero la gente aún no sabía que volvimos… nos pegó estar un año en el Parque ‘5 de Mayo’ (reubicados ahí mientras se efectuaban las acciones en Convivencia)”.

De acuerdo con su visión, a este emblemático lugar le hacen falta botes de basura, más bancas, áreas verdes y un poco más de seguridad, “sí hay policías, pero hacen falta; también pedimos cámaras, porque al final de cuentas es para el bienestar de las familias que vienen… también solicitamos alumbrado”.

Para él, a la semana arriban al menos mil personas, con mayor presencia en los fines de semana. “Hay que ser honestos, mucha gente o viene por los raspados (de doña Graciela), o por las motitos… eso es de ley”, revela.

En un recorrido realizado por todo el parque, el cual abre sus puertas de 9 de la mañana a 8 de la anoche, se observó que le hace falta mayor atención; de hecho, algunas figuras, como la escultura de la “muñeca llorona” que está acompañada de unos ratones (que rememoran al personaje infantil Cri-Crí), la cual presenta averiaciones. O una réplica del castillo de Chapultepec, mismo que también presenta daños estructurales.

Aunque son “detalles”, algunos juegos infantiles presentan daños o ya están inservibles. Asimismo, es “palpable” la poca afluencia, sobre todo en las mañanas, pues cerca del 90% de locales comerciales se mantiene cerrados, mientras que el resto abre a mediodía o un poco más tarde.

José Virgilio Chacón Aragón quien elabora, desde hace más de tres décadas, vestidos para muñecas (en los últimos tiempos también hace para mascotas), sabe de la situación que padece Convivencia Infantil, y la cada vez más falta de visitantes.

Como los anteriores entrevistados, coincide en que hacen falta algunas estrategias para “jalar público”, como ofrecer más juegos pero no tan caros, o aprovechar otros espacios para hacerlos lúdicos y sin ningún costo, y lo mejor: mayor difusión.

Ha visto cómo han pasado varias generaciones, sin embargo le entristece que cada día que transcurre la afluencia disminuya, “tenemos un parque muy bonito, hay de todo, barato, y no tienen por qué ir mucho a las plazas, cuando acá tienen todo”.

De hecho, cree que se deben promover otras actividades, como cursos gratuitos a los niños, “se ha desperdiciado el espacio en sí; por eso considero que deben permitirle a la gente que venga a sus clases de danza; a costurar… eso no cuesta nada”.

Los entrevistados están conscientes de la actual situación, pero insisten en que en Convivencia Infantil obtendrán lo necesario para satisfacer sus necesidades de pasar un rato agradable. “Se ha dicho que hay inseguridad, o le dan mala fama, pero no, es todo lo contrario”, advierten.