En muchas ocasiones, y a pesar de lo que la gente cree, rentar es una opción muy viable con la que no estaremos tirando dinero a la basura. Sobre todo, si se trata de finanzas personales como un departamento.

Existen muchos departamentos en renta en DF con los que poder estar cerca de nuestro lugar de trabajo, eso significa ahorrar en transporte y ser siempre puntuales, lo que se traduce en una mejor calidad de vida.

En este texto queremos daros una serie de situaciones en las que nos es favorable la renta de un departamento antes que proceder a su compra.

¿Cuándo me conviene rentar departamentos?

Cuando nos mudamos a vivir con nuestra pareja

Llevar una relación no es siempre tarea sencilla, menos aún si has decidido dar el siguiente paso y empezar a vivir juntos. ¿Qué hacemos si ninguno tiene un piso donde alojarse? La mejor solución es la renta de un departamento.

La convivencia es el paso de fuego para cualquier relación y si las cosas funcionan, el siguiente paso podría ser comprar una casa, pero ¿Por qué arriesgarse desde el principio?

Aún no he terminado mis estudios

Ya estés estudiando una carrera universitaria o preparándote para unas oposiciones, siempre es buena opción salir del nido y dejar de vivir con los padres. Debido a que en esta etapa aún no tendremos un trabajo, no será posible desembolsar una gran cantidad de dinero, convirtiéndose la renta de departamentos en una de las opciones a tener en cuenta.

Trabajo con mucha movilidad

Empresarios, comerciantes, vendedores… si te dedicas a alguna de estas profesiones seguramente estés en continuo movimiento visitando las ciudades de tu alrededor. En este tipo de situaciones también es aconsejable la renta debido a que nunca sabes en qué residencia tendrás que hospedarte cada día.

No puedo hacer frente a todos los gastos

Cuando compramos una vivienda nos creemos que únicamente tenemos que afrontar sus mensualidades, pero nos olvidamos del seguro, impuestos, mantenimiento y distintos tipos de servicios a los que deberemos hacer frente. Por otro lado, encontramos el vivir solo, donde únicamente tienes que preocuparte que todo esté en buenas condiciones y el casero o propietario se encarga del resto.

Necesito ahorrar para el futuro

Es posible que hace poco tiempo que tienes trabajo o aún tienes que hacerte cargo de diferentes deudas, como el pago del vehículo, motivo por el que plantearse la opción de rentar hasta que lleguen tiempos mejores.

¡Vamos a ser papás!

Después de tanto tiempo en mente, por fin ha llegado la hora de ejercer nuestra labor de padre. Pero no olvides que tener un hijo significa que tus gastos aumentarán. Debes comprar pañales, juguetes, comida, bebida, ropa y un sinfín de objetos y prendas que te traerán de cabeza. Una renta puede darte esa flexibilidad que estabas buscando y hacer que tu nivel de estrés se reduzca hasta que tus gastos estén estabilizados.

Necesito flexibilidad

Si aún no te has decidido en qué ciudad vivir, sin ninguna duda rentar es tu opción hasta que te aclares. También puede servirte a modo de prueba para comprobar por ti mismo en qué zona te encontrarás mejor.