Durante el gobierno de Donald Trump, fueron repatriados 135 mil mexicanos; 650 de ellos son chiapanecos. Crece el fenómeno infantil; calculan que se elevó casi al 140 por ciento

Christian González/Ultimátum
TGZ
Cada año, al menos dos millones de personas migrantes, sobre todo de Centroamérica, ingresan a Chiapas, de las cuales el 15 por ciento son niños y niñas. Incluso, en la última década, la migración infantil creció hasta en 139 por ciento. Además, de acuerdo con el Parlamento Centroamericano, se habla de más de 60 “pases ilegales identificados”.
De acuerdo con la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), se estima que un millón de mexicanos documentados y no documentados migran hacia Estados Unidos cada año. A estos datos se suman los cerca de 400 mil mexicanos repatriados anualmente de la Unión Americana, según datos del Instituto Nacional de Migración (INM). Estas cifras han convertido a la frontera entre México y EU en la más transitada del mundo y a México en un país con una excepcional dinámica migratoria.
Además, advierte, alrededor de 11 millones de personas nacidas en México viven en EU. Zacatecas es la entidad con más alto índice de intensidad migratoria (4 mil 422), seguida de Guanajuato y Michoacán, las cuales presentan índices muy similares: 3 mil 891 y 3 mil 868, respectivamente, y Nayarit, que figura en el cuarto lugar, con un índice de intensidad migratoria a EU de 3 mil 370.
En la actualidad, se calcula que alrededor de 135 mil mexicanos (de ellos 650 son chiapanecos, la mayoría indígenas y de extrema pobreza) fueron repatriados por el gobierno “gringo” de Donald Trump, aunque esta cifra aún no alcanza a las que se dieron en 2013 y 2014 en la era de Barack Obama.
Para Marco Tulio Carrascosa, representante de la Oficina de Enlace Internacional, el panorama actual en materia migratoria en todo el mundo “es alarmante, y más en Centroamérica, y no solo hablamos de Guatemala, Honduras y El Salvador, sino abarcamos México y Estados Unidos, porque de nueva cuenta la migración está en el centro de la atención mundial debido a que va al alza”.
No obstante, aceptó que algo que les preocupa aún más es que la migración infantil ha ganado terreno, “por eso decimos que es urgente atenderlo, y proponer soluciones inmediatas a este problema que se convertiría en una crisis no solo en Centroamérica, sino para México y EU”.
De hecho, aseveró que Chiapas aún es una “frontera porosa”, es decir, de fácil acceso, “los programas lanzados por el gobierno nacional han permitido que muchos de esos migrantes no ingresen; de hecho no hace falta hacer un gran estudio sobre la migración, pues solo basta ver los semáforos de Tuxtla, ir a Tapachula o Tabasco y veremos cientos de migrantes que piden una moneda en las calles”.
Lamentó que el actual gobierno estadounidense invierta demasiados recursos al tópico migratorio, “y por eso se espera que miles de connacionales sean repatriados, aunque no es lo que se calculaba, es decir ha sido menos a lo que hizo la administración de Obama”.
Con la finalidad de que la situación no sea tan severa, comentó que es necesario establecer buenos tratados o convenios con las instituciones migratorias de EU y así garantizar los derechos humanos de las personas migrantes.

VEJACIONES, IMPARABLES

Con base en datos de diputados migrantes o quienes defienden a este sector en varios países, se advierte que México “es el campeón mundial” en vejaciones y en violaciones a los derechos humanos de las personas migrantes, y se señala que existe una red de corrupción en la que están inmersos policías fronterizos y migratorios.
“Mujeres que son violadas, o ultrajadas, o a quienes se les arrebata su dinero o los utilizan para cuestiones de drogas”, advirtió Marco Tulio, quien agregó que esto no es un tema minúsculo.
Sobre la creación del Instituto del Migrante que se anunció el año pasado, aclaró que hasta el momento no se sabe cómo operará o cuáles programas se lleven a efectos, “sabemos de algunos programas del gobernador a favor de los repatriados, pero no en cuanto a dicho instituto”.
Al respecto, algunos especialistas y organizaciones civiles proponen que Chiapas sea incluido en el Plan de Alianza para la Prosperidad, ya que EU en el 2014, después de lanzar una alerta mundial por la deportación de 40 mil niños migrantes, hubo una reunión entre el gobierno “gringo” y con los presidentes de los países que integran el “triángulo norte”: Honduras, Guatemala y El Salvador para hablar sobre el tema.
“Por desgracia, Chiapas no fue incluido en ese plan, por eso creemos que debe ser tomado en cuenta para frenar la migración. Porque si una persona tiene oportunidades en su país, no tendría que salir a buscar mejores opciones de vida. Y de nada sirve que la frontera norte sea ‘blindada’ si la sur está desprotegida”, comentó.

MIGRANTES NO SON DEPREDADORES NI DELINCUENTES

Felipe Aguirre Franco, ex obispo de la Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez, exhortó al mundo a ver a los migrantes como hermanos, “abrirles la puerta de nuestro corazón”, no verlos como enemigos o como depredadores ni mucho menos delincuentes, “por tienen derecho a vivir en cualquier parte del mundo”.
Basado en palabras del Papa Francisco, externó que hay que hacer puentes en vez de muros, “eso lo dice la Iglesia, y de esa forma vivir juntos, y decir que de cualquier pueblo, color, religión, de cualquier parte del mundo, somos hermanos”.
Manifestó que no basta con hacer acciones aisladas, sino coordinadas y continuar el problema, “porque migración siempre habrá en el mundo, aunque sea de turismo, y por eso hay que estar siempre atentos y acompañar a nuestros hermanos migrantes”.
Chiapas, refirió en entrevista en esta ciudad, tiene mucha experiencia en dicho servicio, “y creo que hemos hecho lo posible, sobre todo que en nuestra frontera, no les pase lo mismos a los centroamericanos como a los mexicanos que migran a los Estados Unidos. No debemos seguir esa políticas racistas”.
El hoy arzobispo emérito de Acapulco, Guerrero, también llamó a los connacionales a evitar cualquier situación que denigre la presencia de los extranjeros en un país: “por ejemplo, si un mexicano comete delitos en EU, está denigrando a los migrantes, pero no es ese el quehacer de los mexicanos, quienes desean trabajo, vivir en un mundo mejor”.

LEÓN Y SU VIAJE “INDOMABLE”

“Venimos pepenando el pisto (apoyo), venimos agarrando las tortillas, nos bajaron en Frontera Comalapa”, externa León Toro, longevo que comenzó su viaje “sin retorno” desde San Pedro Sula, Honduras, para alcanzar a su familia de los EU, precisamente en Miami, Florida.

Escapó de su tierra natal, lamenta, porque la inseguridad está desbordada. “Si te ven con estos tus tenis (señala al reportero), o la ropa bien, te matan, papi; la Mara Salvatrucha te agarra y no te salvas; allá no hay oportunidad ni de chambear”.
Aunque a él le heredaron unas tierras, comenta que no tiene recursos para sembrar los “cubanitos” (frijoles), “pero ya no tengo nada (en Honduras), ni pareja, ya mis seis ‘güiritos y güiritas’ (hijos e hijas) se fueron con mis hermanas cuando se dio la guerrilla, entonces sacamos a todos, y nosotros nos quedamos con nuestros padres”.
Don León se toma la blanquizca cabeza, y con el dedo índice se señala la frente: “Mira, papi, si yo me hubiera dejado la Mara me hubiera puesto el 666 en la frente, porque allá te prensan y te marcan… si me hubiera metido con ellos, de seguro ya estuviera muerto, papi”.
Primero con cierta desconfianza porque pensó que el reportero de Ultimátum pertenecía a la autoridad migratoria, León, de 79 años de edad camina entre los automóviles para pedir una “ficha” y seguir su curso, “tengo dos meses que salí, acá (Tuxtla) llevo 15 días, y duermo donde me agarre la noche, papi”.
Convencido de que Dios es su protector en el difícil caminar hacia el país del norte, muestra cierta incertidumbre porque extravió los números telefónicos de sus parientes, “se me perdieron cuando me agarró la Migra”.
Muestra un pequeño cartón con una leyenda en letras rojas donde solicita el apoyo de los chiapanecos… “Voy buscando la ‘Bestia’ pa’ seguirle, porque nosotros no podemos seguir en bus (autobús) donde nos den aventón, papi; veníamos 400 en un ‘mueble’ (tráiler)”.
Sabe que su edad sería un impedimento para cumplir su objetivo, además de que en su andar va solo, “pero no tengo miedo, yo solo busco a Dios; además, un trailero me recomendó que solito estaba mejor, porque ya estoy viejo, y que me quitara esto (una gorra) para que te vean la flor de la cabeza (en referencia a la edad)”.
Para comenzar su viaje, asegura que le pagó como 60 mil pesos al “pollero”, solo para pasar la frontera sur, “es un montón… entonces se supone que nos tiraban en Monterrey, pero ya no llegamos… estos (señala sus tenis) me los regaló un trailero”.
Durante la breve plática en el crucero de la ex fuente Mactumatzá, se toca la rodilla derecha para mostrar que ha sido víctima de los abusos de las pandillas o grupos que se dedican a atracar a los migrantes. “Me han golpeado, y la ficha (dinero) me la escondo para que no me dejen sin nada”.
En su país de origen, rememora, se dedicó a sembrar frijol y cacahuate (‘manía’), “menos droga, papi (…)”. Se vuelve a tomar su rodilla lesionada, y prosigue: “Me quitaron 300 dólares, fue una plebe de San Cristóbal de Las Casas”.
Durante su estancia en la capital tuxtleca, refiere que ha recibido el respaldo de “limpiaparabrisas” y vendedores del crucero, quienes “me dicen, ‘órale pinche viejo, acá Dios da para todos’”. Suelta una pequeña sonrisa.
Sus esperanzas, dice, es conseguir más “plata” y llegar con sus seres queridos. “Ya me cansé, he visto muchas cosas, cómo violan a las mujeres, a unas cubanas, allá en Frontera Comalapa… los ‘placudos’ (policías) no hacen eso, no te dicen nada, son más las bandas”.
Algo que lamenta durante su recorrido, acepta, es que no le den trabajo por la edad, “tú sí (en referencia al reportero), pero a los grandes nada… unos ingenieros me dijeron que los multan si nos dan empleo”.
Don León, a pesar de cómo está la situación en Honduras, ¿usted ama su tierra? –se le pregunta.
Mira, papi, lo busco. Por ratos digo, si me regreso, allá me van a matar, y aquí no, solo reconocen que no soy de acá, que soy catracho. Me dan comida, muchas cosas.
Don León presume que en Honduras fue campeón de los guantes, “gané plata, buena plata, pero allá me lo quitaron la Mara, los LM… te quitan tu departamento, papi. Yo cargaba mucha ‘ficha’, pero me la estaban quitando”.
Según él, por la crítica situación de su país, de forma consecutiva se registran éxodos de miles de paisanos, “pasan 20 mil, 30 mil por la frontera, papi… y así están El Salvador, Colombia, Chile, Nicaragua”.
Interrumpe la charla, y con una bendición se despide para proseguir con la recolecta de dinero. De forma un poco disimulada, muestra el cartón donde solicita la “plata”.

HAY QUE VOLTEAR A CHIAPAS

De nueva cuenta, Marco Carrascosa insistió en que si EU quiere garantizar la seguridad de su frontera tendría que voltear hacia Chiapas por donde ingresan los miles de migrantes, “por donde corremos riesgos no solo los mexicanos sino los estadounidenses”.
En pocas palabras, advirtió que no se ha hecho lo suficiente por ese sector, “se han hecho cosas interesantes por parte de los gobiernos nacional y del estado, pero hace falta mucho más, y es necesario elevar este asunto a nivel internacional”.
Además, subrayó que es urgente involucrarse con los países centroamericanos y EU y evaluar cuáles serían las acciones o el proyecto donde Chiapas tenga mucho que ver para la solución, “seguimos insistiendo, somos la puerta de Centroamérica, de Norteamérica, y a través de nuestra frontera ingresan millones de migrantes”.
Por desgracia, parafraseó, “la migración se ha convertido en un negocio redondo para todos: para el gobierno, para las empresas y obviamente para quienes se dedican a lucrar con el tema, por eso necesitamos entender que esto es una solución que no vendrá de los gobiernos, sino también de las instituciones”.
Algo que es de subrayar, advirtió, es que los legisladores locales no han trabajado en una agenda migratoria, a pesar de que se sabe que la cuarta economía de Chiapas tiene que ver con las remesas, y además es fronterizo, 2por lo tanto deberían atenderse desde esa perspectiva, y que no solo haya un legislador migrante sino tres que asuman la Comisión de Asuntos Fronterizos”.