Ervin Leonel Pérez Alfaro fue interceptado en el tramo La Trinitaria-Chamic por sujetos que viajaban en una camioneta de color gris; sobrevivió al atentado

Yadira Ángel/Ultimátum
La Trinitaria
Un comando armado atacó a tiros al candidato a la presidencia municipal por el PRI de La Trinitaria, Ervin Leonel Pérez Alfaro, quien por fortuna resultó ileso a pesar de que en el lugar se contabilizaron 25 cartuchos percutidos de grueso calibre.
Todo ocurrió al filo de las 11:30 horas de ayer, cuando Pérez Alfaro se dirigía una comunidad en la zona de riego a bordo de camioneta Chevrolet Trailblazer con placas DSA5449 de Chiapas.
Sin embargo, a la altura del kilómetro 190, muy cerca del conocido restaurante “El Venado”, varios sujetos le dieron alcance a bordo de una camioneta “cerrada” de color gris, donde le cerraron el paso.
“Al ver la camioneta me pasé al carril contrario y me salí de la carretera, después abrí la puerta y me tiré a un matorral”, mientras que sus agresores comenzaron a disparar en contra de su vehículo.
Personal de seguridad del candidato, viajaba en otro vehículo detrás de él, quienes presuntamente repelieron la agresión, lo que permitió que Pérez Alfaro resultara ileso y que los agresores huyeran.
En pocos minutos diferentes corporaciones policíacas fueron alertadas, quienes se dieron cita en el lugar de los hechos y acordonaron el área en espera de que peritos de la Fiscalía de Distrito llegaran a realizar las diligencias correspondientes.
En el lugar, las autoridades contabilizaron 25 casquillos percutidos calibre .9 milímetros y al parecer 2.23, por lo que asegura que los agresores utilizaron armas de alto poder.
En conferencia de prensa, Ervin Alfaro señaló que no podría adjudicar la agresión a nadie, porque sería una irresponsabilidad de su parte, pero serán autoridades correspondientes las encargadas de realizar las investigaciones.
Más tarde, el propio candidato señaló que continuará su candidatura de cara a las elecciones del próximo 1 de julio, e hizo un llamado a sus adversarios a conducirse con civilidad para no violentar el proceso electoral.