Se dice que somos el territorio recientemente formado, de nuestro sistema solar y la galaxia, como tal, conservamos intactos y originales nuestras propiedades físicas y químicas que dieron razón a nuestra existencia

Marco Antonio Penagos Villar/Ultimátum
TGZ
En la elaboración de este artículo conté con la colaboración del Ing. y M. en C. Alfredo De La Calleja Moctezuma al cual agradezco su participación siempre entusiasta y profesional.
La formación de nuestro planeta ha sido una de las cuestiones más estudiadas y debatidas a lo largo de la historia.

Simultaneidad de las glaciaciones que se produjeron en América del Norte, como en Europa y Asia. Imagen 1

Existen muchas teorías que tratan de explicar la formación de los continentes.
Desde las teorías sobre el origen divino de la tierra y lo que en ella habita, hasta las más complicadas explicaciones científicas.
A partir de entonces, sabemos que todo en la tierra, incluso las grandes masas continentales aparentemente fijas por su composición y densidad, tiene movimiento.
Los estudios realizados han servido para fundamentar numerosas hipótesis acerca de la formación de los continentes, la más adecuada es la Teoría de la Tectónica de Placas que sostiene que la litosfera o corteza terrestre, está dividida en placas colocadas encima de la astenósfera (capa situada encima del manto, que por su elevada temperatura, estaría en estado viscoso), por lo cual se mueven las placas una en relación a otra.
Para comprender y complementar la teoría antes mencionada, es preciso tener en cuenta las siguientes hipótesis que derivan del conocimiento geofísico y geológico a través de la historia de nuestro planeta.

TEORÍA DE LA DERIVA CONTINENTAL

Esta hipótesis fue planteada por Wegener, según la cual, los continentes no están fijos en una posición, sino que se han desplazado y se están desplazando por la superficie de la tierra.
Para Wegener; debió haber existido una única y gran masa de la tierra, a la que llamo Pangea (toda la tierra), estando el resto del globo cubierto por un océano llamado Panthalassa.
Esta gran masa de tierra después de evolucionar 20 millones de años y debido a la acción centrifuga originada por la rotación de la tierra, se fragmentó e inició un movimiento de deriva o traslación.
Esta rotura de Pangea se produjo simultáneamente al norte y al sur del bloque Africa – Sudamérica formándose dos continentes:
Al norte quedó lo que hoy es Norteamérica y Asia, que Wagener llamó Laurasia, al sur, Gondwana, formada por Antártida, Australia e India.

Los principales argumentos en las que Wegener fundamentó sus hipótesis fueron
Los continentes proceden de una sola y única masa continental que se fragmentó, iniciándose un movimiento de traslación relativo entre ellos. Los continentes se habían desplazado hacia el oeste por una lenta traslación denominada “deriva de los continentes”.
Las semejanzas entre las líneas de las costas de ciertos océanos como el atlántico. Por ejemplo, se observa la fractura en forma de “S” en los contornos de la costa occidental de África y la costa oriental de América del Sur, donde América, Europa y África podrían encajar perfectamente, como un rompecabezas.
La separación de la Pangea y la Deriva Continental, ocurrió por las fuerzas de atracción de la Luna y del Sol, a las que se unió la fuerza de rotación de la tierra.
Fósiles de animales semejantes, entre los litorales del Océano Atlántico.
Simultaneidad de las glaciaciones que se produjeron en América del Norte, como en Europa y Asia. (ver imagen 1)
De acuerdo a la Deriva Continental siempre me he cuestionado:
¿Por qué? Chiapas no aparece en ninguno de los Mapas sino hasta después del Cretácico, es decir Actualmente.
¿Por qué? se localiza posicionado en el lugar en donde actualmente está, en las coordenadas geográficas: al Norte 17º59’07’’, al Sur 14º31’56’’ de Latitud Norte; al Este 90º22’13’’, al Oeste 94º08’21’’ de Longitud al Oeste del Meridiano de Greenwich. (Prontuario Estadístico y Geográfico INEGI 2015).
¿Por qué? Chiapas es tan rico en biodiversidad y se localizan todo tipo de climas, flora, fauna y suelos.
¿Por qué? en Chiapas se localizan todo tipo de yacimientos minerales, hasta los más raros que existen en el ámbito planetario como son el Molibdeno, Cromo, Níquel, Vanadio, Tungsteno, Osmio e Iridio, estos 2 últimos minerales considerados de origen extraterrestre, asociados al Meteorito que impactó en Chixculub Yucatán hace 66 Millones de años y que depositó capas de esferulitas distribuidas en todo el mundo.
¿Por qué? solo en Chiapas y no en otras partes de México, diseminados en todo su territorio, se localiza tanto en suelos lateríticos (arcillas) así como en las arenas de las Playas, cantidades extraordinarias de Titanio.
¿Por qué? solo en Chiapas y en República Dominicana en el Caribe, se localizan importantes yacimientos de ámbar (resina fósil petrificada) con edades que fluctúan de entre los 21 a 25 millones de años.
¿Por qué? en Chiapas se generan y registran importantes fenómenos perturbadores de origen geofísico, geológico e hidrológico
¿Por qué? en Chiapas convergen 3 placas tectónicas a diferencia del resto del país en donde inciden 2.
¿Por qué? Chiapas aporta más del 30% del volumen de agua superficial de nuestro país.
¿Por qué? se asentó en estas Tierras una de las más grandes culturas de la civilización humana: la Maya, cuyos conocimientos científicas asombran hasta hoy en día, generando más dudas que respuestas.
¿Por qué? En más de mil años de existencia de la Civilización Maya no existen evidencias en sus estelas, epigrafías y glifos de desastres naturales asociados a un terremoto, al cual denominaban K´aban, (movimiento).
Chiapas y Centroamérica puente de enlace entre Norte y Sudamérica, estratégicamente situados en la geografía mundial. (ver imagen 2)

Chiapas y Centroamérica puente de enlace entre Norte y Sudamérica, estratégicamente situados en la Geografía Mundial. Imagen 2

La Respuesta parece encontrarse cuando los continentes iniciaron a separarse de la Pangea en el pérmico hace 225 millones de años, siguiendo por el Triásico, Jurásico, Cretácico hasta la conformación de los continentes actualmente.
Si ustedes amigos de Ultimátum observan detenidamente en los mapas, y buscan los territorios de Chiapas, las Islas del Caribe y Centro América, no lo van a encontrar porque no existían en la superficie oceánica y conformación mundial de los continentes, sino hasta anterior a los 30 millones de años en donde de acuerdo a los más recientes estudios desarrollados por especialistas en geología han determinado que por medio de un proceso de exhumación, los territorios asentados sobre la placa tectónica del Caribe y la misma placa, ascendieron del fondo marino hace 25 millones de años y se unieron con Norteamérica a través de Chiapas y con Sudamérica a través de Panamá, tal y como lo conocemos actualmente.
Es decir, los territorios de Chiapas, las Islas del Caribe y los países Centro Americanos no derivaron como los demás territorios de los continentes a partir de la Pangea, sino que emergieron hace aproximadamente 25 millones de Años del fondo oceánico, por procesos geofísicos y geológicos que aún hoy en día continuamos percibiendo y observando a diario.
Y en eso radica la importancia en el contexto mundial de Chiapas y Centroamérica, ya que somos el territorio más recientemente formado de nuestro planeta, de nuestro sistema solar y de nuestra galaxia, como tal, conservamos intactos y originales nuestras propiedades físicas y químicas que dieron razón a nuestra existencia, tal pareciera, por los procesos geológicos, geofísicos, climáticos tanto espacial como atmosféricos, biológicos edafológicos, bióticos, y demás procesos que a diario observamos en esta región del globo terráqueo, que la placa tectónica del Caribe, se comporta como una estructura reguladora de esos procesos que dan sustento a todo tipo de vida, es decir a título personal la considero como la reguladora térmica de nuestro planeta.
¿Por qué hasta ahora la ciencia no puede precisar en tiempo y magnitud un terremoto?
Porque los científicos que se dedican a estudiar el fenómeno sísmico y todos los eventos geológicos asociados, lo hacen a través de la predicción, es decir, se basan en leyes de probabilidad y estadística, tomando como universo diversos parámetros matemáticos, físicos y químicos además de conocimientos geofísicos y geológicos que son observables en la superficie de nuestro planeta y es ahí en donde radica la limitante, porque no obstante el adelanto técnico y científico aún no conocemos ni el 1% de las propiedades físicas y química además de geofísicas y geológicas del mismo, necesarias para una predicción con mayor precisión y asertiva.
Al menos que este fenómeno obedezca a leyes físicas y químicas reguladas por procesos universales, del cual aún no conocemos ni entendemos su génesis.

LOS SECRETOS DE LA PLACA TECTÓNICA CARIBEÑA

Por: Alfredo Ernesto de la Calleja Moctezuma.
Las imágenes satelitales del “Google Maps” o del “Google Earth”, y de muchos de los diversos modelos digitales de elevación, tanto de los continentes, como de los pisos oceánicos, y muchas de las imágenes interesantes, que hoy los internautas podemos observar y admirar en las pantallas de nuestras computadoras, nos permiten analizar muy cuidadosamente los contornos, las siluetas y los límites de los continentes, de las cuencas marinas, y hasta las placas tectónicas de nuestro planeta terra; Y, si a todo esto le aunamos la información sísmica, que igualmente podemos consultar gratuitamente en diversas paginas técnicas del Sistema Sismológico Nacional (SSN), del United States Geological Survey (USGS) y de muchos otros servicios geológicos de diversos países del mundo, ahora, todos nos encontramos ante la posibilidad de darnos cuenta, de algunas de las imperfecciones de nuestro modelo tectónico global, en el cual, a pesar de la potencia de nuestra tecnología satelital, digital y electrónica, seguimos enfrentándonos ante cuantiosos retos, de diferentes tipos, para comprender cabalmente la forma, la extensión y la naturaleza de los límites geométricos de nuestras placas tectónicas, por lo menos de las más importantes y de las de mayor extensión y superficie, como por ejemplo, ¿Alguien podría distinguir y señalar la traza del límite de la placa tectónica Norteamericana, allí donde se pone en contacto con la placa tectónica Sudamericana?, ¿justo al oriente de la Trinchera de Puerto Rico, o al oriente del arco insular de las Antillas Menores?, ¿Realmente tenemos información sismológica que por lo menos así lo sugiera?, ¿Realmente existe un punto triple en alguna parte de la cordillera del Atlántico Central, que igualmente, así lo sugiera? Y eso que estamos hablando de dos de las placas tectónicas más grandes de nuestro globo terráqueo.
Parte Occidental de la placa tectónica del Caribe observada a través del Google Earth con su rasgos geológicos marinos y terrestres. (ver imagen 3)

Parte Occidental de la Placa Tectónica del Caribe observada a través del Google Earth con su rasgos Geológicos marinos y terrestres. Imagen 3

Algunos investigadores han sugerido que el rasgo topográfico conocido como el canal de Vidal, o la Planicie abisal del Atlántico central (depo-centro del Rio Orinoco) representara dicho límite, pero, honestamente las formas del relieve submarino como son las trincheras, las zonas de fractura y las dorsales serían los rasgos por excelencia que señalarían inequívocamente el límite buscado.
Algo semejante también está ocurriendo en nuestra Trinchera de Acapulco, en alguna región aledaña al Golfo de Tehuantepec, en el Océano Pacífico, donde necesariamente también debiera existir un punto triple, donde el portentoso sistemas de fallas Polochic-Motagua afectara la Trinchera de Acapulco, señalando inequívocamente el límite occidental de la placa del Caribe, honestamente, aún no ha sido posible detectarlo y mucho menos mapearlo, significando de esta manera otro reto mayúsculo al modelo tectónico actual, a decir verdad, es posible que ni siquiera exista.
Por esto, es necesario, que desde ahora replanteemos nuestras hipótesis y nuestros modelos de investigación.
Son algunos de los secretos que aún nos oculta nuestra placa tectónica Caribeña, es necesario estudiarla y comprenderla.
Definitivamente es necesario reconfigurarla y mapearla con mucho mayor cuidado.
Para empezar, no olvidemos que los territorios chiapanecos, tabasqueños, campechanos, del Istmo de Tehuantepec y de la Península de Yucatán, se han venido exhumando desde los tiempos del Oligoceno Tardío, ya hace más de 23 millones de años, es decir que hemos venido emergiendo desde el fondo marino y ahora nos encontramos expuestos sobre el nivel del mar.
Lo mismo le ha sucedido a la mayor parte de la superficie de la placa tectónica caribeña.
Una razón más para impulsar la instauración del Centro de Investigación Científica del Fenómeno Sísmico, Volcánico y de Clima Espacial. (ver imagen 4)

Una razón más para impulsar la instauración del Centro de Investigación Científica del Fenómeno Sísmico, Volcánico y de Clima Espacial. Imagen 4