Especialistas exhortan al Gobierno de Chiapas para que a través de las secretarías correspondientes o del Congreso del Estado, gestionen ante dicho Consejo Universitario de la máxima casa de estudios del país la instauración de un campus en el Sur Sureste

Marco Antonio Penagos Villar/Ultimátum
Ing. Geofísico

Segunda y última parte

De manera reciente la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) dio a conocer en su Gaceta Universitaria, “la creación de la Escuela Nacional de Ciencias de la Tierra”.
(http://www.gaceta.unam.mx/.)
En la misma se dice que para el 2025 se prevé que los Estados Unidos requerirán más de 150 mil geocientíficos para ocupar puestos en las áreas de energías, protección al ambiente y manejo sustentable de la tierra, principalmente.
En nuestro país se presenta una situación similar frente a los compromisos internacionales de transición energética y reducción de contaminantes.
Por ejemplo, en el ámbito de energía se plantea la necesidad de formar a más de 100 mil expertos de alto nivel en los próximos cuatro años.
Por tal razón se requiere formar profesionales que atiendan los diferentes procesos terrestres asociados a la exploración y gestión de los recursos naturales; los impactos ambientales de los procesos atmosféricos, oceánicos y de los cuerpos acuáticos, así como el desarrollo de capacidades en la exploración del espacio que nos rodea.
Además, fortalecerá su oferta educativa en áreas que permitan entender de manera integral al planeta, determinar el alcance y magnitud de los cambios generados por el ser humano y los elementos naturales, y prevenir, en lo posible, sus efectos”.
¿Y qué tiene que ver la composición química del ámbar con la gran demanda implementada en los últimos años por los chinos y con la solicitud de crear la Escuela Nacional de Ciencias de la Tierra o en su caso un Centro de Investigación Científica sobre el fenómeno sísmico , volcánico y del espacio en Chiapas u Oaxaca?
Porque es altamente probable que el contenido mineralógico de los suelos y subsuelos de la región limítrofe entre las placas tectónicas Cocos, Caribe y de Norteamérica, mismas que se localizan en Oaxaca, Chiapas, Tabasco y Veracruz, de acuerdo a estudios geofísicos, geológicos y geoquímicos desarrollados recientemente por el Servicio Geológico Mexicano contengan minerales incluyendo al ámbar que los científicos europeos, estadunidense y ahora chinos demandan y utilizan en sus programas espaciales.
En esta región al Norte de Chiapas se localiza la falla geológica Itzantún – Sontic – Yajalón – Temó – Ocosingo, que a título personal y por observaciones con imágenes satelitales, considero que es una ramificación del sistema de fallas Motagua – Polochic, misma que es considerada como el límite norte entre la placa tectónica del Caribe con la Norteamericana.
Y este límite entre placas genera importante mineralización en toda la región Norte.
La composición química del ámbar es heterogénea, los ingredientes fundamentales son el carbón (78%), oxigeno (11%) e hidrogeno (10%).
La siguiente fórmula denota su composición: C₁₀H₁₆O.
Y es en las propiedades del carbón en donde se deberá investigar que están realizando las grandes potencias mundiales con el ámbar de Chiapas.
El ámbar es frágil, rompiéndose con facilidad al golpe o a la caída, pero al mismo tiempo resistente. Esta es la cualidad más valiosa, ya que permite ser labrada y tratada. El ámbar puede ser acanalado, cortado, perforado y pulido. Cuando se le aplica calor se vuelve viscoso y hasta puede fluir y fundirse entre los 315º y los 350º C. El ámbar se oxida bajo la influencia del oxígeno del aire.
Aunado a lo anterior, en la misma región, entre los municipios de El Bosque, Bochil y Rincón Chamula al Norte de Chiapas, se localizaron los siguientes minerales con valores económicos atractivos para la Industria: Bario, Cobalto, Cobre,Cromo, Estroncio, Fósforo, Magnesio, Manganeso, Níquel, Oro, Vanadio, Zinc, Titanio, Aluminio, Calcio y Fierro
Anteriormente el Instituto Mexicano del Petróleo había localizado y determinado también en esa misma región específicamente en Bochil elementos del Grupo del Platino como es el Iridio.
Es altamente probable que en esa misma región se localicen elementos de tierras raras como son: Lantano, Cerio, Praciodimio, Neodimio, Prometio, Samario, Europio, Gadolinio, Terbio, Disprocio, Holmiom, Erbio, Tamario, Yterbio y Lutecio que no han sido determinados o aún no conocemos de su existencia.
A título personal considero que en esta región de México, existe potencial de Elementos de Tierras Raras por el marcado interés que países como Japón, China, Alemania, Estados Unidos, Canadá y otros de la Comunidad Económica Europea detentan desde hace tiempo sobre Chiapas.
Estos elementos o “tierras raras” son muy cotizados en la Industria Nuclear, Aeroespacial y de Medicina Nuclear y se utilizan desde la creación de Reactores hasta la elaboración de Tecnología Láser, pasando por baterías, combustibles y filtradores de radiación.
https://www.vix.com/es/btg/curiosidades/4694/que-son-las-tierras-raras.
Los metales que se utilizan en la industria aeroespacial no solo tienen que cumplir con los más altos estándares de calidad sino que también tienen que tener la composición química y las propiedades físicas adecuadas para poder sobrellevar todas las potencialmente adversas condiciones ambientales a las cuales se puedan enfrentar.
Algunos de los metales más utilizados en esta industria incluyen el Titanio y el Aluminio.
El titanio es reconocido por su alta resistencia y es considerado como un material con excelentes cualidades refractarias.
Este metal no se corroe u oxida el con agua de mar ni con cloro y es uno de los pocos materiales que soportan el agua regia, (mezcla de ácidos que disuelve el oro el platino entre otros minerales).
El otro metal que es muy utilizado en esta industria es el aluminio, y para incrementar su resistencia mecánica se hacen mezclas con cobre y manganeso, este metal, se desarrolla excelentemente en aplicaciones espaciales porque su resistencia mecánica se ve incrementada según la temperatura se reduce incluso en temperaturas criogénicas. (Muy bajas temperaturas, cerca de 190 grados por debajo del 0.)
Otras aleaciones utilizadas incluyen el Níquel y el Acero Inoxidable que combinados con otros elementos pueden llegar a formar súper-aleaciones como el Inconel.
Las súper-aleaciones se requieren en esta industria por su extremada dureza, resistencia a la deformación y porque no se corroen fácilmente.
La utilización de estos metales y sus aleaciones en la industria aeroespacial es el resultado del trabajo en equipo entre los fabricantes de metales y los diseñadores, científicos y constructores de aeronaves y cohetes espaciales.
En la Unión Europea, las compañías EADS, BAE¡ Systems, Thales, Dassault, Saab y Leonardo representan una gran parte de la industria aeroespacial y esfuerzo de investigación, con la Agencia Espacial Europea como uno de los mayores consumidores de tecnología y productos aeroespaciales.
En Estados Unidos, el Departamento de Defensa y la NASA son los mayores consumidores de tecnología y productos aeroespaciales. Mientras que las compañías Boeing, United Technologies Corporation, Lockheed Martin y SpaceX se encuentran entre los fabricantes aeroespaciales más ampliamente conocidos.
Por lo anteriormente expuesto, considero que Chiapas y el Sur y Sureste de nuestro País, deben de ser estratégicamente considerados como de muy alta Seguridad en el ámbito Nacional, razón de más para que en cualquiera de estos Estados, se instaure un Campus de la Escuela Nacional de Ciencias de la Tierra o de un Centro de Investigación Científico del Fenómeno Sísmico, Volcánico y Espacial.